MIRADA CRÍTICA

Los candidatos a la vicepresidencia: Jorge Luis Macías Fonseca

El enturbiado panorama electoral panameño se profundiza, cada vez más, con las movidas que impulsan los actores políticos. Las elecciones primarias constituyeron todo un acontecimiento, porque en ellas se ensayaron discursos, descalificaciones y ataques, que diseñaron el camino que ha de caracterizar a las elecciones generales.

Los colectivos políticos tensaron sus estructuras para ofrecer sus ofertas. Del ejercicio partidario eleccionario interno surgieron “figuras”, principalmente los presidenciales, que dicho sea de paso no parecen ser las mejores cartas de presentación, lo que pone en evidencia la crisis por la que atraviesa la política nacional.

Hasta el momento no hemos podido advertir un discurso coherente ni una propuesta de país, verdaderamente, comprometida con los intereses nacionales.

Están ensayando de todo, sin penetrar aún en la consciencia del electorado. Y mientras los clichés propagandísticos ganan espacios, las propuestas serias, que deben ser debatidas con la población en las ágoras populares, están ausentes.

Apostando, tal vez, a lo mediático piensan que allí está lo fundamental. De manera que parecieran haber centrado sus empeños en esa dirección, sin tener la claridad de que en los foros populares está la verdadera esencia de la democracia.

Pero si bien la atención se centró en un momento en las candidaturas a la Presidencia de la República, ahora se sitúa en las figuras de los candidatos (as) a la vicepresidencia. Por supuesto que esto toma interés, sobre la base de las ganancias electorales que puedan aportar a sus respectivas fórmulas. No obstante, si la crisis de los candidatos presidenciales es manifiesta, no cabe duda también de que esta se extiende a las candidaturas vicepresidenciales. No aparece ninguna atractiva y, muy por el contrario, se ubican en el mismo nivel de las presidenciales, con lo grave de la responsabilidad que tienen de atraer votos, como se entiende es su propósito.

Estas candidaturas a la vicepresidencia, muy por el contrario, han generado toda una discusión que cae en el terreno de la ética política. Por un lado, vemos el asunto de los independientes, quienes se han hecho dependientes de los partidos políticos, al ser absorbidos por ellos; por otra parte, surge el tema de la familiaridad, como un elemento a considerar en la figura de la vicepresidencia.

El asunto de la ética y la moral en las candidaturas obliga a una serena reflexión, pues los intereses que las impulsan –más económicos que de cualquier otro tipo– demuestran que lo que está en juego es la supervivencia de un modelo económico-político sustentado por los sectores de poder. Con la excepción de un colectivo adscrito a la izquierda, las demás candidaturas a la Vicepresidencia de la República reproducen mucho más de lo mismo y nada novedoso para los sectores populares.

Así, con el entendimiento de que la fuerza radicaba en la figura presidencial, el péndulo se mueve hacia las candidaturas a la vicepresidencia en una clara manifestación del déficit que hay en los candidatos a la presidencia, pensando que la superación de la crisis está en sus compañeros de fórmula.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

INTERNET Y EL SER HUMANO El olvido y la memoria, frente a frente

Michel Gondry, el genial director de cine francés, expone en su película Eterno resplandor de una mente sin recuerdos (2004) la posibilidad de usar la ciencia para borrar la memoria. Para olvidar. ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código