REPASO HISTÓRICO

Entre soberanía y sometimiento: J. Enrique Cáceres-Arrieta

/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/05/0_20141205ZtisUH.jpg /deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/05/0_20141205ZtisUH.jpg
/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/05/0_20141205ZtisUH.jpg

En anteriores oportunidades he declarado mi amor a esta tierra. Pienso que amo a Panamá más que muchos que aquí han nacido. He defendido y defiendo al país de comentarios salidos de tono y realidad sin importar que sean proferidos por nacionales o extranjeros.

Nuestra Carta magna en su primer artículo reza: “La Nación panameña está organizada en Estado soberano e independiente [...]”. En el artículo 3, parte b, señala: “El territorio nacional no podrá jamás ser cedido, traspasado o enajenado, ni temporal ni parcialmente, a otros Estados”. ¿Qué es soberanía y qué independencia? Es soberano quien posee y ejerce autoridad suprema e independiente. ¿Es soberano el Estado panameño? Sí y no. Sí por tener poder coercitivo sobre nacionales y extranjeros residentes en el territorio nacional. Asimismo, aunque el poder público “solo emana del pueblo”, lo ejerce el Estado por medio de los Órganos Legislativo, Ejecutivo y Judicial que usa para controlar la nación. Imponer orden.

No es soberano del todo pues el Gobierno estadounidense ha tenido y tiene injerencia en asuntos que competen solo al Estado panameño. Ejemplos: ¿Qué hace un presidente panameño consultando al embajador estadounidense? ¿Por qué medios de comunicación van tras las declaraciones de un embajador estadounidense sobre temas nuestros? ¿Qué sucedería si yo, como embajador panameño en Estados Unidos, sin estar ni en la ONU ni en la OEA, opinara sobre actos u omisiones del Gobierno estadounidense? ¡Me declararían non grato y darían 48 horas para salir de la unión!

Los últimos soldados estadounidenses se retiraron en 1999, pero las intromisiones del Presidente y sus embajadores en nuestra nación son un secreto a gritos. Vergonzoso es que un “panameño” te insulte y diga de qué morirás por denunciarlas. Muchos se encolerizan porque Colombia pida claridad en cuentas de sus nacionales en bancos aquí. Pero son ciegos y sordomudos ante perennes intervenciones de Tío Sam en nuestro Estado. Dicho sea de paso, hace dos años Estados Unidos (EU) impuso normas jurídicas a la banca panameña y no recuerdo que los “indignados” se hayan pronunciado en público. Hay quienes sufren de estrabismo intelectual y moral. Y no pocos panameños habrían preferido nacer en territorio estadounidense. Tan ardiente es el deseo, que, sin importar que nacieron y se criaron en Panamá, y son hijos y nietos de panameños, piensan en inglés, y lo hablan con la nariz. Idolatran al imperio que ha avasallado y asesinado a nuestros hermanos. Es historia patria. No derramo bilis. Ni odio a EU y sus ciudadanos.

Tan evidente y directa ha sido y es la mano de Tío Sam en nuestros asuntos que varios panameños han escrito en cuanto a cómo intereses financieros y “políticos” de Panamá y EU se aliaron en la coyuntura política de nuestra independencia de Colombia con el objeto de lucrar mediante el ferrocarril, la construcción del Canal y de nuestro nacimiento como nación. Los pasos resolutivos se dieron, agregan, en EU. Están convencidos de que República de Panamá fue inventada en Wall Street, a imagen y semejanza del imperio.

Conociendo la naturaleza humana y la codicia de muchos, no dudo que hayan ocurrido ciertos hechos cuya piedra fundacional ha sido el “todopoderoso” dólar estadounidense. Repudio, no obstante, que nos quieran vender la idea de que financistas y politicastros panameños, y William Nelson Cromwell, abogado estadounidense, junto con mercaderes y mercachifles de su país, hayan inventado Panamá. No somos producto “Hecho en EU”. Tampoco de la Organización de las Naciones Unidas. Reconocer la existencia de un país es muy diferente a crearlo. Que la ONU acepte y apoye la realidad física de un país no significa que lo cree. Denota que sus naciones miembros lo reconocen como Estado soberano e independiente; dan su visto bueno a su surgimiento como nación. (Que no acepte la existencia de otro Estado no presupone su irrealidad) Hay expertos en enredos. Como Úrsula Iguarán, de Cien años de soledad, se consuelan en sus mentiras. Las mentiras más poderosas parten de una verdad o verdad a medias. Es falso que la mentira repetida transmuta en verdad como creía Göebbels. Mas ingenuos la creen.

Que no hubiese un solo muerto en nuestra separación de Colombia y que el imperio estadounidense haya metido sus interesadas manos a fin de frustrar la reconquista del “Departamento del Istmo” por el Gobierno de Bogotá, no es equivalente a que no seamos independientes de la República de Colombia. Queda por completar, empero, nuestra independencia económica, mental y emocional de EU con el objeto de ser realmente un Estado soberano e independiente, y hallar nuestra muchas veces extraviada identidad nacional. Aparte de lo expresado, sabido es que un ominoso tratado de “neutralidad” del Canal da la prerrogativa (inconstitucional) al Gobierno estadounidense de intervenir en nuestro terruño cuando crea que el Canal está en peligro. Seguimos bajo el paraguas “protector” e intervencionista estadounidense, porque “solo EU es ´garante´ de la seguridad de la vía acuática”. Chiste sangrón. Con amigos como ese, ¿para qué enemigos? @earrieta

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

CUATRO APREHENSIONES Ventura Ceballos irá este viernes a audiencia

En la actualidad permanece en una celda de alta seguridad, cuyo paradero no ha sido informado a la ciudadanía, debido a sus dos fugas anteriores.
LA PRENSA/Roberto Cisneros

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

24 Sep 2017

Primer premio

1 0 7 1

ACDA

Serie: 23 Folio: 11

2o premio

8324

3er premio

5691

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código