ALERTA: El río Juan Díaz se sale de su cauce en el centro comercial Los Pueblos.

ESCOLLOS

La ruta del desierto: Mario Velásquez Chizmar

A los lugares comunes de libertad y plenitud en que todos los políticos coinciden, se suman contradictorios e innecesarios caminos que endurecen lograr esos índices de felicidad unánimemente anhelados. Liberar al pueblo de la esclavitud moderna se convierte en el mensaje de todos los que corren por el poder. La vía para cruzar esa puerta ha significado multiplicación de panes para los pocos y escasez para los muchos; fachadas resplandecientes y “cuartos donde no entra el sol”; nubes que tocan torres y precios; y ciudadanos de primera y segunda clase. Un entorno hostil y altas temperaturas sociales agrían la fiesta de obras y “grado de inversión” que se erigen a contrapelo de polvorientos caminos de limitaciones, desigualdades e injusticias que diariamente colman a los seres humanos que vivimos en Panamá.

Las campañas electorales inundan nuestros sentidos como tormentas de arenas que impiden la visión. En vez de brújulas sociales, estos períodos de la convivencia democrática se tornan en encubiertos remolinos que, ayudados por la publicidad y el marketing, nos atontan, enceguecen, hipnotizan. Las fórmulas mercantilistas para ganar unas elecciones se fundamentan en que coexistan pobre educación, ignorancia y necesidades básicas insatisfechas. Llegados al poder, eliminar de raíz estos escollos del desarrollo entonces no les conviene ni cumplir con la esencia de lo prometido. Así, no traspasan los límites de un confortable oasis.

El PRD se ha comprometido con un plan de gobierno que debe surgir de la consulta con los principales organismos de la sociedad civil, precisamente, para bajar la temperatura social y abarcar una completa, auténtica y purificada ansia de paz y justicia. Y no puede ser de otra forma. Es una obligación del que desea salir victorioso en mayo de 2014. Si el PRD es favorito, es su deber ofrecer una esperanza distinta, auténtica. Y su principal responsabilidad hoy es garantizarle a este pueblo que no se permitirá la ruptura del orden constitucional, que con contundencia impediremos que el actual Ejecutivo se salga con la suya logrando la continuidad de su perverso y retrógrado régimen. El PRD debe ser el muro de contención para evitar que aplasten los sueños de bienestar del pueblo. Ejercitando el derecho al sufragio, en un ambiente de competencia normal, el electorado enterrará a Martinelli. Él lo sabe. Y tratará de impedirlo.

Panamá ha anotado vitales puntos para alcanzar privilegiados puestos en la carrera por el desarrollo. Pero seguir subiendo conlleva verdadera independencia de los órganos del Estado, consolidación de la estructura institucional, ambiente propicio y permanente de un crecimiento socio-económico integral, mejores salarios, un abanico de oportunidades y menos subsidios y paliativos. Si la gente no siente que la ruta ya no será sofocante y que el sol brillará para todos, se impondrá la oferta que mejor se adapte al capitalismo salvaje, que mejor creatividad muestre en la manipulación de los hechos y necesidades populares y la que mayor y más efectivos recursos materiales posea. ¿Y el pueblo? Seguirá condenado al tránsito por la ruta del desierto.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código