SOCIEDAD

La voz de los animales: Domingo Espinosa G.

Los humanos vivimos en este planeta desde hace miles de años, y prácticamente fuimos los últimos en aparecer en el escenario natural. Eso quiere decir que las plantas y los animales estaban antes que nosotros. Cuando el hombre pasó de ser nómada a sedentario, se dedicó a cultivar las plantas y a domesticar los animales que usaría con diferentes fines, desde trabajo, alimentación y compañía. Eso contribuyó a que se sintiera protegido y llevara una vida más tranquila y segura.

Hay individuos a los que no les gustan los animales y por su actitud fóbica maltratan a esas indefensas criaturas. Por eso, sugiero que quien no pueda cuidar a su mascota, la entregue a una persona dispuesta a protegerla o la lleve a un albergue, donde podría encontrar un nuevo dueño que la valore y cuide.

Ante las múltiples quejas de ciudadanos y filántropos de los animales, el Gobierno aprobó la Ley 70 de 2012, que le da protección a los animales domésticos. Es decir, existe un instrumento legal para defenderlos de los abusos de las personas que dicen ser sus dueñas, y que deberían protegerlos porque son seres vulnerables que dependen de nosotros.

Cabe señalar que en este país se introdujeron prácticas que muchos llaman tradicionales, heredadas de los españoles, como las peleas de gallos y de perros y el conocido pato guindado. Solo con un poco de conciencia usted puede ver cómo sufren esos animales ante la alegría desbordada de quienes no solo se divierten, sino que han hecho de esa mala práctica un negocio lucrativo. Pero, qué se puede esperar, si el rey de España y otros dignatarios salen de cacería y matan elefantes y especies silvestres, en flagrante violación de tratados como la Convención Internacional sobre el Comercio de Especies Amenazadas de Flora y Fauna, y el Convenio de la Diversidad Biológica.

Aunque la fauna silvestre está protegida por leyes nacionales e internacionales, en Panamá actualmente hay más de 82 especies en peligro de extinción, muchas de estas endémicas. El Gobierno, a través de sus distintas instituciones, debe cumplir y hacer cumplir la ley, porque buena parte de los ingresos que entran al erario provienen del turismo ecológico.

Hay un grupo que impulsa un club de caza deportiva, pero muchos de los animales que atrapa están protegidos por la ley. La Anam debe supervisarlo y aplicarle las sanciones que le confieren las normas vigentes. Otra actividad que debe prohibirse por ley es el bochornoso espectáculo de los circos que utilizan especies salvajes dizque para divertir a los asistentes. Estos animales reciben maltratos y son un peligro para la población. Me ha tocado ver el sufrimiento de osos polares en este clima tropical, sometidos al estrés que lleva a muchos a la muerte.

Ya es tiempo de que las autoridades frenen estos desmanes y protejan tanto a la fauna doméstica como la salvaje. Además, los ciudadanos responsables debemos ser vigilantes y denunciar esos abusos para que se hagan los correctivos del caso.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

24 Sep 2017

Primer premio

1 0 7 1

ACDA

Serie: 23 Folio: 11

2o premio

8324

3er premio

5691

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código