COMPLICIDAD

La verdad sea dicha: Juan Ramón Sevillano Callejas

Si usted se cree decente, pero permite que se cometan abusos o irrespetos contra otros; se violen normas de tráfico; se digan groserías, atorrancias y vulgaridades en lugares públicos; se cometan faltas administrativas o delitos, etc., etc., está equivocado, usted no es decente ni un buen ejemplo para sus hijos.

Hijos cuando sus padres les comenten que observaron un hecho que ustedes consideren malo, pregúntele ¿y tú qué hiciste papá? ¿y tú qué hiciste mamá?

El que cobardemente calla es cómplice del delito o de la falta, léase el Código Penal y otras normas concordantes y verá que tengo razón. Ahí encontrará que el que observa que se comete un delito y no lo denuncia ante las autoridades es cómplice. Si su razón para callar y no actuar es que esa no es su función y que le compete a las autoridades, también está equivocado. Usted es parte de la sociedad panameña y, como tal, no solo tiene derechos, también tiene la obligación moral y legal de que se hagan cumplir las leyes.

Se ha visto buseros y “pavos” de diablos rojos insultar, empujar y golpear a las damas y los pasajeros se quedan callados. El maleante grita, vocifera, dice vulgaridades y así amedrenta al bueno cobarde y, por ello, ya ha ganado la batalla. Hace poco, mientras esperaba mi turno en una jornada de vacunación, vi a un señor que hacía fila con un perro. Informé esto a las funcionarias del Ministerio de Salud, pero no hicieron nada. El perro intentó morder a una niña que se le acercaba. El papá de la niña no dijo nada. Cuando me tocó mi turno, pregunté a la enfermera o auxiliar si era bioseguro tener un perro en medio de la vacunación, me contestó que no, entonces le pregunté por qué había permitido que el señor se vacunara en compañía del perro, me contestó: “y qué quería que hiciera, cuando me di cuenta ya lo tenía enfrente”.

Ese es el tipo de empleados públicos que predominan, que no hacen nada, que están solo para cobrar la quincena, para comprarse su tortilla, chorizo y chicha en horas de trabajo, bochinchear, intrigar y serrucharle el piso a los compañeros. Reconozco que hay excepciones.

Tiene usted razón cuando dice que las autoridades no hacen nada, pero debe pensar que usted cumplió con su obligación y así puede dormir tranquilo, allá ellos si no lo hacen. No espere que las autoridades cumplan, no lo van a hacer; por ahora vivimos en un sistema no democrático, en el que los que deben hacer cumplir las leyes solo piensan en la rebusca y en robarle al erario. Mientras estos políticos corruptos gobiernen estas cosas continuarán sucediendo.

He visto que en la Policía hay muchos agentes no decentes. Si fueran decentes no permitirían, por ejemplo, que un delincuente se les acerque y les diga: “¿Qué pasó varón, que pasó comando?”. Los delincuentes saben que los policías se creen militares o viven añorando esa época y desean que vuelva, por eso, inteligentemente, los cepillan diciéndoles comandos, porque así los tienen de su lado.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

25 Jun 2017

Primer premio

8 9 8 4

BBAD

Serie: 21 Folio: 4

2o premio

6710

3er premio

5570

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código