MEDIDAS DE RETORSIÓN

Más vale tarde... que nunca: Roberto I. Guardia R.

/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/05/0_20141205MbVDcS.jpg /deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/05/0_20141205MbVDcS.jpg
/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/05/0_20141205MbVDcS.jpg

Ha sido muy gratificante y prometedor ver cómo los panameños cerramos filas a favor de nuestra causa y logramos sentar al Gobierno de Colombia en la mesa de negociación, después de que nos había puesto en su “lista negra”. Felicitamos al gobierno del presidente, Juan Carlos Varela, en especial a la vicepresidenta y canciller, y a su equipo de trabajo.

El espaldarazo de todos los expresidentes y gremios de la sociedad panameña nos presentó como un país unido en sola voz por la defensa del sistema legal, financiero y tributario. Lastimosamente, es la primera vez que ocurre esa unidad y rapidez de acción.

En el transcurso de la interminable lucha de Panamá para no ser incluida en las listas negras, nunca había cerrado un capítulo con tanto éxito. Mi pregunta es: ¿Por qué fue Colombia la gota que derramó el vaso? ¿Por qué no hicimos algo parecido ante otros países, incluso dentro de la región latinoamericana, que nos mantienen hasta el día de hoy en sus listas negras?

Es posible que sea porque los intereses con relación a Colombia son mucho mayores que con otros países. Sin embargo, ha sido un error histórico no haber formado esta batahola antes. Pero nunca es tarde cuando la dicha es buena.

El 24 de diciembre de 2011, este diario publicó un artículo de este humilde servidor que titulé “Más vale tarde... que nunca”. Por tratarse de un tema que recobra actualidad, repito el título en el presente escrito. Hace tres años enumeré las posibles medidas de retorsión que se mencionaban y se podían aplicar a Francia. El anuncio surtió efecto, en consecuencia, las ideas esbozadas entonces tienen la misma aplicación ahora.

Decía que “Panamá se ha dedicado a ceder, poco a poco, ante las presiones de la OCDE a fin de ser eliminada de las mal llamadas listas negras y esto ha sido un juego de nunca acabar, toda vez que la OCDE, al final, lo que realmente busca es terminar con nuestro sistema financiero”.

Sin temor a equivocarme, concluyo que las herramientas que nos da el derecho internacional público, entre ellas las medidas de retorsión, son muy efectivas para Panamá y ayudarán a evitar que, en nuestras narices, nos roben competitividad otros centros financieros, muchos existentes en países miembros de la OCDE.

Como indiqué, no debemos seguir tratando de “quedar bien” ante esas naciones a las que no les interesa nuestra suerte ni economía. Se trata de un asunto de supervivencia y, sobre todo, de dignidad nacional. Quizás no sería mala idea aprovechar el momentum y plantear medidas de retorsión a los países que nos mantienen en sus listas negras.

Las negociaciones con Colombia les proporcionarán más experiencia a los funcionarios. Esa curva de aprendizaje debe servir para llegar a mejores y favorables acuerdos para nuestros intereses económicos. Si el Gobierno demuestra tener constancia de la importancia que el sector de servicios financieros y legales tiene en la economía, y transmite a sus allegados y colaboradores la necesidad de saber defender esa causa, daremos un paso enorme a favor de la reivindicación del centro financiero.

Vemos con buenos ojos el recién promulgado Decreto Ejecutivo No. 864 de 28 de octubre de 2014, por el que se reorganiza la comisión presidencial de alto nivel para la defensa de los servicios internacionales y financieros. Esperamos que esta comisión promueva acciones para excluir a Panamá de las listas grises y negras del Gafi y la OCDE, y que se concentren los esfuerzos en salvaguardar el sistema de servicios y, por lo tanto, los mejores intereses del país. Considerar la aplicación de medidas de retorsión contra otros, no solo contra Colombia, sería un excelente inicio para dar a conocer la posición de Panamá en este tema.

Se ganó una batalla, pero estamos lejos de ganar una guerra que, ojo, se puede ganar si nos defendemos como es debido. Ya vimos en recientes publicaciones que la OCDE volvió a mencionar a Panamá, y cada vez se quita más la careta. Sus miembros quieren un intercambio de información fiscal automática, pero nosotros no ganamos nada con eso, al contrario, nos perjudica. El mensaje inicial del Gobierno al rechazar esa pretensión es correcto y se debe mantener.

Tratar de salir de listas grises o negras por medio de más concesiones está requete demostrado que ha servido de muy poco, por eso, es lamentable que algunas personas en este país sigan pensado en “pajaritos peinados”, y que, con más reformas a nuestras leyes, encontraremos la solución. Los hechos a lo largo de los años dicen lo contrario. Debemos defender el sistema, con dignidad y seguros de que lo que hacemos está bien, esto nos dará fortaleza para enfrentar cualquier negociación. Ya sabemos que siempre debemos considerar las medidas de retorsión. Más vale tarde... que nunca.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

INTERNET Y EL SER HUMANO El olvido y la memoria, frente a frente

Michel Gondry, el genial director de cine francés, expone en su película Eterno resplandor de una mente sin recuerdos (2004) la posibilidad de usar la ciencia para borrar la memoria. Para olvidar. ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código