CAMBIO DE RUMBO

Han roto el ala de la democracia: Rafael Spalding

La forma preferida por la mayoría panameña para escoger a su gobierno es la democrática. El alto porcentaje de ciudadanos que votan durante elecciones nacionales es una muestra clara de esa preferencia.

Aunque no todos entendamos a profundidad el aspecto legal de la compleja interdependencia de los órganos que conforman un gobierno democrático, entendemos que los órganos Ejecutivo, Judicial y Legislativo deben actuar limitada y separadamente, pero con armónica colaboración para mantener un balanceado y efectivo manejo de la cosa pública. Es la conocida separación de poderes de gobierno una de las más importantes estructuras organizativas que contribuye a mantener a naciones democráticas en un estado de derecho. El Gobierno se mantiene enrumbado en su razón de ser, y la ciudadanía –los condueños del país– tienen acceso a herramientas efectivas para cambiar o corregir el rumbo de la Nación.

Sabemos, por experiencia, que un gobierno dictatorial, con la autoridad concentrada en un “jefe máximo”, como lo fue el gobierno militar panameño entre 1968 y 1989, no le conviene al país. El gobierno militar fue autocrático y dictatorial; ultrajó, sometió, encarceló, asesinó y expulsó a los ciudadanos que lo oponían.

También sabemos que en los 22 años de gobiernos civiles que siguieron al gobierno militar se crearon serios problemas de confiabilidad y reiterados actos de corrupción en contra del bienestar ciudadano, cometidos por funcionarios que han quedado impunes.

Cada gobierno civil ha cometido distintas ofensas, por ejemplo, contra la Constitución, las leyes y el erario público; todas son serias ofensas contra la ciudadanía, sin respuestas de las autoridades responsables por controlar estos desmanes.

En los últimos 43 años, estos gobiernos le han dado la espalda a la ciudadanía que repetidamente pide participación en los quehaceres cotidianos de nuestra Nación; que exige justicia para los ciudadanos afectados y castigo para los que han perpetrado los actos corruptos. Pero, la justicia nacional sigue por el piso.

Una de las ofensas más serias del gobierno actual es la violación a las normas especificadas en la Constitución sobre la separación de poderes del Gobierno. Este gobierno ha roto el ala de la democracia panameña que en los últimos años mostraba señas de querer tomar vuelo.

La concentración de la autoridad en el Órgano Ejecutivo del actual gobierno la hace parecer más un gobierno dictatorial militar que un gobierno democrático civil. Aquí cabe un proverbio muy acertado que reza, “no hagas todo lo que puedas, porque muchas veces haces lo que no debes”.

Los condueños de Panamá que queremos una nación democrática con libertad, igualdad y fraternidad, tenemos que exigir que este gobierno rectifique su rumbo.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código