ROL INTERNACIONAL

Un voto inexplicable: Julio E. Linares Franco

La República de Panamá no es un país neutral. Pero sí lo es el Canal que ocupa parte de su territorio. Y es que la neutralidad permanente o neutralización puede limitarse a una zona de tierra específica o vía de agua navegable de un Estado. Sin embargo, dada la importancia mundial del Canal, y para efectos internos su cercanía a las ciudades de Panamá y Colón (las dos más grandes del país), si bien es cierto que todavía no hemos decidido convertirnos en un país neutral, deberíamos actuar como tal por condiciones reales.

Con el voto positivo de 138 países, Palestina se convierte en un Estado no miembro de las Naciones Unidas (ONU) con estatus de observador. Hubo 41 abstenciones y 9 votos en contra, incluyendo entre los últimos el de Panamá. Este voto contradice las declaraciones posteriores del canciller panameño, cuando señaló que Panamá ha apoyado la creación de un Estado palestino, porque tiene derecho a ser independiente. Luego destacó el canciller que el reciente voto panameño en la ONU está ligado a una aspiración de que haya paz en la región, y de que Palestina pueda ser reconocida como Estado, pero que antes de eso, deben cumplirse “condiciones previas” como por ejemplo, que Palestina resuelva primero sus diferencias con su vecino, el Estado de Israel. Y afirmó la Cancillería panameña en un comunicado que Palestina tiene derecho a una existencia en paz y armónica convivencia con Israel y demás Estados de la región.

La consecución de la paz es de dos vías, porque involucra dos naciones, a saber, el Estado de Israel y la Autoridad Palestina. Prueba de ello es que el propio vicecanciller panameño citó recientemente al embajador israelí en Panamá, para expresarle la “inquietud” de nuestro país por el anuncio de la creación de nuevos asentamientos y por el bloqueo de dineros a la Autoridad Palestina. Precisamente, estos actos del Estado judío que, según el vicecanciller, espera que no se conviertan en un obstáculo para avanzar en la búsqueda de una solución pacífica al diferendo político y territorial entre ellos, forman parte de las causas de conflicto para encontrar la paz en la región.

Entonces, si reconocemos que hay actuaciones de Israel que, al igual que de Palestina, son obstáculos para el proceso de paz, ¿por qué votamos a favor de uno en detrimento del otro, tomando partido directo en beneficio de una de las partes?

Esta pregunta jamás tendrá una respuesta ni lógica ni inteligente de parte del Gobierno nacional. Y que no se interprete tampoco que debemos apoyar a Palestina en detrimento de Israel. La aceptación de Palestina en la ONU como observador, es el aporte de la comunidad internacional para consolidar o por lo menos participar en el proceso de paz, independientemente de las diferencias políticas, la confrontación militar e incluso, el terrorismo rampante. No en balde la gran mayoría de países, incluyendo cercanos aliados de Estados Unidos, votaron a favor. Pero si aun así el voto afirmativo incomodaba al gobierno panameño, por razones o intereses que desconocemos, la abstención hubiese sido digna y entendible, dada la característica de contar con una vía de agua neutral que beneficia al mundo. Además, se hubiesen ahorrado excusas que dejan mucho que desear de nuestra élite diplomática.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código