VOTO A CONCIENCIA

La soledad de Panamá: Antonio Saldaña

Han transcurrido 32 años desde que Gabriel García Márquez diera el discurso de agradecimiento al recibir el Premio Nobel de Literatura de 1982, y su muerte acaecida el pasado 17 de abril. Y, en tan solo dos párrafos de la enjundiosa disertación, Gabo describió con realismo mágico el inicio del calvario del pueblo panameño, el afán áurico de propios y extraños por nuestra privilegiada posición geográfica, cuyos orígenes se remontan al inicio del expansionismo de estadounidense y la conquista del oeste. Es decir, mucho antes del nacimiento de la República. Así como da cuenta del magnicidio del más ilustre líder istmeño del siglo XX, hecho trágico que transfiguró la vida política en lo que es hoy: Un régimen oligárquico neoliberal. Así describía la codicia de oro: “Apenas en el siglo pasado la misión alemana [encargada] de estudiar la construcción de un ferrocarril interoceánico en el istmo de Panamá, concluyó que el proyecto era viable con la condición de que los rieles no se hicieran de hierro, que era un metal escaso en la región, sino que se hicieran de oro”.

La tragedia de los líderes populares de nuestra América, incluido Omar, la pergeñaba de esta manera: “Un presidente prometeico atrincherado en su palacio en llamas murió peleando solo contra todo un ejército, y dos desastres aéreos sospechosos y nunca esclarecidos segaron la vida de otro de corazón generoso, y la de un militar [general Omar Torrijos Herrera] demócrata que había restaurado la dignidad de su pueblo”.

En estas dos glosas el autor granadino da pistas para explicarnos la génesis de la soledad y abandono en que se encuentra el pueblo panameño. El primer paso para destruir el régimen de participación popular en el ejercicio del poder público se escenifica con la muerte del líder, y el segundo, con la invasión yanqui el 20 de diciembre de 1989. El modelo de “poder popular” erigido con la Constitución de 1972, fue desmontado jurídicamente de forma paulatina en varios ejercicios constitucionales, dejando incólume dos figuras jurídicas del pasado militarista: una entelequia de representante de corregimiento y la representación de un exacerbado y excesivo presidencialismo.

Hoy, en el marco del proceso electoral, cuyo desenlace se verificará el 4 de mayo próximo, caracterizado por una mefistofélica y opulenta campaña mediática, orientada por las fracciones oligárquicas y dirigidas a generar confusión en el panameño de a pie, es necesario advertir a este mismo pueblo la absoluta falsedad de que en el proceso electoral esté en juego la “institucionalidad democrática” ni los verdaderos intereses nacionales.

La verdad real y no cosmética es que en esa contienda se dilucidarán parcialmente los beneficios de las facciones oligárquicas en disputa; les recomiendo en consecuencia –ante tanta demagogia barata– que voten a conciencia por el “menos malo”. ¡Así de sencilla es la cosa!

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código