EMPLEO JUVENIL

Una vacuna antipandillas: René Quevedo

Entre 2004 y 2009, la cocaína que pasó por territorio panameño aumentó 16 veces, disparando “tumbes” y violencia, trayendo consigo un 169% de aumento en el número de homicidios y 120% en el de delitos. A partir de 2010 estos volúmenes empezaron a bajar por la acción de las autoridades, la construcción de bases aeronavales y el cambio de los patrones de flujo de droga hacia Estados Unidos.

Pero la explosión de pandillerismo (se incrementó 441% entre 2007 y 2012, porcentualmente 23 veces más que la expansión del empleo) se debe a que se redujo la participación de jóvenes (15-29 años) en la economía. En los últimos cuatro años se crearon 144 mil 363 trabajos (+10%), pero se perdieron 16 mil 996 empleos juveniles (-4%), en un crecimiento con patrones cada vez más selectivos de inclusión laboral, que pasó de crear 14 mil 400 empleos juveniles anuales (2004-2009) a perder 4 mil 249 (2009-2013), generando 16 mil 600 “Ni-Nis” (ni trabajan ni estudian) jóvenes todos los años. Además de que 100 mil estudiantes dejaron la escuela en los últimos tres.

Antes de culpar al Gobierno, miremos los hechos. El 91% de los empleos formales creados entre 2009 y 2013 requirieron 10 o más años de escolaridad (53% con títulos universitarios) y la edad promedio de contratación fue de 48 años. Los empleados del país tienen una media de 40 años de edad y 11.4 años de escolaridad. Los jóvenes con primer ciclo o menos solo tienen acceso al 9% de los nuevos empleos asalariados, porcentaje que disminuye aceleradamente. Entre 2007 y 2012, estos porcentajes eran de 72% (10+ años de escolaridad) y 49% (graduados universitarios). En dos años, el porcentaje de empleos formales requiriendo 10 o más años de escolaridad aumentó 19 puntos.

Hay una polarización del empleo y el emprendimiento sigue siendo “la gran Cenicienta”. En 2004, 62% de la fuerza laboral del país era asalariada, hoy es 69%. Muchos jóvenes “se están quedando por fuera”. Paralelamente, no tenemos experiencias exitosas de reinserción laboral sostenible de antiguos delincuentes en trabajos no subsidiados. Hay testimonios impactantes, pero estos son referencia anecdótica, no evidencia estadística.

Existen experiencias interesantes de “vacunación regional antipandillas”. Entre 2007 y 2012 las pandillas en todo el país crecieron de 94 a 251, pero en Bocas del Toro solo hubo una, mientras que un informe de la Policía Nacional, publicado en julio 2012, declaró a Veraguas “libre de pandillas”. En Bocas, el 34% de la expansión del empleo en ese lapso benefició a jóvenes (14% en el país), mientras que Veraguas experimentó una contracción del empleo juvenil del 2%, pero el 70% de la población no económicamente activa, entre 15 y 29 años que no buscó trabajo, estudiaba (53% en Bocas y 68% a nivel nacional).

En el “Panamá del boom”, mientras no encontremos la manera para que nuestros jóvenes humildes generen ingresos dignos y sostenibles, la delincuencia, el pandillerismo y la prostitución seguirán siendo “opciones”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código