Café con La Prensa: Las oportunidades logísticas en torno al tercer juego de esclusas Leer más

PLAN DE DESARROLLO URBANO

La vorágine del sitio de Ancón: Rimsky Sucre Benjamin

La vorágine del sitio de Ancón: Rimsky Sucre Benjamin La vorágine del sitio de Ancón: Rimsky Sucre Benjamin
La vorágine del sitio de Ancón: Rimsky Sucre Benjamin

La ciudad de Panamá estaba físicamente muy limitada debido a la existencia de la Zona del Canal. Los espejismos de progreso y modernismo metropolitano estimulaban la migración del campo hacia la tolerante ciudad capital, ávida de mano de obra básica, barata y no calificada. La situación se proyectaba asfixiante a corto plazo. Ya los caserones de madera de la construcción del Canal, se habían transformado en cuartos de inquilinato, mientras que las barriadas de emergencia y los lotes para la clase media y alta no resolverían una convivencia urbana saludable, en plazo de quinquenios.

El 9 de enero de 1964, con su baño de sangre, heroísmo, dignidad y unidad nacional, cambió totalmente el costoso y repudiado panorama nacional en los aspectos fundamentales y marcó la transición entre pedir limosnas e imprecar migajas de justicia al socio del norte, para exigir y ofrecer la abolición del tratado Hay-Bunau Varilla y su desbalanceada interpretación y aplicación, causa de conflictos entre Estados Unidos (EU) y Panamá.

Tras la firma del acuerdo Moreno-Bunker, de entendimiento entre ambos países, el 21 de marzo de ese mismo año, sobre todo, luego de que EU dio muestras de que cumpliría dicho compromiso por medio de negociaciones y un tratado con el presidente Marco A. Robles, se inició la elaboración de los planes de desarrollo por parte de los entes que han dominado el quehacer nacional.

Con información privilegiada de la futura reversión y una visión instruida, se maximizan los cálculos de futuros polos de desarrollo, inmobiliario, portuario y comercial, germen de la debacle ecológica, ambiental y urbanística que hoy vivimos. Sobre todo, en los sectores populares y en la clase media. Veo ahora que es ahí donde se engendra, progresa y agrava, esta vorágine y, si no reaccionamos, será insostenible, como sepsis mortal para nuestra sociedad.

Los errores de cálculo de sus creadores los llevaron a preservar áreas preciosas y necesarias para una vida digna y sana de la población colonial estadounidense y para garantizar el recurso hídrico del Canal, solo con intención temporal. Herencia magnífica, como muchas otras de nuestra relación con el norte. No todo fue malo ni ignominioso, ahí estuvo el saneamiento, el sistema de alcantarillado, de tratamiento de aguas negras, los acueductos y la elevada calidad de vida en las áreas privilegiadas, que nos mantuvo en ventaja relativa con muchos vecinos regionales.

Como espejismos de modernidad, progreso y alegría, esos planes con frecuencia avanzaban en forma desmedida, ilegal, permisiva y peligrosa. Ante la proximidad de la prevista e inevitable ampliación de la vía acuática, se dieron las condiciones para caerle a la Ley 21, del 2 de julio de 1997, de forma que se legitimasen ansiadas adquisiciones y negocios. No hay más que ver los planes y planos ambiciosos, bajo la orientación e intelecto del Ministerio de Planificación y Política Económica y de la antigua administración de las áreas revertidas, por ejemplo, para explotación, aprovechamiento y “desarrollo” del cerro Ancón, que incluía –con años de antelación– la construcción de edificios residenciales de hasta 14 pisos, además de bancos, hoteles, comercios, dúplex, áreas para iglesias, oficinas públicas y otras amenidades en las faldas y en la cima y del cerro Ancón... ¡ah!, claro, también la estación de transporte de Albrook y el teleférico, con dos ramales, uno desde Amador y otro desde la terminal de buses. El teleférico dio la alarma del crimen de lesa patria y negociado de bienes inmuebles que vendría con dichos cantos de sirena de las “gondolitas”, sus servicios y amenidades complementarias, pie de avanzada de semejante insulto a la inteligencia de la comunidad, hasta entonces adormecida por una estratégica desinformación.

Ahora los intereses insaciables, esos que no dependen, pero que navegan en todas las administraciones y partidos; esos vacunados y que refuerzan sus vacunas contra la pobreza, que irrespetan las luchas históricas, la sostenibilidad generacional y ambiental, las guerras internas y externas, ahora pretenden mutilar las áreas verdes urbanas no desarrollables y hasta el propio cerro Ancón, cercenando la Ley 21. Ahora la Unidad Administrativa de Bienes Revertidos recibe a los visitantes en la cima, con letreros de “Bienvenidos al cerro Ancón”, mientras planifican nuevas delimitaciones, reduciéndolo a su cima, como si la nueva ciudad de Panamá no hubiese sido trasladada por decreto real, del 31 de octubre de 1672, desde Panamá la Vieja “al sitio de Ancón”, donde se encuentra el Casco Antiguo. El Instituto Nacional de Panamá ya no está, altivo, a sus faldas y los santaneros, chorrilleros y sanfelipeños tampoco son del Ancón. Se pretende eliminar el 60% o más de los parques verdes urbanos no desarrollables de las áreas revertidas, con el pretexto de promoción económica y desarrollo, contraviniendo la ley de ciudad jardín y los decretos municipales. Para la cima misma del “amado cerro Ancón” (el de Amelia, Miró, Korsi, Agustín Rodríguez, el suyo y mío) ya suenan las confesiones de parte, sobre el deterioro y paupérrimo estado de conservación y mal manejo en que lo tienen los entes que insisten en custodiarlo y administrarlo, para la promoción de su venta o concesión. Al paso anuncian mejoras “paisajísticas” y “desarrollos”. Para ello necesitarán muchos contubernios, de la mansedumbre edilicia, legislativa y de la población, en cuyo caso, ya no seremos una “patria digna”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

17 Sep 2017

Primer premio

7 8 4 2

ACBC

Serie: 13 Folio: 13

2o premio

1718

3er premio

2529

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código