ATENCIÓN MÉDICA

No le temblaron las manos: Alicia Rego

No puedo generalizar. No puedo generalizar y decir que todos los doctores pecan de mala praxis o carecen de ética. Como me dijo una vez un amigo del gremio “no son todos los que están ni están todos los que son”.

Además, yo misma cuento con una cabecera de facultativos en cuyas manos he puesto el cuidado de mi salud y la de mis seres queridos. Gracias a un excelente pediatra, accesible médico internista, experto ginecólogo, por decir solo algunos, preservar una de las cosas más importantes de la vida (si no la más) es más sencillo. Llevar a algunos de mis hijos que no se encuentra bien a un médico en el que confías plenamente y seguir sus pautas con la tranquilidad que te da el saber que pronto se pondrán bien –como efectivamente ha pasado– vale oro. Así las cosas, y admitiendo con sinceridad que gracias a algún galeno muchos deben incluso sus vidas, debo y quiero también decir que en esta profesión no todo lo que brilla es este preciado metal.

Y es que a la par de que los avances en medicina (algo que incluye tanto los diagnósticos como los tratamientos) han salvado y siguen salvando a millones de personas de todo el planeta, van en aumento graves errores o negligencias de los facultativos que han llevado a más de uno a la tumba. “Matasanos”, les llamó una amiga a unos doctores norteamericanos que según ella no acertaron con el tratamiento que le administraron a su padre que falleció después de una lenta agonía.

Yo misma puedo contar sobre una historia parecida. Mi papá el año pasado murió no por el mal que le aquejaba, sino por los efectos adversos de la medicación que supuestamente lo iba a curar. Daño renal, hepático y cerebral, por mencionar solo algunos. Por días estuvo en cuidados intensivos y sufriendo lo que solo saben los que por ese lugar han pasado. Un libro podría escribirse de todo lo acontecido. Nefasto descuido del doctor principal que llevaba su caso, nulo seguimiento de otro de los supuestos expertos, falsas expectativas de uno que ya enterrado mi padre me dice que esas pastillas que le mandaron eran peligrosas... Pero lo peor de lo peor: el responsable de recetárselas manda decir a mi madre y mi hermano (que tuvieron que ir a las 4:00 de la mañana al hospital, desencajados con la noticia del fatal desenlace) que el cuerpo de Claudio –este el nombre de mi progenitor– no podía ser retirado de las instalaciones hasta que la cuenta se pagara. A esa hora de la madrugada ellos no tenían cabeza para nada. El señor en cuestión, en cambio, estaba muy claro con los números. Ya no con la tarjeta dando el pésame que todavía estamos esperando.

Y dejando mi duelo aparte, es preocupante escuchar otros relatos con experiencias parecidas en nuestro país. Algunos no tan graves, pero de similar contenido: mala atención, fármacos administrados a diestra y siniestra a veces corrigiendo un mal para a la par crear otro, falta de ética profesional y el poco seguimiento de los casos.

Muchos comentan que pareciera que ciertos médicos anteponen sus bolsillos a las necesidades de sus pacientes. Hasta he escuchado que hay un movimiento de masas que pretende denunciar todo esto.

La semana pasada soñé que mi padre me decía, llorando, que al médico que le recetó la medicación no le temblaron las manos para hacer la factura que se le debía, alta por cierto. Eso a pesar de saber que su vida se esfumó indirectamente por su culpa. Entre despierta y dormida le prometí escribir al respecto, así quizás dignificaría un poco su forma de dejar este mundo y a la par ayudaría a la campaña que pretende devolver los valores humanos a los representantes de las ciencias de la salud, que en su momento se abocaron al juramento hipocrático, pero cuyos ideales brillan hoy por su ausencia

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código