SOCIEDAD

La rosca

La teoría de este gran entrenador consistía en algo muy simple. “El técnico vive de resultados”, me decía, “por lo tanto, jamás arriesgará su cargo dejando en la banca a un jugador que le puede ayudar a conseguir un triunfo.

Puede que un técnico deje en la banca a un jugador que tenga el mismo nivel de otro y opte por alinear a un jugador de su preferencia, pero jamás dejará de usar a un jugador que haga la diferencia”. Y es que para Moacyr, en el fútbol profesional, las jerarquías existen. Están marcadas por las diferencias de cada jugador.

No por gusto, hoy se pagan las cifras que se pagan por cada uno de estos jugadores diferentes. En el juego de fútbol, la rosca no existe, me decía Moacyr, y yo le creí.

Para mí, el fútbol es una filosofía y una forma de vida. No hay nada más importante, después del amor a Dios, a mis hijos y a mi esposa, que este bello deporte. No sé si será el mejor o el peor deporte, pero sí sé que es difícil de entenderlo solo viéndolo, por eso hay que jugarlo.

Hoy, a mis 56 años, todavía lo practico. Trato de aplicar todo lo que aprendí en este deporte, en todo lo que hago en la vida. Es por eso mi frustración por algunas cosas que pasan en nuestro país.

Nuestros gobernantes, autoridades y dirigentes no actúan como verdaderos estrategas. Pareciera que no quieren ganar los partidos. Nombran en cargos importantes a sus amigos o allegados, sin importarles si tienen o no la capacidad para esos cargos. Son de su preferencia y eso basta para nombrarlos.

Pero la rosca no solo existe en el Gobierno, está inserta en nuestra sociedad. Podemos dar un ejemplo de esto: en algunos hogares de clase media, los padres de familia hacen un esfuerzo sobrehumano para enviar a sus hijos a escuelas caras. Pero no los envían pensando en la buena educación de sus vástagos, los envían allí porque piensan que en estos colegios caros se rodearán de niños de buenas familias, quienes en un futuro los podrán ayudar.

O sea, estos padres piensan más en la rosca que en la capacitación de sus niños.

Los ejemplos son innumerables. Gracias a Dios, en el juego de fútbol, un “pata dura” no podrá sustituir a un Messi o a un Cristiano Ronaldo. Gracias a Dios, en el juego de fútbol la rosca no existe.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Ene 2017

Primer premio

1 1 4 0

ADDB

Serie: 19 Folio: 9

2o premio

4790

3er premio

3738

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código