EDUCACIÓN

El valor de los maestros: Abelardo A. Ruiz M.

Aún recuerdo a mis maestros y sé la diferencia enorme entre tener un excelente maestro y uno mediocre. Con el primer tipo de maestro las clases eran más entretenidas y sacaba mejores calificaciones, en general; con el segundo tipo, eran aburridas, se bajaba la moral del grupo y, muchas veces, algunos de mis compañeros tuvieron que hacer rehabilitación, incluso, repetir su grado.

Leyendo The New York Times me encontré con un estudio hecho por economistas de la Universidad de Harvard y de la Universidad de Columbia en el que se revela que la diferencia entre un buen maestro y uno malo es de por vida.

La diferencia entre tener un buen maestro hace que un chico o chica tenga 1.25% más probabilidades de ir a la universidad; 1.25% más de probabilidades de que una chica no quede embarazada en la adolescencia y de que pueda ganar 25 mil dólares al año más que el trabajador estadounidense promedio.

Es correcto, un excelente maestro puede ser la diferencia que un niño necesita para convertirse en un profesional exitoso con excelentes ingresos.

En cambio, un mal maestro, también, puede tener un efecto negativo en la vida de un chico y, según el estudio, es el equivalente de que un niño falte el 40% del año escolar. Además, así como el maestro excelente aumenta la probabilidad de un buen nivel de vida futuro para el estudiante, un mal maestro puede ocasionar que el estudiante obtenga menores ingresos y menores probabilidades de ingresar a la universidad.

No solo eso, el estudio reveló que sustituir a los malos maestros por maestros “promedio” disminuye las pérdidas provocadas por el poco rendimiento de los docentes. Estamos en una época de desarrollo económico que representa enormes oportunidades de trabajos, con buenos ingresos para muchos estudiantes panameños, pero no solo vamos a tener que competir entre nosotros por esos trabajos, ya están llegando profesionales de otros países, y es deber de toda la sociedad que el profesional local tenga todas las herramientas para ganarse esos trabajos y que esos ingresos permanezcan en la economía local, en vez de migrar a otros países.

Respecto al Ministerio de Educación, no solo es su obligación formar a los docentes para que sean los mejores, sino para que se sientan respetados y bien remunerados; también debe evitar que estos malos maestros lleguen a las aulas a disminuir la competitividad y productividad de los ciudadanos panameños.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

24 Sep 2017

Primer premio

1 0 7 1

ACDA

Serie: 23 Folio: 11

2o premio

8324

3er premio

5691

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código