REFLEXIÓN

Mi voto: Marta Cecilia Pérez C.

He tenido la oportunidad de participar en varias elecciones en Panamá. Cada una distinta, dependiendo de las circunstancias que nos tocó vivir, sin embargo, confieso que nunca había visto una tan intensa como esta. Vemos casi un empate entre los tres candidatos principales, al punto de que nadie puede asegurar quién ganará, ni siquiera las encuestas. Tampoco había observado a un gobierno con tantas ganas de reelegirse ni a una oposición tan dividida a lo interno. Esta, aunque se vio en la necesidad de unirse, aún conserva cierta distancia entre algunos de sus fundadores y copartidarios.

Otros puntos que, por supuesto, llaman la atención son la campaña continua en los medios y las redes, la propaganda sucia por doquier, las respuestas en cuestión de horas y, últimamente, el robo de ideas, porque ya no saben qué más ofrecer. Lo bueno y rescatable es que, al final, la decisión es de los panameños. No importa cuántas veces pauten, cuántos jamones regalen, cuántas promesas hagan, qué voto nos pidan, la decisión es nuestra. Por eso, es imprescindible que votemos a conciencia. No importa si el candidato va de primero, segundo, tercero o de último, si pensamos que es la mejor opción, votemos por él.

Siempre he creído que la elección no se trata de votar solo por la figura del presidente, hay mucho más: el equipo que lo acompaña, la estructura y el plan de trabajo. ¿Qué necesita Panamá hoy? ¿Cuáles son nuestros más graves problemas?

A veces elegimos a ciertos candidatos por simpatía, porque nos gusta tal o cual cosa, pero muy pocos ciudadanos se ponen en la labor de leer los planes de gobierno para votar, realmente, por el mejor. Por supuesto, sabemos que no cumplirán con todo lo que nos presentan, que habrá cambios, sorpresas, promesas incumplidas, sin embargo, tratemos de hacer lo mejor con la información que tenemos hasta el momento.

Nunca he pertenecido a ningún partido político, en algunas elecciones he simpatizado con unos más que con otros y me gusta, porque así puedo ser más objetiva y ver mejor las alternativas. En el pasado he votado por partidos que estuvieron en el gobierno, por partidos de oposición, por nuevos partidos, por algunos que nadie le daba oportunidad alguna y hasta he votado en blanco, cuando consideré que ningún candidato era lo suficientemente apto para el cargo.

No creo en votar por el menos malo, sino por el mejor, dentro de los postulados. Celebro que haya más candidatos independientes, eso es muy bueno para el país, pero ojalá y sean verdaderos independientes, sin pinceladas partidistas.

Hay dos puntos con los que no comulgo: los tránsfugas y votar en las cuatro opciones (presidente, alcalde, diputado y representante) por un solo partido (aunque admito pueden haber excepciones sí realmente consideramos son los mejores). Creo en la diversidad de ideas, dentro del respeto y la confrontación. Si todos votamos a conciencia, ganará el que la mayoría de los panameños considera el mejor. Quizás no sea el candidato por el que yo voté, pero sí el que la mayoría de mis conciudadanos prefiere. Cuidemos la democracia, creo en el Tribunal Electoral, pero todos, como panameños, debemos estar vigilantes que nada ocurra el 4 de mayo.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

23 Ago 2017

Primer premio

8 3 0 1

ACCD

Serie: 19 Folio: 11

2o premio

3552

3er premio

1426

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código