INSISTENCIA

Tantas vueltas ya me tienen mareado: Sebastián Vásquez Bonilla

Desde hace muchos años pensaba tener una explicación razonable a todos los acontecimientos políticos del país, sin que ello significara tener la razón. Admito que nunca me había sentido tan confundido como ahora en torno a la propuesta de la segunda vuelta electoral, particularmente por la insistencia tanto de quienes la apoyan como de los que se oponen.

Entiendo el gasto adicional que esta iniciativa representaría para el Estado o que algunos piensen que el sistema actual de elección presidencial no es malo, pero ¿por qué el Gobierno ha sacrificado tanto en su empeño por esa segunda vuelta?

Nuestra Constitución establece, en el artículo 177, que el presidente de la República es elegido “por la mayoría de votos”. No dice que el presidente electo será el que tenga “la mayoría absoluta de los votos emitidos”, ni “la mayor cantidad de votos”. Pese a que la Constitución no define lo que es “mayoría de votos”, la Corte Suprema de Justicia, el 18 de abril de 1994, se pronunció al respecto, ratificando que el presidente electo será el candidato que tenga la mayor cantidad de votos. Recordamos que la CSJ es la máxima autoridad para interpretar la Constitución y que sus fallos son definitivos. Por otro lado, la interpretación que durante toda nuestra vida republicana se le ha dado al artículo 177 debe prevalecer sobre cualquier capricho reciente.

Aunque no esté de acuerdo con el fallo de la Corte de 1994, eso es lo que en estos momentos está vigente, por lo que solo la CSJ o una reforma constitucional pueden cambiarlo, y espero que la actual Corte no emita un pronunciamiento contrario; porque estamos cansados de tantos irrespetos a la jurisprudencia. Todo ello lo digo a pesar de compartir la posición de que la segunda vuelta refuerza la democracia.

Regresemos a lo que me tiene confundido sobre este tema. Tradicionalmente, la segunda vuelta favorece a los partidos pequeños, que luego de la primera vuelta inician la negociación de sus votos; actitud que en países donde se practica es tildada como una “prostitución política”. Según dicho precedente, pareciera que el PRD y el Panameñismo son los únicos partidos que se sienten seguros de ganar las próximas elecciones y que CD piensa que no llegará ni de segundo lugar y espera, con la segunda vuelta, garantizar un espacio en el próximo gobierno. Eso no lo puedo entender de un partido tan grande como el CD, que estaba muy arriba en las encuestas, y que fue, precisamente, por ese empeño de la segunda vuelta que no solo ha perdido a su mejor aliado, sino que ha bajado en las encuestas.

Estoy seguro de que CD desea la segunda vuelta porque le conviene, aunque desconozca qué es. Lo que más me preocupa no es mi incapacidad para entender ese debate sobre la segunda vuelta, sino el observar que dicha incapacidad es similar a la que siento cuando quiero entender a genocidas, asesinos en serie o a pedófilos.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

INTERNET Y EL SER HUMANO El olvido y la memoria, frente a frente

Michel Gondry, el genial director de cine francés, expone en su película Eterno resplandor de una mente sin recuerdos (2004) la posibilidad de usar la ciencia para borrar la memoria. Para olvidar. ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código