CAMBIO PERSONAL

¿Hasta cuándo vivirás así?: Robin Rovira Cedeño

Leí en una prestigiosa revista sobre un famoso cantante de rock que despertó en la habitación de un hotel, después de una noche de consumo de drogas. Mirándose al espejo se dijo: “¿Hasta cuándo vivirás así?”. La revista mencionaba que este famoso cantante cambió totalmente su vida a partir de aquella pregunta.

Es mi opinión que en la vida de toda persona llega un momento en que se encuentra consigo misma. Y la pregunta surge, entonces, de manera inevitable: “¿Hasta cuándo vivirás así?”. Y surge de manera inevitable, porque la verdad es apodíctica. Es decir, la verdad es convincente; no admite contradicción. Con justa razón un pensador dijo: “No será a fuerza de espada o fusil que ha de progresar la verdad; es tan grande el poder de la verdad, que todas las naciones se verán obligadas a obedecer la verdad”.

Y es tan grande el poder de la verdad, porque la verdad es sencillamente “ciencia”. Y lo que muchas personas llaman “puritanismo” no es sino sencillamente “ciencia”. Es por esto que Albert Einstein decía: “El hombre descubre a Dios detrás de cada puerta que la ciencia logra abrir”. De hecho, la Biblia es un libro científico como escribiré en otra ocasión.

Muchos especialistas han recomendado la abstinencia y la fidelidad conyugal como medida de prevención contra el VIH; pero el ser humano insiste en desafiar a la ciencia, que es lo mismo que decir que el ser humano insiste en desafiar a la verdad.

Vivimos en un mundo que se jacta de “modernista” y que se burla de sociedades antiguas, que como los romanos les echaban la culpa de todo a los “dioses”. Si a alguien lo mató un rayo, por ejemplo, decían que el dios del rayo lo mató. Pero nadie mencionaba lo imprudente que fue esa persona por exponerse en claro desafío a la naturaleza o al destino.

Escuché a un astrólogo en un programa de televisión decir que los jóvenes no tienen la culpa por ser lo que son o no tienen la culpa de hacer lo que hacen, porque el cambio que están sufriendo los astros les afecta su conducta. Yo pregunto: ¿En qué nos diferenciamos, entonces, de los antiguos romanos si como sociedad o como padres de familia excusamos a nuestros jóvenes de su irresponsabilidad o malas decisiones bajo la premisa de que toda la culpa está en los astros? Podré parecer exagerado, pero ciertamente hay quienes sí creen que los astros tienen la culpa. Si no fuera así, ¿por qué como sociedad o como padres ya se tolera con una naturalidad espantosa que los jóvenes hagan esto o lo otro? ¿Dónde queda la responsabilidad del albedrío, herencia de Dios al hombre y la mujer en el jardín de Edén? Pero, claro, es más conveniente creer en los astrólogos.

¿Por qué hay personas que se hastían de hacer lo bueno, pero no se hastían de hacer malo? ¿Hasta cuándo vivirán así?

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código