ELEVAR EL ESPÍRITU

Las riquezas entre nuestros despojos: John A. Bennett N.

El cuñado de mi hermano Irving y buen amigo personal, Dr. Guillermo Arosemena, me envió un enlace de internet a un extraordinario video que muestra a jóvenes que crecieron en comunidades de pepenadores. Sus padres en una afanada búsqueda parar elevar a sus hijos por encima de esa actividad que muchos podrían considerar denigrante, les fueron armando instrumentos musicales a partir de los desechos. Los jóvenes aprendieron a tocar música y el resultado, tal como se puede apreciar en el video, es asombroso y revelador. Les ruego que vean el video en: http://vimeo.com/52711779 , para entender mejor mis próximos comentarios y sentimientos al respecto.

Al ver el video me invadió una gran emoción, ya que el sonido que emitía el violonchelo de lata era hermoso. Curiosamente, ese mismo día estuve repasando algunos pasajes de la obra El Profeta de Kahlil Gibran, en donde le preguntan al poeta, “¿En dónde podemos hallar la belleza?”, y este responde: “Los agraviados y lesionados dicen que la belleza es gentil y amable. Que como una joven madre mitad tímida en su propia gloria camina entre nosotros...”. Estas palabras resonaron en mí como las notas de los instrumentos de los jóvenes pepenadores; que encontraron la belleza deambulando entre despojos.

Luego leí al poeta hablar del bien y del mal, y en un pasaje dijo: “Ciertamente cuando el bien tiene hambre busca comida aun en las oscuras cavernas, y cuando tiene sed bebe aun de aguas muertas”. No cabe duda de que los pepenadores en su búsqueda del bien entre el mal, aun bebiendo y comiendo entre escorias, hallaron el bien. Ese mismo bien que otros que andan entre lujurias no logran encontrar.

También escuché al poeta hablar de alegrías y penas: “Tu alegría es tu pena desenmascarada. Y aun el mismo manantial de donde surgen tus risas a menudo lo llenaste con tus lágrimas”. Y finalmente esta perla: “Mientras más profunda rasga la pena tu ser, mayor será la alegría que podrá contener”. Duros señalamientos entre vestiduras alegóricas preñadas de razón. Pero el sentido que todo esto despertó en mí fue uno que a menudo he visitado en mis meandros mentales y en mis escritos, cuando señalo que la riqueza es infinita. Que es como la joven madre que camina entre nosotros sin que la reconozcamos. Está por todas partes y no la vemos; o quizás porque la buscamos vestida en glorias y adornada con prendas, cuando sus ropas son sencillas y su belleza quedaría disminuida entre baratijas, aunque fueran de oro y piedras preciosas.

La belleza anda perdida entre toda esa juventud que padece y languidece en esos oscuros claustros que osamos llamar “académicos”; que tienen más afinidad con los despojos de nuestros nauseabundos patacones que con la enseñanza. Pero allí mismo, entre todo ello, deambula la belleza que en el caso del video irrumpe a través de la oscuridad en los gloriosos acordes que emiten violonchelos de lata en angelicales manos.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Ediciones anteriores

Loteria nacional

21 Dic 2014

Primer premio

1 5 0 9

DDBC

Serie: 18 Folio: 10

2o premio

8354

3er premio

8458