JUSTICIA, PODER Y NEGOCIOS

Alejandro Moncada Luna, enredado en sus propias palabras

El magistrado de la Corte Suprema de Justicia Alejandro Moncada Luna dice haberle pedido tres cuartos de millón de dólares, sin intereses, a un polémico empresario -Felipe Pipo Virzi- para comprar un lujoso apartamento de más de un millón de dólares en Coco del Mar. La Corte, en un comunicado divulgado, afirma que, en aras de la transparencia, se deben dar las explicaciones a la sociedad.

Temas:

/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/05/0_201412058bYjhp.jpg /deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/05/0_201412058bYjhp.jpg
/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/05/0_201412058bYjhp.jpg

Tal como lo prometió anteayer, el magistrado Alejandro Moncada Luna se fue a un medio amigo a dar sus explicaciones para evitar responder a un largo cuestionario que tiene este diario sobre la compra de dos apartamentos, al menos uno de ellos –valorado en más de un millón de dólares– pagado al contado, según documentos que reposan en el Registro Público.

Moncada Luna acudió al diario Panamá América, a cuyo reportero le respondió media docena de preguntas. Es curioso que haya ido a este periódico, porque su presidente, Ricardo Chanis –un socio del expresidente Ricardo Martinelli, quien es el principal accionista de Panamá América– ha sido beneficiado con fallos judiciales cuyo ponente es, precisamente, Moncada Luna.

Específicamente, a favor de Traffic Safety Panamá, S.A., la empresa de las cámaras que pretendía cobrar multas por violaciones al reglamento de Tránsito, en la que Chanis era representante legal.

Inconsistencias

Para empezar, Moncada Luna explica a Panamá América la compra del apartamento en el que actualmente vive, en el edificio Ocean Sky, en Coco del Mar.

Asegura que reside allí desde 2011, cuando el edificio se terminó de construir. Antes vivía en un apartamento alquilado en Obarrio.

El magistrado desmiente a La Prensa, pues sostiene que no es cierto que adquirió este apartamento cuando era magistrado. Para probarlo, aporta un documento fechado el 30 de septiembre de 2009, “mucho antes de que siquiera fuera magistrado de la Corte”, aseguró.

Pero esta afirmación no es cierta. La prueba que entregó para sustentar que compró el apartamento antes de ser magistrado es una carta dirigida a Nicolás Corcione –otro socio de Martinelli y cuya empresa luego contrató Moncada Luna para hacer los estacionamientos de la Corte Suprema de Justicia– es en realidad una carta en la que pregunta el monto que necesita aportar para comprarlo y las condiciones de pago. No es, ni de lejos, un contrato de compraventa.

Y no es todo. Este apartamento donde vive Moncada Luna fue comprado por Corporación Celestial, S.A. Esta sociedad fue creada el 2 de septiembre de 2010 e inscrita en el Registro Público el día siguiente. Para entonces, Moncada Luna ya contaba con nueve meses como magistrado de la Corte Suprema de Justicia ( ver facsímil 1).

La escritura de la compraventa de este apartamento tiene fecha del 3 de marzo de 2011. Es decir, Moncada Luna ya tenía para entonces más de un año de ser magistrado de la Corte.

El apartamento fue adquirido por la suma de 545 mil dólares, de los cuales, 395 mil dólares aportó la sociedad, y el resto (150 mil dólares) se financiaría a través de un préstamo del Banco Nacional de Panamá, y cuya garantía era el propio apartamento.

Este préstamo debía ser cancelado en 23 años, pero, ¡sorpresa! Moncada Luna logró pagarlo en menos de tres años, en agosto de 2013.

¿Cómo sustentó esta compra? Moncada Luna explicó que vendió una casa de tres pisos con piscina, en la que había vivido 14 años, así como un terreno que compró al lado de su casa, y sugiere haber aportado honorarios ganados en un pleito millonario en el que intervino como abogado litigante.

En ningún caso, Moncada Luna aportó cifras de venta o de honorarios al diario amigo. La venta de estos bienes –dijo– era porque él y su esposa buscaban residir en Coco del Mar. Así que, mientras construían el apartamento que habían comprado en Ocean Sky, se fueron a vivir a uno rentado en Obarrio.

Y, efectivamente, de acuerdo con documentos que reposan en el Registro Público, Moncada Luna vendió su residencia en 220 mil dólares, y la finca de al lado en 65 mil dólares, para un total de 285 mil dólares.

Ninguna de estas cifras las reveló Moncada Luna, así como tampoco que su casa tenía una marginal en el Registro Público, debido a que el juzgado ejecutor de la Caja de Ahorros había decretado un secuestro sobre la cuota parte de la finca que le correspondía a Moncada Luna.

Así es que, de la venta de su casa y del terreno adyacente, Moncada Luna tuvo que saldar una cuenta –a la que este medio no tuvo acceso, pero que Moncada Luna podría explicar– con la Caja de Ahorros ( ver facsímil 2).

En cuanto a sus honorarios en el pleito millonario en el que intervino, evitó mencionar a cuánto ascendía, aunque fuentes consultadas ayer aseguraron que tales honorarios no eran tan cuantiosos como Moncada Luna ha querido hacer ver.

'Mi tío Pipo Virzi'

El otro apartamento que compró al contado Moncada Luna y su esposa a Desarrollo Coco del Mar, S.A., sociedad vinculada a Francisco Frankie Martinelli –primo del expresidente Ricardo Martinelli– está ubicado en el edificio Santorini. Moncada Luna lo adquirió a un costo de 1 millón 179 mil 200 dólares.

Desarrollo Coco del Mar, S.A., en la escritura de compraventa, fechada el 5 de mayo de 2014 –un día después de las pasadas elecciones– declara “haber recibido a su entera satisfacción en efectivo en concepto de abono la suma de un millón diez mil dólares”. Y el saldo –169 mil 200 dólares– lo recibiría a través de un cheque de gerencia y/o certificado o transferencia bancaria.

En su explicación al Panamá América, Moncada Luna asegura que durante casi dos años “fuimos abonando dicha compra”, por lo que resultaba injurioso decir que realizó un pago en efectivo a la sociedad Desarrollo Coco del Mar.

Si es una injuria, el magistrado debe apuntar su dedo acusador a su esposa, María del Pilar Fernández , y a la inmobiliaria Desarrollo Coco del Mar, S.A., que firmaron la escritura en la que esta última declara textualmente haber recibido a satisfacción y “en efectivo” un millón de dólares ( ver facsímil 3).

Para probar su punto, Moncada Luna aportó a Panamá América un contrato celebrado entre él y el empresario Felipe Pipo Virzi –fechado el 8 de enero de 2013– en el que Moncada Luna declara que le adeuda a Virzi la suma de 700 mil dólares, y cuya garantía es el apartamento del magistrado en el edificio Ocean Sky, cuyo valor es de unos 750 mil dólares, según el contrato celebrado entre ambos.

Se supone que con el producto de la venta de este inmueble, en un plazo no mayor de dos años, se cancelaría la deuda con Virzi.

Ello supondría que Moncada Luna entregó 750 mil dólares del préstamo sin intereses que le prestó “mi tío Pipo Virzi, con quien tengo una relación más que familiar [... ] y a quien he querido mucho por su don de gente”. El resto –unos 430 mil dólares– lo aportaría Moncada Luna.

Además, el magistrado entregó un documento en el que hay una relación de pagos y abonos del departamento, así como seis cheques, cinco de ellos, de gerencia, emitidos por el Banco Universal, en el que Virzi es uno de sus principales accionistas.

A pesar de que el dinero lo pidió prestado Moncada Luna, quien compra el apartamento es su esposa María del Pilar, a través de una sociedad –Corporación Apil, S.A.–, tal como también ocurrió en la compraventa del apartamento en el que actualmente reside la pareja, en el edificio Ocean Sky.

Los cheques publicados por Panamá América corresponden a uno de gerencia del Banco General, por 10 mil dólares, con el que se separó el apartamento en el Santorini.

Los otros cinco son los siguientes, todos del Banco Universal: del 6 de mayo de 2013, por 250 mil dólares; dos más que suman 250 mil dólares, del 10 de julio de 2013, y otros dos más, fechados el 8 de octubre de 2013, que suman 250 mil dólares.

Para estas mismas fechas, como se recordará –agosto de 2013– Moncada Luna estaba también cancelando la deuda de 150 mil dólares por su apartamento en Ocean Sky, ese que le costó 545 mil dólares.

En total, en Panamá América se publicaron cheques que suman 760 mil dólares, faltando por justificar con documentos un total de 419 mil 200 dólares.

El contrato de compraventa se inscribió en el Registro Público el 5 de mayo de 2014, un día después de las elecciones.

LAS PREGUNTAS DEL MILLÓN DE DÓLARES

La Prensa consultó con varios familiares cercanos a Moncada Luna sobre el alegado parentesco del magistrado con el empresario Felipe Virzi, el que “desinteresadamente” le prestó tres cuartos de millón de dólares a Moncada Luna.

Las reacciones de los parientes del funcionario judicial fueron diversas –sorpresa, entre ellas–, pero ninguno, a pesar de su cercanía familiar, pudo recordar por qué lado de la familia el magistrado es sobrino de Virzi.

Y si no son familia, ¿por qué un magistrado de la Corte Suprema de Justicia –que ha fallado a favor de Virzi y de su socio, Gabriel Btesh en polémicos procesos judiciales– le pide dinero prestado y sin intereses a un empresario en vez de ir a un banco? ( ver nota relacionada).

¿Por qué Moncada Luna, a pesar de ser propietario del 50% de las acciones de la sociedad que compró el apartamento de un millón de dólares no figura en estas transacciones? ¿Por qué siempre es su esposa –María del Pilar Fernández– la que da la cara?

¿Por qué no llevó al Panamá América, para su respectiva publicación, copia de su declaración jurada de bienes patrimoniales de 2010? Eso seguramente le habría ahorrado muchas explicaciones, pues con ella habría podido justificar el origen de su dinero.

¿Por qué el magistrado no responde a La Prensa las preguntas sobre las compras al contado de estos apartamentos –valorados ambos en más de 1 millón 700 mil dólares– en vez de ir a un diario en el que es el principal accionista el que lo nombró en la Corte, es decir, Ricardo Martinelli?

A propósito de estas preguntas, ayer el pleno de la Corte Suprema de Justicia se reunió y analizó las publicaciones hechas sobre la compra de los apartamentos de Moncada Luna.

Al respecto, en un comunicado, se informó que “en aras de la transparencia que caracteriza a los miembros del Órgano Judicial, se deben brindar las aclaraciones a la sociedad cuando sea necesario”.

Ojalá que el magistrado comience por responder estas preguntas y divulgue, a su vez, su declaración jurada de bienes patrimoniales.

Dos versiones de la declaración de bienes que se perdió

Anayansi Jované, actual notaria segunda de circuito de Panamá, dijo el pasado miércoles 1 de octubre que en su despacho no reposa la declaración jurada de bienes patrimoniales del magistrado de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) Alejandro Moncada Luna.

“Ninguna copia de los archivos de las escrituras que se manejaron con la licenciada Tania Chen los tengo yo”, aseguró la abogada, y luego explicó que Chen los envió a los Archivos Nacionales “o a la Contraloría de la República, [...] porque ellos son los custodios de las declaraciones juradas”.

La anterior es la frase textual de la entrevista que Jované otorgó a este diario que, incluso, está grabada. Pero, en una carta enviada a este medio, la exnotaria Chen aseguró no haber remitido la declaración jurada de bienes de Moncada Luna a la Contraloría como lo afirmó Jované. “En este momento, y dada la transición que se da desde hace 16 días de la titular del despacho, estamos en proceso de remitir todos los protocolos desde el año 2010-2014 a los Archivos Nacionales”, sostuvo. Explicó, además, que cuando asumió el cargo encontró los protocolos notariales desde 1977, los que organizó y remitió a los Archivos Nacionales, posteriormente. Al finalizar la tarde de ayer, en conversación telefónica con La Prensa, Chen dio la ubicación exacta del documento.

¿Los protocolos todavía están en trámite de envío a los Archivos Nacionales?

– “Están en los archivos de la Notaría Segunda [...] No están físicamente en la nueva notaría, sino donde estaba yo anteriormente”, respondió.

¿En qué dirección?

– “En el edificio Comosa”, detalló. Es decir, reposan en las oficinas donde funcionó la Notaría Segunda hasta hace poco. Con la nueva administración, esta notaría se trasladó a El Paical, cerca de Plaza Edison.

– “Archivos Nacionales me hizo la inspección. Ellos están conscientes de todo el problema que hay, porque estamos hablando de más de 115 mil protocolos que están siendo enviados”, agregó.

El exembajador de Panamá ante la Organización de las Naciones Unidas, Ricardo Alberto Arias, precisó que los protocolos no le pertenecen al notario, sino a la notaría, y calificó la acción como una “total irregularidad”.

Mientras, Ramón Ricardo Arias, presidente de Transparencia Internacional, capítulo de Panamá, opinó que “Chen dejó de ser notaria ya, y como tal, no debe estar manteniendo archivos notariales y mucho menos protocolos notariales. Hacer eso es usurpar funciones de notario. Eso es un delito. Chen se encuentra en una posición muy delicada”, advirtió. Al momento de dejar la notaría, ella debió haber traspasado esto a la nueva notaria, subrayó. La Ley 59 de 1999, que dicta medidas contra la corrupción administrativa, dice que el origen de la declaración de los funcionarios reposará en cada notaría. Otros aseguran que esta trama finaliza cuando Moncada Luna haga pública su declaración jurada de bienes patrimoniales.

Eduardo Mendoza

Los fallos de Moncada Luna a favor de miembros del llamado 'círculo cero'

El magistrado Alejandro Moncada Luna concedió el 9 de febrero de 2011 un recurso de amparo de garantías a favor del Banco Universal, que mantenía un litigio con la empresa Petrolera Nacional, S.A., sobre una finca en David, Chiriquí. Se trata del banco en el que uno de sus principales accionistas es Felipe Pipo Virzi, quien dos años después le prestaría a Moncada Luna 700 mil dólares sin intereses, según narró el magistrado a Panamá América, para abonar un lujoso apartamento de 1.1 millón de dólares.

Moncada Luna concedió el recurso interpuesto por Banco Universal contra una resolución emitida el 2 de septiembre de 2008 por el Juzgado Primero de Circuito de Chiriquí, que había ordenado adjudicar provisionalmente a Petrolera Nacional, la finca en disputa.

La adjudicación fue ratificada el 14 de agosto de 2009 por el Tribunal Superior del Tercer Distrito Judicial que, justamente, negó el amparo interpuesto por Banco Universal. Pero eso cambió cuando Moncada Luna entró en escena. Frente a estos reveses, Banco Universal apeló a la Corte Suprema de Justicia. El ponente fue Moncada Luna y falló a favor de Banco Universal, con lo que revocó la sentencia del Tribunal Superior del Tercer Distrito Judicial, so pretexto de que “se infringió la garantía del debido proceso”. Tras esta decisión, Banco Universal se apropió de la finca, y el 17 de septiembre de 2012, la vendió en 1 millón 200 mil dólares.

POLÉMICO TERRENO

Moncada Luna también fue ponente en un litigio de tierras que involucró a Gabriel Gaby Btesh, del llamado “círculo cero” del expresidente Ricardo Martinelli, y socio del también empresario inmobiliario Pipo Virzi. Se trata de un terreno de dominio público, en Punta Pacífica (San Francisco). A solo cuatro meses de haber sido nombrado en el cargo –el 4 de mayo de 2010– Moncada Luna ordenó al Estado adjudicar de forma directa el terreno, de 4 mil 318 metros cuadrados, a la sociedad Adnaloy Ltd., propiedad de Btesh, sin siquiera haber sido desafectado. 

Además, el fallo ignoró la opinión de la Procuraduría de la Administración, que coincidía en convocar una subasta para vender el bien. Pero no fue hasta el 15 de enero de 2013 cuando el Consejo de Gabinete desafectó el terreno y lo transformó en bien patrimonial para su venta a Btesh. Una semana antes, Moncada Luna y Virzi firmaron el supuesto contrato en el que este último le prestó al magistrado 700 mil dólares sin intereses para comprar su apartamento. Btesh pagó 2.2 millones de dólares por el lote –con vista a la bahía– cuando su precio de mercado era de unos 11 millones de dólares. El 4 de junio de 2013, el entonces ministro de Economía y Finanzas, Frank De Lima, firmó por el Estado el contrato con Btesh.

FINANCIAL PACIFIC

Moncada Luna tuvo protagonismo en el escándalo de la casa de valores Financial Pacific (FP). El 6 de noviembre de 2012, frenó el proceso de reorganización iniciado por la Superintendencia del Mercado de Valores (SMV) por un fraude de unos 14 millones de dólares y el hallazgo de fallas administrativas. Ese día, el magistrado admitió un amparo de garantías que presentaron directivos de FP, Iván Clare y West Valdés. La acción de Moncada Luna les permitió seguir con el control de la casa de valores. El 3 de enero de 2013, FP anunció la consignación de 12.2 millones de dólares para cubrir el descuadre de las cuentas de los clientes.

Curiosamente, el cheque presentado por los directivos de FP tenía el membrete de Banco Universal, vinculado a Virzi. Mayte Pellegrini, la principal acusada, declaró a la Fiscalía que Vernon Ramos –subdirector de Análisis de Auditoría de la SMV– desapareció cuando investigaba la cuenta High Spirit, supuestamente perteneciente al expresidente Martinelli, para manipular el mercado minero.

SANTIAGO CUMBRERA

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código