INSTITUCIÓN DEMOCRÁTICA

El valor del debate parlamentario: Erick Candanedo

Parlamento, derivado del vocablo parlement y recurrentemente de parler o hablar, hace referencia a la confrontación y resolución de los asuntos mediante el uso de la conversación, discusión y negociación, en representación de un sector del pueblo en una asamblea popular.

Su origen surgió a raíz de la necesidad de enfrentar a los monarcas, tiranos, reyes, dictadores y emperadores, con el fin de disminuir, controlar o eliminar el poder de los pocos y distribuir las riquezas entre los muchos. Debido a esto, los parlamentos deben proponer, discutir y acordar soluciones consensuadas, limitando los conflictos al recinto y alejándolos de las calles y espacios públicos, donde pueden convertirse en problemas sociales o acciones desestabilizadoras del orden.

Todos los parlamentos, por definición, deben discutir llegando hasta las últimas acciones y consecuencias dentro del recinto parlamentario (o hemiciclo legislativo, en nuestro caso). Esto es lo propio y lo normal, pues en representación del pueblo garantizan que la discusión y la confrontación se alejen de las calles de país. De una forma más moderna, los comités, bancadas y partidos, activos o representados en el parlamento, deben discutir para garantizar el consenso de las ideas y eliminar la presión explosiva de los sectores del pueblo que representan.

La discusión y confrontación interna (en comités y bancadas) es sana y necesaria, pues es en esos lugares donde deben alinearse las ideas. Esta es la razón por la que tienen una inmunidad para hablar y discutir con claridad, no para delinquir y gozar de prebendas (como hoy en día se utiliza la inmunidad).

Puede que la confrontación y violencia dentro de un parlamento (o bancada) sea indigna, pero de ser necesaria, ese es el recinto adecuado para que se dé, de lo contrario no podremos precisar en qué lugar del país explotará esta presión. Personalmente, prefiero ver a diputados entregados a la violencia que a individuos apadrinadores del statu quo, pues el rebelarse contra las ideas en busca de un consenso parlamentario y de bancada en un acto de patriotismo. ¡Claro que le hacemos daño a la imagen partidista y los valores humanos!, pero la patria les hace un llamado a aquellos que representan al pueblo y “si el deber llama, la lucha hay que hacerla”.

Por otro lado, los antiparlamentos son movimientos que desean controlar, callar, deshabilitar a esa institución y todo lo que significa, ya que pone en peligro el “control de los pueblo”, las agendas secretas, la extracción y manejo de los recursos por parte de los autócratas. Las estrategias antiparlamentarias fueron claramente estructuradas por las monarquías, los nazis y los bolcheviques e implicaban detener o eliminar el avance del control del poder por parte del pueblo.

No critiquemos a los parlamentarios (diputados) ni a las bancadas que entran en conflicto “cuando se van a los puños están trabajando”, desconfiemos de aquellos que con su silencio se hacen cómplices de las agendas preestablecidas.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

INTERNET Y EL SER HUMANO El olvido y la memoria, frente a frente

Michel Gondry, el genial director de cine francés, expone en su película Eterno resplandor de una mente sin recuerdos (2004) la posibilidad de usar la ciencia para borrar la memoria. Para olvidar. ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código