MEDIOAMBIENTE

Una sequía que ahoga: Karla Rodríguez C.

Hace varios años vi, en el librero de mi casa, el título de un ejemplar que llamó particularmente mi atención, porque preguntaba: ¿Nos ahogará la escasez de agua? A los ocho años no entendía, cabalmente, lo que la autora (Sérbula Botacio de Rivera) insinuaba con el sugestivo encabezado.

No es hasta hoy, más de 13 años después, que comprendo la alarma de aquella pregunta, pues es ahora que se empieza a sentir el sofoco de la sequía, y que abrimos más pozos que nunca (a la espera de que el agua que brote jamás se acabe); es ahora, cuando el ministro de Desarrollo Agropecuario parece el único funcionario anuente a la crisis, y se parece al Quijote, luchando contra los molinos, taladrando 150 pozos en búsqueda de una medida paliativa para la región de Azuero.

Como estudiante de derecho, me llama la atención la carta Política de Panamá, porque nos indica que todos los habitantes del país tenemos el derecho a vivir en un ambiente sano, equilibrado, apto para el desarrollo de las actividades y para satisfacer nuestras necesidades, sin comprometer las de las futuras generaciones. Agrega que el Estado tiene la obligación de preservar este ambiente, a la vez que fiscalizará y aplicará las medidas necesarias para garantizar que la utilización y el aprovechamiento de los recursos naturales se lleve a cabo de forma racional, para evitar su devastación y asegurar su permanencia. De la misma forma, debe prestar especial atención al desarrollo integral del sector agropecuario, y velar por su adecuada utilización y conservación, con el fin de garantizar el derecho de todo agricultor a una existencia decorosa.

Si bien es hermoso e idílico el discurso de nuestra carta magna, parece un chiste cuando se lee en voz alta. Si tan solo una parte de lo que dice se cumpliese, no estaríamos viviendo el recrudecimiento de esta crisis que arrastramos desde mayo de 2013, cuando se declaró la alerta por falta de lluvias y se implementó un escueto racionamiento de la energía eléctrica.

Sin embargo, el problema no es únicamente gubernamental; como población, no estamos dispuestos a incomodarnos. Prueba de ello fue el sinnúmero de personas dizque opositoras al desperdicio de agua, que brincaban y clamaban ser bañadas con agua de un carro cisterna. La parte más hilarante es la doble moral de su excusa: “¡¿cómo te vas a oponer a la tradición del culeco!?”. A lo que me gustaría responder con el significado de dicha palabra: la tradición es una costumbre que se comunica, se transmite o se mantiene de generación en generación.

De forma que yo no me opongo a la tradición, mi queja –ante la falta de conciencia y la casi imaginaria pronunciación de las autoridades– implica, precisamente, una lucha por su preservación. Sin agua, nuestros hijos y nietos verán como un sueño remoto la diversión de pararse en un parque, durante el verano, a gritar “agua”, pues con seguridad sus preocupaciones serán mucho mayores que pensar en dónde pasarán los cuatro días de fiesta o qué tanto seco comprar.

Cierto es que para el Estado las crisis y los daños al medioambiente generan la obligación de reconstruir, reparar y restituir, conforme a la ley.  No obstante, debemos empezar a entender que el Estado no es solo el gobierno, también lo conforman su territorio y su población.

Panamá es un paraíso, lo tiene todo, pero todavía no lo apreciamos ni lo cuidamos. Tenemos que entender que las “curitas” no curan nada, solo cubren las heridas. Y, mientras esas llagas sigan allí, el pronóstico no será alentador.

Cuando las autoridades y la población comprendan el rol que deben jugar ante este problema, entonces, quizás nuestro pedacito de tierra empezará a salir de la asfixia en la que se encuentra.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

24 Sep 2017

Primer premio

1 0 7 1

ACDA

Serie: 23 Folio: 11

2o premio

8324

3er premio

5691

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código