ALERTA: Sinaproc informa que los niveles del río Juan Díaz empiezan a bajar.

REFLEXIÓN

El significado de la Navidad: Gil Moreno

Mañana, 25 de diciembre, se conmemora la Navidad, día en el que todos los pueblos cristianos del mundo celebran el nacimiento del Niño Jesús. Es una fecha simbólica, pues para algunos historiadores el nacimiento pudo ocurrir el 9 o el 20 de abril, el 6 de enero, o el 25 de diciembre, fecha que al final se adoptó.

La noche del 24 de diciembre es la que se conoce como Nochebuena. Se sabe que desde tiempos remotos cada lugar tenía diferentes formas de celebrar la Navidad. Muchos acostumbran embellecer las casas con arbolitos, decorados con luces y adornos multicolores; otros arman pesebres, y algunos realzan la figura del Santa Claus, cargado de juguetes para los niños. Algo característico en estas celebraciones son los villancicos o canciones infantiles alusivas a la Natividad.

La Nochebuena, como su nombre lo indica, alude a la bondad del alma, que irradia alegría y felicidad. Es una costumbre aceptada por todos los cristianos que para la Navidad no hay edad ni condición social, pues todos reverencian al niño nacido en el portal de Belén. Es la fecha propicia para dar regalos a los niños y a los seres queridos.

La Navidad también es la época del año en que las personas hacen un alto para renovarse. Es casi ya una costumbre que los que se han distanciado busquen en estos días la forma de reconciliarse, porque tienen el deseo de cambiar y volver a ser como niños. “Dejad que los niños vengan a mí”, decía Jesús.

Esto es lo positivo de la festividad. Es una ocasión en que las buenas cualidades renacen y, como en una nueva primavera, nuestros corazones se llenan de felicidad, y todo parece más hermoso a nuestro alrededor.

En mis años juveniles no se acostumbraba la cena navideña en las casas humildes, a lo sumo bebíamos refrescos o comíamos helados que le comprábamos a los vendedores ambulantes. Recuerdo que, a pesar de las limitaciones, prevalecía la alegría que nos contagiaba a todos. Y durante la Nochebuena, mucha gente de los poblados circunvecinos venía al nuestro a celebrar la Navidad. Desde el atrio de la iglesia se lanzaban fuegos artificiales, voladores y globos multicolores que se elevaban en el cielo nocturno. Y nuestras almas juveniles se llenaban de gozo.

Es una realidad que en los años de la juventud y la niñez, el sentimiento navideño se percibe con mucha más intensidad que en los años de la madurez.

¡Bendita sea la Navidad! Ojalá sus divinos rayos no mueran nunca.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código