DESILUSIÓN

Del silencio al estruendo: Sandra Escorcia Alvarado

Fui una de las 11 personas que escribimos el plan de gobierno de nuestro presidente Ricardo Martinelli. Promoví el “gobierno del cambio”, fui una de las apasionadas dirigentes que intervinieron en programas de televisión, radio e hice comentarios escritos a favor de que las cosas fueran diferentes y para que, por fin, alguien pudiese gobernar para el pueblo panameño. Se podía “meter la pata, pero no la mano”. Yo voté por eso.

Voté por un candidato que no era del panameñismo ni del PRD, finalmente lográbamos que una fuerza diferente a los dos antiguos partidos –que siempre se dividían el poder– triunfara. Es cierto que al final nuestro vicepresidente Juan Carlos Varela se unió y fue bienvenido, aunque venía de uno de los partidos de antaño, pero se unía al clamor popular del gran cambio, que ahora podemos llamar ¡el gran fiasco!

Me designaron directora de la Autoridad de Tránsito y Transporte Terrestre (ATTT), no era el puesto que hubiese pensado para mí, dudé, pero mi copartidario Aníbal Galindo me hizo cavilar y acepté el cargo. Él mismo, tres meses después, me solicitó la renuncia, autorizado por Jimmy Papadimitriu.

Acepté el cargo, porque era la oportunidad de hacer algo por mi gente, por mi país. En mi casa, sí me enseñaron la vocación de servicio que debían tener los servidores públicos y, además, trabajaría para el gobierno mío, por el que ¡yo había votado! Después de votar por Guillermo Endara Galimany, ningún otro de mis candidatos había ganado. Me sentía orgullosa.

Durante mi gestión al frente de la ATTT supe que un miembro del comité político del partido estaba robando; se trataba del hijo de un amigo del Presidente, pero eso no me importó, igualmente, hice la denuncia ante las autoridades pertinentes y estas investigaron y desestimaron las pruebas.

Tras mi salida de la ATTT mantuve silencio, porque no quería que el pueblo panameño se desilusionara tan pronto, pensé que lo mío había sido algo eventual. Ahora sé que me equivoqué.

Si me hubiese retractado, hoy seguiría siendo la directora de la ATTT, pero los principios morales y los valores no son negociables ni se compran. Yo no tenía cabida en este tipo de gobierno.

Hoy estoy contenta, porque aún tengo fe en nuestra sociedad que no acepta la corrupción como un método de gobierno y, con esta convicción y perseverancia, sumado a la retrospectiva del pasado reciente, no dejaremos que destruyan nuestras instituciones democráticas ni los principios y valores ciudadanos y menos que roben los dineros del pueblo... hagamos “la gran marcha blanca”, que fue la pesadilla del dictador que está preso en El Renacer, y enseñémosle a los de este gobierno, que pretenden engañarnos, cuál será el camino que le espera a cualquiera que intente serlo de nuevo ¡Voto por eso!

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código