CAPITALISMO CLIENTELISTA

El socialismo para los ricos: Mario Rivera

Con la reciente noticia de que hay un posible conflicto de interés entre el desarrollo de la tercera fase de la cinta costera y un relleno en Amador para construir una ciudad marina, es momento oportuno para hablar sobre la diferencia entre el capitalismo a base del libre mercado y libre empresa, laissez-faire, –dejar hacer– y el capitalismo con base en el clientelismo.

¿Cuál es la diferencia entre el capitalismo laissez faire y el capitalismo clientelista? El primero se basa en la competición libre, el segundo se basa en los privilegios otorgados por el Gobierno a ciertos individuos o compañías que jamás obtendrían en un sistema de libre mercado. Estas ventajas pueden ser contratos jugosos, subsidios, créditos fiscales o protección contra la competencia extranjera. Estas compañías son favorecidas porque suelen tener relaciones muy cercanas con altos funcionarios del Gobierno. Cuando hay clientelismo, las compañías no tratan de luchar por el dinero dado de forma voluntaria por el consumidor, sino que usan al Gobierno como un medio para que los consumidores compren sus productos a la fuerza.

Vemos el capitalismo clientelista en acción con la idea de construir una ciudad marina en un relleno en Amador propuesta por una empresa muy cercana al Gobierno. Existe un posible enlace entre este proyecto inmobiliario y la ya controversial tercera fase de la cinta costera, porque la tercera fase beneficiaría directamente al proyecto.

Durante la crisis financiera, una gran cantidad de personas, incluyendo a varios intelectuales, rápidamente le echó la culpa de la crisis al capitalismo. ¿Pero, el verdadero culpable de la crisis financiera fue el capitalismo laissez-faire o el capitalismo clientelista? Incluso, el documentarista Michael Moore, quien hizo una película culpando al capitalismo por la crisis, admitió en una sesión de preguntas que en Estados Unidos no existe el capitalismo laissez-faire , sino el clientelista.

El clientelismo, también, se pronunció cuando se hizo el rescate financiero de las compañías automovilísticas General Motors y Chrysler, bajo la premisa de que si no se rescataban, miles de trabajadores perderían sus empleos y la economía sería afectada. ¿Pero qué pasó con las compañías automovilísticas rentables, como Ford, que no pidieron ayuda económica del Gobierno? En 2006 Ford se había declarado en bancarrota e hipotecado sus activos para recaudar $24.5 mil millones. ¿Es justo para Ford que mientras ellos competían libremente en el mercado, sus competidores recibieran ayuda del Gobierno? Miles de compañías van a la bancarrota cada año en Estados Unidos. ¿Por qué estas no reciben un rescate financiero como General Motors y Chrysler?

Ese rescate puede haberse dado debido a los enlaces entre el gremio de los trabajadores automovilísticos y el presidente Obama. Irónicamente, una de las razones por las que estas compañías automovilísticas casi van a la bancarrota se basan en las reglas y pensiones impuestas por el gremio ante la industria. ¿Es el rol de la clase política elegir a los perdedores y ganadores dentro del sistema del libre mercado?

Los críticos del capitalismo y las personas de tendencia izquierdista dirán: ¿Acaso hay otro tipo de capitalismo que no sea clientelista? ¿Es de verdad posible el capitalismo laissez-faire? Bien, la verdad es que en ningún país hay un mercado totalmente libre, pero según un estudio del Fraser Institute, la libertad económica está relacionada con más transparencia, es decir, menos corrupción. Esto parece tener sentido, pues entre menos poder económico tenga un Gobierno, menos oportunidades hay para que los funcionarios traten de hacer actos corruptos. Aparte de más transparencia, el gran economista Milton Friedman dijo una vez que la libertad económica es necesaria para la libertad política, aunque no necesariamente suficiente para garantizarla. Esto lo vemos, claramente, en países como Cuba, China y Venezuela en donde hay poca libertad económica y poca libertad política.

Cuando se tiene un sistema de capitalismo clientelista, lo que existe de verdad es el socialismo para la clase rica. El capitalismo verdadero, laissez-faire, es un sistema de pérdidas y ganancias en el que se alienta a las compañías e industrias exitosas y se desalienta a las industrias que no lo son. Cuando se tiene un sistema clientelista, los ricos se quedan con todas las ganancias y el contribuyente de impuestos paga por las pérdidas.

Al ver casos tales como la ciudad marina en Amador y los rescates financieros de GM y Chrysler, nos debemos preguntar: ¿son estos actos de corrupción debidos al capitalismo o al clientelismo? Aparte del caso del relleno en Amador, en la actual administración se han visto ya varios casos de clientelismo con todos los contratos directos que se han dado sin licitación. El gobierno prometió cambio, pero la corrupción y el clientelismo siguen prevaleciendo en Panamá.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Tu suscripción viene con regalo este fin de año.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

04 Dic 2016

Primer premio

6 6 8 1

ABDC

Serie: 5 Folio: 10

2o premio

1325

3er premio

4063

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código