Investigan a Lula por uso de influencias

Fiscales brasileños están investigando acusaciones de que el expresidente Luiz Inácio ‘Lula’ da Silva usó su influencia a favor de la constructora Odebrecht, la cual se ha visto plagada de escándalos. Se investiga si la intercesión de Lula ayudó a Odebrecht a obtener contratos de proyectos multimillonarios de infraestructura en Panamá y Venezuela. VEA 13A

Temas:

El expresidente brasileño podría ir a juicio, pero la Fiscalía podría archivar la causa si considera que no tiene suficientes indicios para elevarla a un tribunal. El expresidente brasileño podría ir a juicio, pero la Fiscalía podría archivar la causa si considera que no tiene suficientes indicios para elevarla a un tribunal.
El expresidente brasileño podría ir a juicio, pero la Fiscalía podría archivar la causa si considera que no tiene suficientes indicios para elevarla a un tribunal.

Fiscales brasileños están investigando acusaciones de que el expresidente Luiz Inácio ‘Lula’ da Silva usó su influencia a favor de la constructora Odebrecht, la cual se ha visto plagada de escándalos. Se investiga si la intercesión de Lula ayudó a Odebrecht a obtener contratos de proyectos multimillonarios de infraestructura en Panamá y Venezuela.

Abren investigación a Lula por nexos con Odebrecht

El Ministerio Público Federal de Brasil abrió una investigación penal formal contra el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva por el supuesto delito de tráfico de influencias a favor de la constructora Odebrecht, informaron ayer fuentes oficiales.

Lula es investigado por supuestamente haber influido en el estatal Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES), después de haber concluido su mandato, para que le concediera créditos a la firma brasileña destinados a la financiación de obras en otros países latinoamericanos y africanos en los que opera, reseña EFE.

Según la Fiscalía, tras dejar la Presidencia en enero de 2011, Lula realizó viajes a Panamá, Venezuela, República Dominicana y Ghana costeados por Odebrecht.

Las indagaciones preliminares de la Fiscalía comenzaron el pasado abril y se concretaron la semana pasada con la apertura de un llamado “proceso de investigación penal”.

El caso fue destapado el pasado mayo por la revista Época, según la cual Odebrecht recibió del BNDES créditos por cerca de 4.1 millones de dólares para obras en República Dominicana, Venezuela, Cuba y Ghana.

El Instituto Lula, que representa al exgobernante, afirmó ayer haber recibido “con sorpresa” la noticia de la apertura de la investigación.

El organismo aseguró que entregó todas las informaciones solicitadas por la fiscal Mirella de Carvalho Aguiar, responsable del caso, y valoró que la funcionaria tuvo “poco tiempo” para analizar el material.

En un comunicado dirigido a medios locales, el Instituto Lula manifestó que “tendrá oportunidad de comprobar la legalidad y la decencia” de todas sus actividades.

En un comunicado, el BNDES también negó la interferencia de Lula en los procesos del banco de fomento, que “siguen todos los criterios impersonales de análisis comunes al banco”.

La investigación podría desembocar en un juicio a Lula, que se celebraría en el ámbito de la justicia federal ordinaria, puesto que el expresidente, al no ocupar ningún cargo político, no está aforado.

No obstante, la Fiscalía podría archivar la causa en cualquier momento si considera que no tiene suficientes indicios para elevarla a un tribunal.

Cuando se aireó el caso en mayo, Odebrecht negó que Lula haya trabajado como consultor para ellos, aunque admitió que le pagó viajes a la República Dominicana y Ghana en 2013 para dar conferencias sobre “las potencialidades de Brasil y de sus empresas”.

Ese mismo año, el diario Folha de Sao Paulo reveló que el exmandatario brasileño visitó Panamá en mayo de 2011 invitado por Odebrecht.

En esa visita, Lula recorrió las obras de la constructora acompañado por el entonces presidente Ricardo Martinelli y la mitad de su Gabinete.

De acuerdo con la publicación, el director de Odebrecht en Panamá, André Rabello, le ofreció una cena en su casa a Lula, Martinelli y a varios de sus ministros.

Durante la reunión, Lula Da Silva se comprometió a llevar tres pedidos a Dilma Rousseff, actual presidenta de Brasil: mayor presencia de Petrobras en Panamá, un encuentro entre ministros de los dos países y el establecimiento de un centro de mantenimiento de Embraer, fabricante de aviones.

Odebrecht empezó a negociar con Panamá en 2006. Desde entonces, se ha adjudicado contratos que suman 8 mil 500 millones de dólares, incluyendo la licitación de la línea 2 del Metro de Panamá, un tercio por encima de las inversiones que realiza el país en la ampliación del Canal.

Más noticias de Panorama

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código