Destacado: 'La Prensa’ es finalista al premio Gabo 2017

PRODUCCIÓN DE ETANOL

O sembramos comida o comemos caña: Rubén Darío Paredes

En 1975, por instrucciones del general Omar Torrijos, me correspondió darle seguimiento a una prueba del uso de la mezcla carburante para motores a base de 90% de gasolina y 10% de alcohol conocida entonces como alcoholina (hoy etanol).

Para tal fin utilizamos cinco patrullas y dos motocicletas pesadas Harley-Davidson, de servicio en la vigilancia policial. Se puso a funcionar cada vehículo de forma constante, por 24 horas. Al finalizar cada jornada, los conductores rendían informes escritos con observaciones como la potencia y temperatura del motor, la rata de consumo comparativa de la mezcla con otros patrullas que empleaban gasolina pura, el gasto de aceite lubricante y los niveles de agua en el radiador. Desde entonces Brasil era el país en América más avanzado en estos menesteres, con experiencia en el empleo de la mezcla en vehículos de uso particular ya por 15 años.

Nuestro experimento avanzó por seis meses, con calificaciones aceptables y algunas interrogantes. Hubo incidentes de consideración, por ejemplo, el motor de una de las motos se incendió en plena calle. Además, los patrullas generaban menos potencia cuando se les exigía, de súbito, y emitían el característico ruido del valvuleo. El calentamiento promedio de las máquinas subió muy cerca al rojo. La rata de consumo comparativa era 15% mayor con etanol, debido a la volatilidad del alcohol que arrastra consigo gas. Concluimos que la Harley-Davidson se incendió y los patrullas no, porque estas motos se enfrían por aire.

Cuando Torrijos regresó de un viaje oficial a Brasil me pidió suspender el programa hasta conocer las recomendaciones del Gobierno brasileño, porque el uso de etanol había causado inesperados reveses a la economía de aquel país y conflictos políticos con los millones de propietarios de autos, al extremo de que procedieron a derogar la ley para el uso de esa mezcla.

En síntesis, el uso de ese combustible acortó la vida y eficiencia de los motores, y como la mayor parte del inventario de vehículos en aquellos años se importaba de EU, Asia y Europa, la inversión por sustituirlos generó una fuga precipitada e imprevista de divisas. Pasó el tiempo y la industria automotriz brasileña, novel aún, diseñó máquinas más eficientes y aptas para la mezcla de 50% etanol y 50% combustible del petróleo. Hoy fabrican motores que funcionan con el 100% de alcohol.

En los albores de 1978 el programa de etanol en Panamá recobró interés por dos circunstancias: el país producía tres veces más caña de azúcar, tanto para satisfacer la demanda interna como la cuota asignada en el mercado mundial a precios preferenciales, y contábamos con más de 800 toneladas de excedentes anuales para producir etanol y sustituir la importación del 10% de petróleo, sobre todo, para uso vehicular. Torrijos, virtuoso por consultar y nutrirse de diversas opiniones, antes de continuar con el programa designó a 12 ciudadanos del Gobierno y de otros sectores, entre ellos el profesor Víctor Cruz Urrutia; el rector de la Universidad Tecnológica, Víctor Levi Sasso; el ingeniero Ascanio Villalaz; el ingeniero Jaime Roquebert y Eustiquio Broce. El grupo llegó a varias conclusiones. Al margen de argumentos políticos, sugiero que los actuales y futuros estadistas le dediquen un tiempo de estudio y reflexión. Estas fueron:

1. Brasil cuenta con una superficie de 8.5 millones de Km2, con abundantes tierras para el cultivo de la caña, sin necesidad de invadir las destinadas a la producción de alimentos, pastoreo, conservación del medio ambiente, bosques y recursos hídricos, como el Amazonas.

2. Panamá tiene una superficie de 76 mil Km2. Para producir suficiente caña de azúcar y satisfacer la demanda del 10% de etanol que exige la nueva ley necesitaríamos emplear tierras que se dedican a la producción de alimentos. Es decir, se requiere el 70% de aquellas áreas planas destinadas a la producción de granos básicos y a la ganadería.

3. Si el Gobierno decide convertir el agro en territorio del monocultivo de caña, debería pensar seriamente que ese paso inflige al sector la estocada mortal y condena a la marginación y pobreza crónica a cerca de un millón de interioranos. El país retrocedería a 1910, cuando importábamos arroz, frijoles, porotos, lentejas, huevos, pollos y el ganado para el sacrificio de China, Ecuador, Chile, Nicaragua y Estados Unidos. Por tanto, el costo de la canasta alimentaria se elevará a ritmo imparable.

Los importadores y comerciantes establecerán a su conveniencia el precio de los productos de primera necesidad, por la falta de una autoridad que los regule. Aumentará el éxodo de interioranos a la ciudad, y esto creará problemas de inseguridad, transporte, abastecimiento de agua, recolección de basura, salud y déficit de escuelas.

4. Los promotores del etanol utilizan el argumento de que se generarán dos mil nuevos empleos, pero no explican que esto solo es por tres meses al año, cuando requieran el servicio de los peones y macheteros cortadores de caña, quienes no recibirían el salario mínimo.

Según la Organización Internacional del Trabajo esta es una actividad explotadora y no genera desarrollo ni bienestar. En cambio, radicaliza la pobreza, ignorancia, enfermedades y marginación. En EU y Australia, entre otros países, se prohíbe contratar a personas. Ellos utilizan cosechadoras mecánicas que sustituyen a 250 macheteros.

5. Si un agricultor de tradición familiar (arrocero, maicero o productor de leche) después de la cosecha y los gastos obtiene una utilidad de mil dólares por hectáreas al año, y le piden que alquile sus tierras para producir etanol y le pagan por cada hectárea cinco mil dólares, lo más seguro es que acepte y se mude a un PH en la ciudad.

En resumen, en 1978 el programa de etanol no se desarrolló, porque atentaba contra las estructuras de producción y violaba el derecho al trabajo y a la superación de los agricultores.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código