TRANSPORTE

´No voy...´: Francisco Bustamante

El eterno, bendito y misericordioso ha sido generoso conmigo, en todos los sentidos. Desde asuntos muy importantes hasta los más baladíes; entre estos últimos, el poder transportarme en la ciudad de Panamá. Gracias al eterno no necesito usar el servicio público de transporte. Me refiero en esta ocasión a los taxis.

Cuando los pintaron de amarillo, lo que fue un gran anuncio en la urbe, hecho por el mismísimo Presidente como un logro de su administración, pensé que eso implicaba un cambio de comportamiento de los conductores. Craso error. Los pintaron por fuera, me refiero a los taxis, pero por dentro, los taxistas siguen siendo iguales.

Veamos. En días pasados tuve que ir al Casco Antiguo. Mi auto estaba en el taller, por lo que un familiar me dejó allá. Al retornar quise alquilar un taxi. A mi señal se detenían, me miraban, les decía hacia donde me dirigía y volteando hacia el frente, el taxista respondía: “No voy”.

A veces la profesión deforma los procesos mentales. Y pensé que, tal vez, por los congestionamientos viales que ocurren en la ciudad los taxistas han racionalizado el problema y han reducido el servicio a circuitos, a efecto de no trasladarse a zonas lejanas y a entrar en las desbordadas avenidas que conectan el centro con el resto de la ciudad. Para probar mi teoría, después de esperar una hora, y no menos de 10 veces que me respondían lo mismo, al próximo taxi que se detuvo a mi señal, le dije, antes de que me preguntara: Yo voy donde usted vaya. Para mi sorpresa, el taxista respondió: “No voy”. Una teoría de racionalidad económica que no resistió la primera prueba.

Seguí observando, y el mismo taxista metros adelante aceptó como pasajeros a una pareja que parecía ser de turistas, blancos y zarrapastrosos. Y nuevamente me pregunté: será racista el taxista y mi criolla y mezclada sangre no le gustó? No lo creo. Él era más prieto que yo. Descarto la presentación, porque desde niño aprendí a andar limpio, gracias a mi madre.

Algunas posibles explicaciones: 1. Ellos prefieren a los turistas, porque les cargan la mano. 2. Percibieron que no aceptaría que me montaran pasajeros adicionales, lo que me parece una violación del derecho del usuario, sobre todo dada la excesiva cantidad de taxis circulando. 3. Muchos taxistas no son profesionales. Y recordé que haciendo trámites en la Policía de Tránsito, vi muchos policías manejando taxis cuando llegaban al trabajo. 4. Mientras el servicio colectivo no funcione, los taxistas harán de las suyas, y a las autoridades no les interesa resolver el problema. 5. Creo haber encontrado la respuesta. El servicio selectivo no significa transporte privado en un auto público. Significa que el taxista es selectivo con quien desea transportar, por las razones que sea.

Al final, llamé a mi casa para que me fueran a buscar. Y le ruego frecuentemente al eterno me evite tener que usar el transporte público.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

INTERNET Y EL SER HUMANO El olvido y la memoria, frente a frente

Michel Gondry, el genial director de cine francés, expone en su película Eterno resplandor de una mente sin recuerdos (2004) la posibilidad de usar la ciencia para borrar la memoria. Para olvidar. ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código