RETOMAR LOS VALORES

¿Hacia dónde vamos?: Alfredo Motta

El crecimiento económico que vivimos hoy no se le puede atribuir a ningún gobierno ni mucho menos a una persona en específico, es resultado de dos décadas de democracia, respeto a las instituciones y libertad; de retomar nuestra identidad y elevar nuestra autoestima, virtudes que han sido bien aprovechadas por la pujanza y el optimismo de nuestra empresa privada con el apoyo de la alternabilidad de varios gobiernos.

Después de la dictadura, durante 20 años hemos ganado confianza y credibilidad, elementos que han atraído inversión redundando en beneficios que obviamente todavía no han permeado a todos los panameños por igual.

La riqueza económica es importante, pero sin educación, ética, moral, voluntad, participación, equidad y, sobre todo, sin el ejemplo de nuestros líderes como buenos padres de familia y buenos ciudadanos, no puede haber desarrollo social.

El año pasado Dios me dio la oportunidad de viajar a Grecia y a España. Pude observar que, en efecto, los panameños nos parecemos en especial a los españoles; la madre patria vivió una dictadura, un período de transición a la democracia, una etapa de crecimiento económico sostenible, luego vino una fuerte inversión pública en infraestructuras, se incrementaron los subsidios y la deuda pública creció astronómicamente.

Los españoles se olvidaron del desarrollo humano, como consecuencia, se debilitaron las instituciones y aumentó la corrupción. Para poder mantener los niveles de crecimiento, en este último espacio de la historia española se flexibilizaron los créditos. La población perdió la importancia de los valores éticos, perdió la credibilidad en sus líderes o gobernantes, se tornaron materialistas, las familias se desintegraron, se alejaron de la religión y perdieron la espiritualidad.

Los panameños venimos de 20 años de progreso y estabilidad, pero el crecimiento de nuestra economía se concentra de manera principal en determinados sectores y regiones del país, dejando atrás a varias otras áreas. El mayor crecimiento económico actual proviene de la inversión del Estado en infraestructuras, incluyendo la expansión del Canal; sin embargo, a pesar de que en Panamá tenemos uno de los gastos público-sociales más altos del hemisferio, todavía una gran parte de la población vive en condiciones de pobreza extrema y desigualdad.

Vivimos una marcada fragilidad en lo que respecta a la legitimidad de nuestras instituciones públicas. Existe entre la ciudadanía una alta percepción de corrupción gubernamental, por ende, nuestros ciudadanos han perdido la confianza en todos los políticos, especialmente, en nuestros gobernantes.

Nuestra deuda pública ha aumentado astronómicamente. En fin, estamos viviendo situaciones que para muchos fueron inesperadas y sorpresivas, cuando pensábamos haber conquistado la democracia y la libertad.

¿Cuánta infraestructura es realmente necesaria? ¿Hasta cuánto podemos endeudarnos? ¿Y si los ingresos futuros no llegan? ¿Cuál será el resultado a largo plazo del gasto en subsidios? Mi madre siempre me decía: “Lo que se regala no se quita”. ¿Por qué nos hemos hecho materialistas? ¿Por qué estamos perdiendo la espiritualidad? ¿Por qué hemos ido perdiendo los valores éticos? Si logramos responder a estas preguntas, veremos dónde está el fondo; aunque se pueda explicar con fórmulas económicas, estamos viviendo una crisis de valores.

Hoy estoy profundamente preocupado, porque pude ver en persona lo que podría ser nuestro futuro. Dicen nuestros gobernantes que vamos bien, pero no saben hacia dónde vamos; la realidad es que si no hacemos serios ajustes en nuestro rumbo, podríamos estar siguiendo la ruta de los países que hoy están en crisis. Por eso, todos debemos participar desde donde podamos. Sé que no queremos que nuestros hijos sean unos “indignados”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Rescatistas panameños se encuentran en México, con el objetivo de reforzar las labores de rescate y asistencia humanitaria.
Cortesía/Sinaproc

TRAS SISMO DE 7.1 GRADOS Panamá lidera uno de los equipos de rescate en México

Panamá lidera este jueves 21 de septiembre de 2017 uno de los grupos que –con el uso de equipo liviano– se encuentra apoyando las labores de búsqueda y rescate bajo los escombros de los edificios que colapsaron en la ciudad de México, tras el potente sismo de 7.1 grados ocurrido esta semana.

Así lo dio a conocer el director general del Sistema Nacional de Protección Civil (Sinaproc), José Donderis, quien detalló el apoyo que está brindando el grupo de socorristas panameños, conformado por 35 especialistas.

El equipo de rescatistas panameños participó este miércoles 20 de septiembre en tareas de rescate en estructura colapsadas en el área de Linda Vista, en la ciudad de México. Allí se localizaron tres cuerpos y este jueves acaban de ser reasignados a dos sectores más, contó Donderis.

 


"Esperamos localizar a personas con vida en las próximas 48 horas, ya las tareas de rescate en superficie terminaron", agregó el funcionario.

Donderis dijo también que se prepara a un segundo equipo USAR (Urban Search And Rescue) Panamá, que fue asignado al área entre las calles de Quéretaro y Medellín. Este equipo va a trabajar en conjunto con los bomberos del estado de Tijuana, detalló el jefe del Sinaproc.

Más de 50 sobrevivientes han sido rescatados de varios sitios de desastre en ciudad de México, desde que el sismo de magnitud 7.1 sacudió la tarde del martes el centro del país, dejando hasta ahora al menos 245 muertos y mil 900 heridos.



Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código