CONTROL DE PRECIOS

Lo que se ve y lo que no se ve: Francisco Díaz Montilla

Hacia el año 301 d. C. el emperador Diocleciano implementó la misma medida que hoy aplica el Gobierno. Entonces, los resultados para el Imperio fueron devastadores. Es iluso pensar que ahora los efectos serán diferentes para la economía... Mil setecientos trece años de nefastas enseñanzas de control de precios no han bastado para hacer entender a los políticos que la economía no es asunto de decretos ni de buenas intenciones.

En 1850, Fréderic Bastiat publicó un opúsculo titulado Lo que se ve y lo que no se ve, en el que pone de manifiesto el hecho de que las decisiones económicas tienen una pluralidad de efectos no siempre considerados por los tomadores de decisiones del Gobierno o sus consejeros.

Se trata de un conjunto de reflexiones al que debiéramos prestar más atención para que las decisiones o cursos de acción a tomar sean mínimamente sensatos o razonables.

En el primer párrafo del texto, Bastiat expresa las claves de las ideas orientadoras del escrito: “En la esfera económica, un acto, una costumbre, una institución, una ley no engendran un solo efecto, sino una serie de ellos. De estos efectos, el primero es solo el más inmediato; se manifiesta simultáneamente con la causa, se ve. Los otros aparecen sucesivamente, no se ven; bastante es si los prevemos”. En líneas siguientes, agrega: “Toda la diferencia entre un mal y un buen economista es esta: uno se limita al efecto visible; el otro tiene en cuenta el efecto que se ve y los que hay que prever”.

Hay razones para pensar que tal distinción es no solo válida para el economista. También lo es para el político o gobernante. El bueno ha de considerar los efectos de sus actos en tanto que visibles, pero asimismo ha de tener en cuenta los que se han de prever. El malo, en cambio, considerará solo los que se ven.

Pero vista esta distinción en nuestro contexto, pareciera que o bien la capacidad de previsión de los gobernantes es mínima o bien prefieren, de forma deliberada, atenerse a los efectos visibles de sus actos o decisiones, que en términos de gestión suelen ser presentadas como evidencias de logros (inversión o gasto público en obras y proyectos, subsidios, etc.). No importa que los efectos no visibles terminen estallándonos en el rostro.

Esa ha sido la tónica en el pasado y no hay indicios de que vaya a cambiar en el presente ni en el futuro inmediato. De hecho, con la actual medida regulatoria de precios, pareciera que las autoridades han alcanzado niveles superlativos de insensatez y muestran una incomparable ausencia de sentido común.

Lo que se ve ahora son precios topes a productos alimenticios, y lo que no se ve, pero debió preverse, es escasez, alza de precios de los productos no regulados, especulación, acaparamiento y disminución de la capacidad de consumo, entre otros efectos. Los beneficios que obtendrían los consumidores con el control de precios resultaron ser una vana ilusión. Eso es también parte de lo que no se ve.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

KNOCKOUT Julio Escobar: 'A los alumnos con subsidios les va peor que a los que no reciben subsidios'

A los alumnos con subsidios les va peor que a los que no reciben subsidios
Roberto Cisneros

Esta semana se cerró la etapa de pruebas del Concurso por la Excelencia Educativa. Hoy Julio Escobar, su creador, que además preside la Fundación para la Promoción de la Excelencia Educativa –que ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código