APRENDIZAJE

El sublime objeto de la política: Abdiel Rodríguez Reyes

No sé si para bien o para mal, nuestro pequeño país está politizado; todas las relaciones se mueven en el plano político, de lo contrario no se llegaría a nada. El clientelismo abarrotó las instituciones públicas, y los altos cargos responden a la membresía del partido de turno. Y no es que sea ahora, sino desde el período postinvasión, para no retroceder más, y ver el problema en perspectiva histórica.

Después de la invasión, se consolidan los partidos que conocemos como tales, al menos la mayoría, a excepción de Cambio Democrático, que hoy goza de una gran fortaleza, que a mi juicio pende de un hilo por estas tres razones:

1. Es un partido sin una figura histórica, estilo Omar Torrijos o Arnulfo Arias.

2. No surge de las entrañas del pueblo o de la sociedad, estilo Frenadeso o Alianza ciudadana Pro-Justicia.

3. Carece de ideología determinada que fundamente su discurso. A pesar de que un alto funcionario de ese partido señaló que es populista de derecha. Puede que ese hilo que pende sea el de Ariadna, y el CD se fortalezca más en 2013 y encuentre la salida a todos sus problemas.

En fin, independientemente del partido que esté de turno, de los problemas y de que el margen de descontento social sería parecido, porque los problemas políticos responden a una historia y circunstancia, la máxima “los países tienen a los presidentes que se merecen” no está muy alejada de la realidad. A menos que sea una ilusión que el actual presidente haya ganado con el 61% de votos, con una participación del 87% de votantes, es decir, con una victoria legítima y contundente. Eso es lo que se llama democracia, que un país, por mayoría, elija a un representante que vele por los intereses de todos, ¿pero hasta qué punto eso es cierto? Ahí está el problema, ¿cuáles son los mecanismos para que X o Y gane una elección? En la mayoría de los casos, al menos en Panamá, lo que garantiza una victoria política es el factor económico y logístico; con este factor a disposición es que la maquinaria política direcciona todos sus recursos en capitalizar y convertir al ciudadano en el sublime objeto de la política cada cinco años. Ya pasadas las elecciones de rutina, cada cinco años, cuando el elegido no responde a los intereses y necesidades y en nada aporta al desarrollo de las capacidades del pueblo, empieza el descontento social, por tal razón, la designación de Ana Belfon y José Ayú Prado es una gota más para el vaso de agua pronto a derramarse.

Así, golpe tras golpe, el pueblo va aprendiendo a saber a elegir a sus gobernantes y partidos.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código