IMPOSICIONES

La sociedad panameña y los reformadores sociales: Manuel E. Barberena R.

Los reformadores sociales que registra la historia estuvieron marcados, unos, por el signo de la ingratitud y la tragedia; otros fueron seducidos por la codicia y la pasión infernal de los tiranos. “Los tres más grandes majaderos que ha tenido la humanidad –se lamentó Bolívar– han sido Jesucristo, Don Quijote y yo”.

Algunas reformas son solo mitigaciones de la pobreza y los pueblos las miran con escepticismo. Hay economistas que creen que la pobreza es necesaria para el desarrollo del poder económico.

La ruptura ha sido la causa principal de la frustración de las reformas sociales. La ruptura emerge cuando los continuadores de la reivindicación carecen de la altura moral requerida y de la visión de ideales que tuvo el iniciador de las reformas.

Jesús, Benito Juárez, Martí, Sandino, Arnulfo Arias, Omar Torrijos y Simón Bolívar les dirían hoy a sus seguidores: “yo no les enseñé felonía ni discordia ni a sembrar penurias; devuelvan lo mal habido, la fe y la dignidad al pueblo”.

Las reformas sociales por medio de la minería están entre los episodios del prolongado calvario de los amerindios, para quienes el tiempo se ha detenido. Son ciudadanos sin ciudadanía, de una patria ingrata que nunca quiso incorporarlos a la vida nacional. Escarnecidos, tratados como seres inferiores son los de la raza pura americana, y maltratados con crueldad criminal, porque defienden su hábitat secular y se oponen a la nueva fiebre del oro que impulsa la ola neocolonialista, que pone en peligro la vida de la región, según han expuesto los ambientalistas.

Los adelantos materiales no son signos de progreso humano. Allí está la Europa belicosa, con su voracidad insaciable, ostentosa de logros arquitectónicos imponentes, con plebes miserables.

Las economías modernas –expone el sociólogo Joffre Dumazedier– enfocan las reformas sociales en el desarrollo cultural y el bienestar social en constante progreso. La dignidad, la salud, la educación, el acceso a la nutrición balanceada, al agua, al aseo, en un medio de seguridad y decencia pública son las cosas que los pueblos necesitan de forma preferencial.

El mundo está enfermo. Lo está matando el desequilibrio de la bárbara naturaleza, el mercantilismo, la codicia, la pérdida de la vergüenza. Los líderes son corruptos, porque los pueblos así los consienten.

Nos rige un gobierno indescifrable, de contrastes y escándalos cotidianos, amante de la grandiosidad, que prefiere la velocidad antes que la dirección y que impone sus objetivos por cualquier camino y a cualquier precio.

¿Precisa evaluarlo ahora o juzgarlo al final, por los resultados, en la justa perspectiva de la historia?

Usted decide.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Jul 2017

Primer premio

0 5 6 6

AAAA

Serie: 19 Folio: 8

2o premio

6522

3er premio

2296

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código