PREVENCIÓN

La seguridad en las guarderías: Carlos Penna Franco

En este año escolar, que comenzó hace unos meses, mis nietos más pequeños iniciaron su primer contacto con otros niños y niñas fuera del ámbito de esporádicos cumpleaños. Por eso, pensé escribir este artículo para hacer algo de docencia y un llamado de atención a todos esos padres y abuelos con la finalidad de que, unidos desde diferentes estratos sociales, nos preguntemos si las guarderías o jardines de infancia que funcionan en este país cuentan con estudios de riesgos de dichos inmuebles.

Por lo que he visto, la mayoría de estos centros se ubica en viejas residencias en las que, estoy seguro, se violó el concepto de zonificación al reconstruirlas o adaptarlas para que sirvieran como centros de atención de infantes, esto sin un análisis respectivo o estudio que avale el fin que cumplen.

Por esta razón, todos juntos deberíamos exigir a las personas que regentan dichos inmuebles y, por qué no, a los responsables de las escuelas y otros centros educativos, los documentos para verificar si cumplen con los códigos NFPA1 y NFPA101, que son algunos de los que rigen para la prevención de incendios y la seguridad humana, respectivamente.

Esto ayudaría mucho a que nuestros infantes y adolescentes se eduquen en ambientes seguros y evitaría que los padres recibieran llamadas o avisos por radio, televisión u otros medios informativos que los sorprendan con noticias de una posible catástrofe, de lamentables consecuencias, por no poner atención a lo planteado.

Deseo dejar claro que los ejercicios de evacuación no son garantía de seguridad al 100%, sobre todo si los inmuebles no están adaptados y protegidos por las mínimas condiciones que exigen los códigos y certificados avalados por personal idóneo en la materia.

Dios nos proteja de situaciones que se han vivido en otros países en donde las guarderías, discotecas y otras edificaciones han sido presa de las llamas y el humo, con resultados de pérdidas de vidas humanas y luto para muchas familias, por el solo hecho de no invertir en un estudio de riesgo y supervisión.

Al hacer estos estudios, los especialistas revisan las edificaciones y en caso de detectar las fallas o violaciones a las normas que contemplan los códigos citados, hacen llamados de atención para que se corrijan, todo esto con la visión de preservar la vida de las personas que habitan, estudian, trabajan o visitan dichas instalaciones.

Las instituciones de seguridad de nuestro país que están llamadas a la prevención y a salvaguardar vidas serán responsables, lamentablemente, si llegaran a ocurrir eventos trágicos de esta naturaleza. Por eso, su papel tiene que ser más activo y para esto deberían divulgar comunicados en los que enumeren cuántos de los inmuebles que albergan guarderías cumplen con los estudios de riesgos necesarios y cuáles no.

Es decir, deben contar con un inventario actualizado de todos los jardines de infancia que han visitado y certificado como seguros. Esta información sería útil para los padres y acudientes al momento de decidir en cuál matriculan a los niños, con la certeza de que lo hacen en uno que cumple con los estudios de riesgo correspondientes, debidamente sustentados.

Espero que lo manifestado aquí llame a la reflexión y que pongamos nuestras guarderías en orden para salvaguardar la vida de nuestras futuras generaciones.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

24 Sep 2017

Primer premio

1 0 7 1

ACDA

Serie: 23 Folio: 11

2o premio

8324

3er premio

5691

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código