Café con La Prensa: Las oportunidades logísticas en torno al tercer juego de esclusas Leer más

JUSTICIA DESIGUAL

Los que van a la cárcel: Ricaurter Paz

Recuerdo la famosa cárcel Modelo, considerada como “la universidad del crimen” o “el cementerio de hombres vivos”. Este sitio de reclusión penitenciaria fue construido en 1925 y demolido el 10 de diciembre de 1996. Jamás escuché que un rico fuese llevado ahí a pagar condena alguna.

Los reclusos provenían de los barrios más humildes, del gueto. Término que tiene varios significados. El Diccionario Larousse lo define como: “Barrio aislado o cerrado de algunas ciudades de Alemania, Italia y otros países en que fueron obligados a vivir los judíos durante los gobiernos nazi o fascista”.

En Panamá, quienes son llevados a la cárcel son los delincuentes que se roban una gallina. En cambio, los que hurtan a manos llenas y abusan del erario de una nación (ministros, banqueros, directores, rectores, expresidentes entre otros) nunca van presos; se les deja libre para que gocen la riqueza que “hicieron”; para que paseen en su nuevo yate y se burlen de todos los panameños y extranjeros que pagamos impuestos.

Señores que dirigen el sistema de gobierno, hay que hacer justicia, para que estos grandes ladrones vayan presos. No se me olvida que una mandataria gastó miles de dólares para no andar andrajosa, y por ahí la veo reída y gozando de su fortuna, sin que nadie le diga nada. ¿La justicia se olvidó de ella?

Espero que no ocurra lo mismo, con los que administraron el delicioso y jugoso PAN, e hicieron un festín de él. Tanto estos señores como la doña deberían estar presos y que devuelvan el dinero.

Los parroquianos estamos cansados de ver a todos esos maleantes que se pasean por nuestras calles, sonreídos y burlándose de un pueblo que aguanta callado. Somos gente pacífica, alegre, trabajadora y no practicamos la violencia, como en otros países. Además, nos llevamos bien con gente de diversos orígenes: negro, blanco, chino, indígenas y campesinos. Sin embargo, como la gota que cae y cae hasta que revienta el cántaro, si nos siguen provocando, llegará el momento en que explotaremos.

El día en que uno de esos grandes ladrones vaya a la cárcel, entonces podremos decir: “Alcanzamos por fin la justicia que todos los panameños deseábamos y tenemos los mismos derechos y privilegios”.

No ha llegado aún el presidente que pare estos abusos. Pareciera que todos utilizan un dicho que dice: ¡Arriba el ciego y abajo el cuervo y aquello que no me acuerdo! Para no decir, borrón y cuenta nueva, ni tú me tocas ni yo te toco.

¿Hasta cuándo seguiremos soportando ese amiguismo entre ricos-ladrones?

Los panameños le imploramos al todopoderoso que nos envíe a un mandatario al que no le tiemble la mano para enviar a los corruptos-maleantes a La Joya y La Joyita. Hay que enseñarles a respetar el erario de las universidades, los institutos, ministerios, colegios y la Presidencia, entre otras instituciones del Estado, porque no son las fincas privadas de ningún ministro, director, rector o presidente. Abogo por la justicia social y porque se erradique la impunidad en este país.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

17 Sep 2017

Primer premio

7 8 4 2

ACBC

Serie: 13 Folio: 13

2o premio

1718

3er premio

2529

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código