CORRUPCIÓN

Una sociedad dormida: José Domingo Samudio

Definitivamente, que la sociedad panameña es pasiva, alegre, poco importa y, sobre todo, olvidadiza, características que son aprovechadas por los políticos. Ellos saben que en dos semanas el pueblo se olvida de todas sus andanzas, en especial la juventud que no le pone cuidado a las cosas negativas que suceden en su entorno. Muchos factores son los que hacen que el pensamiento de las nuevas generaciones sea diferente a las de los que tenemos más edad: uno es la ausencia de preparación y la inmadurez sociopolítica, ya sea porque sus padres no les transmitan esos conocimientos o, peor aún, que no se los enseñen en las escuelas.

No es posible que este país no alce su voz de protesta ante la corrupción que los medios de comunicación denuncian a diario. Hemos visto en los últimos 20 años grandes robos a las arcas del Estado y los supuestos culpables andan por las calles como si fueran ciudadanos ejemplares. Vemos a personas común y corriente que ingresan a partidos políticos, se convierten en diputados solo para hacer riqueza personal. Los que llegan a la Presidencia de la República amoldan las leyes para beneficio propio y crean negocios personales para enriquecerse mucho más.

Cada candidato a la Presidencia critica al gobernante de turno y promete el cielo y la tierra para que voten por él; eso no ha sido diferente en los últimos 100 años. A lo largo de la historia, ese ha sido el comportamiento habitual de este tipo de políticos, pero en la actualidad el molde cambió con el gobierno vigente, al empezar un proceso de investigación a las actividades ilícitas de los funcionarios de la administración anterior. Se dio una divulgación en los medios completísima con todos los detalles de cómo hurtaron el dinero del Estado. Imágenes de funcionarios subiendo y bajando escaleras en el Ministerio Público fueron las que acapararon los noticieros de todas las televisoras del país y el extranjero. El 80% de los que componían el gabinete de Ricardo Martinelli está siendo investigado o detenido por corrupción.

Imaginé que era el momento para decir “¡vamos bien!” y que las cosas iban a cambiar, pero qué decepción más grande me llevé. Se están haciendo las mismas cochinadas de la pasada administración en el PAN (Programa de Ayuda Nacional) hoy DAS (Dirección de Asistencia Social), y nadie está detenido. Sigue la compra de conciencias de diputados de oposición en la Asamblea, ejemplos claros los seis diputados del PRD y los cinco del CD. Pregunto, ¿comprar conciencias ahora es bueno? Se criticó a Martinelli por comprar diputados de la oposición para tener mayoría en la Asamblea, se cuestionó también por manipular las decisiones de la Corte Suprema de Justicia y, actualmente, se hace lo mismo. No puede ser que estemos tan tranquilos y no alcemos nuestra voz de protesta. Me preocupa mucho que el pueblo acepte estas cochinadas; si esto no cambia, tendremos una población autómata que no le importará nada, la vida continúa y los problemas igual. Gritemos ¡ya basta!, nos están pisoteando nuevamente.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

24 Sep 2017

Primer premio

1 0 7 1

ACDA

Serie: 23 Folio: 11

2o premio

8324

3er premio

5691

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código