GUNA NEGA

La sociedad olvida, pero el invierno no: Fernando Guzmán

Esta semana los principales medios de comunicación abrieron los noticieros informando sobre las primeras consecuencias de los aguaceros: calles y centros comerciales inundados, techos desprendidos, vallas publicitarias y árboles en el suelo, tendido eléctrico cayendo sobre los automóviles por los fuertes vendavales que acompañan, comúnmente, las lluvias esta época del año. Dentro de toda esta información se evidenciaba el fallecimiento de una niña por causa del temporal.

La estación lluviosa en Panamá suele ser bastante cruda, porque es un país en el que los aguaceros caen con una intensidad tenaz durante nueve meses, generando daños en la ciudad; donde la inversión en infraestructura y la ingeniería calificada se pone al servicio del modelo de desarrollo impulsado en la actualidad.

En oposición a esto, pregunto ¿qué puede suceder cuando un temporal azota una comunidad que ha sido prácticamente olvidada por las instituciones, los poderes locales y la sociedad en general? ¿Qué sucede con las familias de Guna Nega? Allí, en medio de la pobreza, murió la niña Maryorie Ortega, quien cayó en un alcantarillado el pasado 24 de junio.

Guna Nega se ubica a 20 minutos de camino, viajando hacia el norte de la capital. Es una comunidad particularmente vulnerable por la diversidad étnica de las familias que la componen. La coexistencia de emberás, gunas y mestizos puede generar rupturas en el tejido social comunitario, por el choque cultural y las dificultades para identificar nuevos códigos de comunicación.

Está cercana a las laderas del cerro Patacón, vertedero municipal que por consecuencia es un fuerte foco de infecciones y enfermedades. Tiene deficiente infraestructura comunitaria, por ejemplo, ausencia de veredas para facilitar el tránsito peatonal y sus alcantarillas están en mal estado, lo que es consecuencia directa de la situación de exclusión social en la que viven los moradores.

Igual que Guna Nega hay cientos de comunidades en donde el invierno empeora la situación de vulnerabilidad de las familias que allí habitan. La pérdida de una vida humana por consecuencia de las precipitaciones me parece un ejemplo profundo.

Quedan muchas inquietudes en torno a este suceso. ¿Será que las autoridades procurarán visitar Guna Nega para valorar las circunstancias en qué ocurrió el fallecimiento de la niña? ¿Se generarán soluciones para prevenir futuros accidentes en esa comunidad? ¿Y en las otras comunidades? ¿En qué estado se encontrará la familia de Maryorie? ¿Cómo estarán lidiando las demás familias los aguaceros y los vendavales, sabiendo que el invierno este año apenas comienza? Son muchas las interrogantes que deja esta situación, esperemos que pronto podamos, como sociedad, encontrar las respuestas.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código