Protección. derechos del niño.

¡Alto al castigo corporal!

Los golpes no cambian la conducta de los niños o adolescentes, tampoco los disciplinan, sino que se constituyen en una práctica que viola sus derechos.

Temas:

Estudios de psicología y pediatría muestran que el levantar la mano tiene efectos devastadores en la autoestima y en la capacidad cognitiva. Estudios de psicología y pediatría muestran que el levantar la mano tiene efectos devastadores en la autoestima y en la capacidad cognitiva.
Estudios de psicología y pediatría muestran que el levantar la mano tiene efectos devastadores en la autoestima y en la capacidad cognitiva. Archivo

Alrededor de 43 países del mundo tienen normas que prohíben la aplicación del castigo corporal, dentro y fuera del hogar y en cualquiera de sus formas, a los más pequeños de su población.

Panamá, en cambio, forma aún parte de los países donde las bofetadas, los correazos, los pellizcos, el jalón de los cabellos, de las orejas, las malas miradas y hasta los empujones a los niños y adolescentes son vistos como un comportamiento normal dentro de las familias y la sociedad en general.

De hecho, por las redes sociales circulan mensajes que indican que gracias a los castigos propinados con una correa que muchos adultos recibieron de sus padres cuando crecían, hoy son personas honestas y laboriosas.

LUCHA SOLITARIA

Sin embargo, la psicóloga Soraya López, quien dirige la Clínica de Detención al Castigo Corporal en la policlínica de la Caja de Seguro Social Dr. Carlos N. Brian, del corregimiento de San Francisco, lleva 10 años luchando en solitario para detenerlo, porque castigar corporalmente a un niño es el peor daño que los padres les pueden hacer a sus hijos.

López basa sus consideraciones en estudios de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Panamericana de la Salud (OPS) que demuestran que pegarle a los niños les daña el cerebro y condiciona la vida futura. “Para que no digan que es creencia mía”, indica.

Agrega que los adultos que dicen “a mí me pegaron y no me pasó nada” están equivocados, porque los condicionó a la violencia. Los estudios demuestran que el castigo físico no enseña o moldea un comportamiento de un niño, por el contrario separa a sus hijos de los padres, sostuvo.

La experta basa su apreciación, además de los estudios hechos en otros países, en los 10 años que tiene trabajando para detener el castigo corporal, algo que ha logrado con padres que cuando llegaron a su consulta estaban inquietos por la conducta de sus hijos, a pesar de que como método de corrección les pegaban.

Asegura que al momento en que los padres dejan de castigar físicamente a sus hijos, estos están felices, cooperadores y mejoran su rendimiento escolar.

Esto ocurre, sostiene López, porque cuando el cambio de conducta se condiciona al sufrimiento, dolor y al estrés crónico que se genera del castigo corporal, los muchachos se tornan inquietos y tienen problemas de aprendizaje. Agrega que esto se debe a que el castigo los limita intelectualmente, porque el temor no los deja abrir la mente para aprender, y no se viene al mundo con la capacidad intelectual desarrollada completamente, sino que se adquiere con el tiempo.

López, cuyo deseo más firme es que Panamá forme parte de los países donde se prohíbe este tipo de castigo, indica que lo peor de esta situación es que los padres lo aplican en la edad en que los niños deben tener la mente más abierta –de un año a siete años de edad– para lograr la base del aprendizaje.

INTERNACIONAL

La psicóloga advierte que este comportamiento vulnera a los niños, porque son los padres los llamados a brindar el cuidado, la protección y la atención que requieren para poder crecer, pero se los quitan.

No obstante, la lucha de López por lograr que los diferentes sectores de la sociedad creen conciencia de la importancia de parar y prohibir el castigo corporal, es un tema que ha sido analizado por organismos como la OMS, la OPS, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef, por sus siglas en inglés) y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), entre otros organismos que lo consideran una violación a los derechos de los niños.

Por ejemplo, en 2009, la CIDH publicó un informe en el cual destaca que en diferentes partes del mundo el castigo corporal era “aceptado y tolerado” dentro de una sociedad que lo veía como una forma de disciplinar dentro del hogar.

La CIDH abogaba por su eliminación no solo en los hogares, sino también en otros espacios como las escuelas y guarderías.

Mientras que datos de la Unicef sostenían que en la región del Caribe la situación es más grave, porque hay países donde esta práctica no solo se observa dentro del hogar, sino también en la escuela.

Más noticias de Panorama

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código