NIVELES RECOMENDADOS

La verdad sobre la atrazina: José Carlos Espino

Últimamente hemos visto mucha información en los medios sobre el compuesto llamado atrazina, que se presume contaminó las aguas del río La Villa, en Azuero, por lo que creo conveniente aclarar algunos malos entendidos en relación con este caso.

La atrazina es un herbicida artificial utilizado para controlar el crecimiento de malas hierbas en la agricultura, inhibe el proceso fotosintético de las plantas. El herbicida no ha sido prohibido en Estados Unidos por la Agencia de Protección Ambiental (Environmental Protection Agency, EPA) como se ha dicho, y es uno de los más utilizados en ese país (EPA, 2013). Por su amplio uso en Estados Unidos, la EPA ha hecho estudios detallados de los posibles efectos sobre la salud ambiental, que se pueden obtener en la base de datos del Sistema Integrado de Información sobre Riesgos (IRIS) publicado por la EPA (disponible en internet).

De acuerdo con dichos estudios, el nivel de preocupación establecido es de 37.5 partes por billón (ppb), como promedio, en 90 días de atrazina y sus derivados (consultado el 8 de julio de 2014 de la base de datos IRIS). Se cree que la exposición a niveles de atrazina más altos pueden afectar el equilibrio hormonal en el organismo. Los estudios ecotoxicológicos se basan en la protección de los efectos hormonales, ya que las otras posibles consecuencias ocurren a niveles muy superiores. Los estudios demuestran que la atrazina no produce cáncer.

La EPA recomienda que las concentraciones se mantengan por debajo de 37.5 ppb en aguas naturales no tratadas, medidas en un lapso de 90 días, para asegurar la protección de las embarazadas; y que las concentraciones máximas sean de 3 ppb en aguas tratadas potables para proteger a la población de los efectos crónicos a largo plazo. La EPA permite concentraciones pico ocasionales por encima de estos valores (IRED, 2003) para efectos agudos. En otras palabras, la principal preocupación de la exposición a la atrazina es a largo plazo en años de exposición. Lo importante es mantener los niveles del herbicida por debajo de 3 ppb en agua potable como promedio anual.

En cuanto a los efectos sobre el ecosistema acuático, el nivel de preocupación se ha establecido en 10 ppb sobre un período de 60 días de medición. Este valor se obtuvo utilizando el modelo PATI (Plant Assemblage Toxicity Index) en plantas acuáticas. La EPA establece que si los valores de atrazina se muestran por encima de 10 ppb en dos años, hay que tomar medidas de control en la cuenca del río.

Los estudios de la calidad ambiental no se deben hacer con datos tomados a corto plazo. Hay que entender los valores límite recomendados antes de saltar a conclusiones. Es incorrecto comparar valores puntuales tomados en pocos días y compararlos con límites promediados en 60, 90 días o en un año. Puede haber alta variabilidad, día a día, dependiendo de la actividad en el área. Lo importante es vigilar que no se excedan las concentraciones pico que puedan causar efectos agudos inmediatos.

En el caso del río La Villa, habría que analizar en detalle la información obtenida de los análisis de laboratorio para poder concluir con certeza. Es importante, también, seguir de forma estricta los protocolos de muestreo en campo para entonces comparar los resultados con los valores recomendados. Cualquier desviación del protocolo podría invalidarlos.

Lo más importante es aprender de nuestros errores y evitar que estos casos se repitan. La calidad del agua (sobre todo la que tomamos) debe ser un proceso continuo y permanente en las principales cuencas de país. Las autoridades deben darse cuenta, de forma inmediata, cuando algún valor sobrepase los límites, no después de que tenemos un problema de salud pública.

En 2008 funcionaba una red nacional de monitoreo, manejada por la Autoridad Nacional del Ambiente, e incluía 35 de las principales cuencas del país y 91 ríos. En esa época había planes de automatizar la red para obtener datos en tiempo real. ¿Qué pasó con este proyecto? ¿Cuándo aprenderemos que la protección del medio ambiente es necesaria y que descuidarla puede traer consecuencias graves? La clave de la salud pública es la prevención, no la construcción de más hospitales.

Apoyamos la iniciativa del nuevo gobierno de reforzar esta gestión, a través del nuevo Ministerio del Ambiente y Desarrollo Sostenible, pero también hay que mantener las unidades de salud ambiental de los ministerios de Salud, Desarrollo Agropecuario y de la Autoridad de los Recursos Acuáticos de Panamá, entre otros.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código