TRANSICIÓN

De lo sublime a lo ridículo...: José Espinosa Riquelme

No hay otra forma de calificar las últimas actuaciones del primer mandatario. Primero, se presenta el día de las elecciones en el propio Tribunal Electoral, cual alma en pena, desconfiado y sin dar crédito alguno al mandato dado por el pueblo en las urnas.

Días antes se mofaba de sus adversarios políticos gritándoles improperios y expresiones como: “están cojíos por la yaya”. Sin embargo, a tempranas horas del día de las elecciones emitía, a través de la televisión, declaraciones que para algunos, fueron las más ecuánimes que ofreció en todo su mandato.

No obstante, cuando observó que la tendencia electoral favorecía al actual Presidente electo, retomó esa actitud bravucona que lo caracterizó a lo largo de su periodo presidencial y, sin reparo alguno, expresó: “Dios nos tome confesados”, lo que fue más que un reproche a la voluntad popular.

La divina providencia se encargó de darle algunas enseñanzas de humildad pero, tristemente, el mandatario no las asimila. Insiste en continuar con su actitud soberbia, vengativa y haciendo declaraciones torpes, cegadas por la pasión política. Ahora amenaza a sus propios copartidarios con revocarles el mandato, cual si fueran peones de su hacienda particular, y dice que conoce los expedientes de cada uno.

Cuando faltan pocas semanas para que expire su periodo, todavía insiste en crear zozobra y tensiones innecesarias entre la población, a través de las redes sociales (Twitter). Comprometiendo el mandato del Presidente electo, más de lo que lo ha hecho con los consabidos y muy cuestionados “contratos llaves en mano”.

Pareciera que el señor Presidente se resiste a creer que su turno en el ejercicio del poder está llegando al fin, y que la cuenta regresiva que le otorgó el soberano para gobernar comenzó, inexorablemente, el mismo día de las elecciones.

Este país necesita paz, requiere reconstruir la institucionalidad tan salvajemente lesionada en los órganos Legislativo y Judicial en el reciente lustro, con la complicidad de malos diputados y cínicos abogados que administran justicia en nombre la República y por autoridad de la Ley.

Señor Presidente, llegó la hora de un retiro honroso y de hacer una transición lo menos traumática para su sucesor. Basta ya de actitudes soberbias, el pueblo habló alto y claro en el pasado torneo electoral. Haga de la transición de gobierno un pacto de caballeros.

No más sicarios de la pluma, no más cuñas políticas pagadas con fondos públicos, no más sesiones extraordinarias y, por favor, no se constituya en un obstáculo para la gobernabilidad.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

23 Ago 2017

Primer premio

8 3 0 1

ACCD

Serie: 19 Folio: 11

2o premio

3552

3er premio

1426

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código