El turismo en Panamá: Rogelio A. Cano

Panamá se está posicionando rápidamente como destino turístico internacional. La diversidad que el país ofrece, por sus playas, montañas, selvas y una ciudad moderna en continuo crecimiento, son los ingredientes que lo hacen el destino ideal.

Según datos de la Cámara de Turismo, publicados en la revista Summa de enero de 2013, la actividad reportó un crecimiento del 20%. Destacan las multimillonarias inversiones en las costas de Coclé. Este crecimiento coloca a Panamá en una posición con la que la mayoría de países solo puede soñar. Sin embargo, hay que evitar que este impulso favorable se convierta en un proceso alocado y en un afán de construir en cada metro cuadrado, sin pensar en las consecuencias. Aún se está a tiempo de planificar y controlar el crecimiento de forma responsable, para no acabar con lo auténtico.

Crecimiento significa planeamiento, y construir, a veces, supone destruir. No es la ciega inversión ni la explotación del último centímetro cuadrado, lo que hará de este un país ideal para vivir o vacacionar. Si se piensa antes de actuar, se podría diseñar un plan de ordenamiento que garantice la conservación del ambiente, promueva la sostenibilidad y controle la densidad. Dicho plan tendría que incluir una política que contemple los derechos y valores de los pobladores, para evitar el atropello, porque es la gente la que le aporta autenticidad al país. Este plan jamás debería servir para obstaculizar, sino para promover la inversión responsable.

Sería una lástima que en unos cuantos años no se reconozca ninguna de las costas. Lo rural y lo natural son los grandes atractivos del interior. Hay que evitar, a toda costa, que dentro de unos años dé lo mismo caminar por Miami o Acapulco que en alguna playa panameña; sin ofender otros gustos. Sobre todo, habría que limitar la altura de los condominios y hoteles y aplicar una arquitectura autóctona. Si Panamá realmente desea destacar, debe ofrecer lo que otros destinos no pueden. Hasta hace poco en las revistas europeas solo se leía de Costa Rica y de las islas del Caribe. Hoy Panamá aparece con frecuencia como “the place to be and to stay”. Es el momento de que este país defina su estilo como destino turístico del futuro y evite que sean los inversores lo que lo determinen.

Cada vez son menos los viajeros que buscan un hotel de 200 habitaciones, con enorme piscina y todo perfectamente pavimentado. El turista actual, al menos el europeo, quiere originalidad, autenticidad y aventura. Panamá tiene eso y mucho más. Por eso hay que conservarlo, cultivarlo y, claro que sí, promocionarlo.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código