PROYECTO DE LEY

No sigamos tapando el sol con un dedo: Corina Elsa Rueda Borrero

Al final del artículo 35 de la Constitución Política encontramos lo siguiente: “Se reconoce que la religión católica es la de la mayoría de los panameños”. Haré énfasis en la palabra “mayoría”, que pongo entre comillas porque no creo haber visto en otro lugar que el texto madre de la legislación de un país hable de porcentajes, y sí señores, decir mayoría es hablar de porcentajes porque hace referencia de la mitad más uno.

Dejando esto claro, cambio de tema drásticamente. Noto que, año tras año, nos ahogamos con los mismos problemas. Según un informe del Ministerio de Salud de principios de 2014, cada 41 minutos quedaba embarazada una joven panameña, lo que equivalía –en ese entonces, cuando habían transcurrido 59 días del año– a 2 mil 30 embarazos.

Como dato adicional, entre 2012 y 2013 fueron 20 mil 858 los embarazos entre niñas y adolescentes de 10 y 19 años. Esta información está a la mano del Ministerio de Salud, y quedan por fuera los casos no reportados (entre los que no excluyo la posibilidad de abortos en clínicas clandestinas), y los registrados en las instituciones de seguridad social o clínicas privadas.

Lo que más me sorprende es que, a pesar de la clara llamada de alerta, nos hacemos los de la vista gorda y tratamos de tapar el sol con un dedo, mientras pregonamos en las escuelas que el sexo está mal, evitamos el acceso a la información integral y marginamos a la adolescente embarazada.

Decimos que esto es un problema que involucra a toda la sociedad panameña, pero cuando llega una solución tratamos de esconderla tras una cortina de tabúes y, por supuesto, sale a relucir un sinnúmero de motivos religiosos porque, después de todo, somos “en su mayoría católicos”.

Hay muchos que se tapan los ojos, por el simple hecho de que el anteproyecto se denomina: “Ley de educación sexual”, porque para ellos todo lo que tiene un contenido sexual equivale a ser libertino e ir regalando condones a diestra y siniestra, cuando en realidad la educación ayuda a la salud integral. Lo último que busca hacer es enseñar a los jóvenes cómo tener sexo entre ellos, lo primero es enseñarles a respetarse como seres individuales e independientes dentro de la sociedad y a que conozcan sus cuerpos.

Incluso, introduciendo clases de educación sexual enseñaríamos cómo hacer una correcta planificación familiar. ¿Esto qué quiere decir? Que si hacemos un buen trabajo lo más probable es que de aquí a 20 o 30 años sean deseados los niños que nazcan en Panamá. Creo que poner excusas religiosas para obstaculizar una ley que no solo es loable, sino necesaria para el futuro desarrollo del recurso humano es perjudicial para todos.

Y solo por mera diversión, haré una interpretación de una cita bíblica que puede explicar a los fanáticos, mejor que yo, que la separación de los credos religiosos y de los asuntos del Estado es fundamental para el avance de las políticas estatales: “Dad al César lo que es del César, y a Dios lo que es de Dios”. Lo que cada uno haga en la intimidad de sus vidas privadas es asunto de cada quien, pero lo que se haga para el bien común no debe tener otra injerencia que no sea la de la razón y, en el caso de la educación, dotar a los individuos de la capacidad de pensar y decidir libremente.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código