GOBIERNO

La separación de los poderes: Gil Moreno

El artículo 2 de nuestra Constitución establece lo siguiente: “El Poder Público solo emana del pueblo. Lo ejerce el Estado conforme a esta Constitución lo establece, por medio de los órganos Legislativo, Ejecutivo y Judicial, los cuales actúan limitada y separadamente, pero en armónica colaboración”. Todo esto es una gran mentira. En la práctica ningún gobierno ha tenido la disposición de garantizar una real y verdadera separación de los poderes, porque la propia Carta Magna se los permite, como veremos más adelante.

El Legislativo casi siempre ha estado manipulado por el Ejecutivo, como lo vemos en este gobierno. Es una práctica antidemocrática que contradice la letra y el espíritu de la propia Constitución. En el Órgano Judicial ocurre lo mismo, ya que los magistrados de la Corte Suprema de Justicia y los dos procuradores y sus respectivos suplentes son nombrados por un Consejo de Gabinete controlado por el Presidente de la República.

De todo esto se deduce, claramente, que tenemos un poder público maniatado, toda vez que el Presidente de la República (en la práctica) ejerce todos los poderes. No es más que una dictadura civil, porque hasta el contralor general de Nación es nombrado por el Ejecutivo, a través de una Asamblea Nacional casi siempre sumisa, cuando debiera ser escogido o seleccionado por los partidos de oposición, de modo que fiscalice con imparcialidad los bienes del Estado y no se incurra en el error de conceder contratos a los allegados al Gobierno y a las empresas de su preferencia sin las debidas licitaciones.

En otro orden de ideas, yo creo que el país no resiste más esta Constitución. Si no se elimina en su totalidad, es tiempo de cambiar algunos artículos para acabar, de una vez por todas, con el régimen presidencialista que le concede poderes ilimitados al Presidente, porque como ya expliqué, la actual Constitución no garantiza una real separación de los poderes. Me parece conveniente que los partidos políticos de oposición se comprometan, formalmente, a hacerle algunos ajustes o cambios. Estos se traducirían así: No más magistrados, procuradores ni contralores nombrados o recomendados por el Ejecutivo; una Asamblea Nacional con una verdadera revocatoria de mandato y sus propios mecanismos para que el partido o alianza gubernamental no tenga más del 50% de las curules, esto se lograría eliminando los diputados menos votados. De esa forma nuestros gobernantes andarían derechitos, marcando el paso. Digo esto porque vemos cómo abusan los presidentes, pisoteando las leyes sin que exista poder que los remueva y le ponga un alto a todas sus vagabunderías.

Martinelli se ufana de que él ha hecho el mejor gobierno de la historia. Lo cierto es que ahora hay más corrupción e irrespeto a las personas decentes de este país y a las instituciones democráticas.

Nota: Me pareció muy atinado el artículo del Sr. I. Roberto Eisenmann, Jr., del viernes 16 de agosto, porque puso los puntos sobre las íes e hizo un retrato perfecto del extorsionador.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código