presidenta cristina fernández pierde popularidad

Argentina está que llora

Cristina Fernández tiene a Argentina encendida.

Apenas 12 días después de que la población de clase media demostrara su descontento con el “cacerolazo”, debido a la pérdida de libertades, el aumento de impuestos y la prohibición de ahorrar en dólares (entre varios otros temas), la mandataria argentina enfrentó ayer una huelga general convocada por el sector obrero, que paralizó la ciudad de Buenos Aires y afectó varias regiones del interior del país.

La agencia AFP informó ayer que el paro “generó serias dificultades en el transporte urbano y aéreo”, y que los cientos de bloqueos de calles y avenidas convirtieron el martes en día feriado.

Las dos centrales obreras que llamaron al paro –la de los camioneros y un sector de los empleados públicos– protestaron para demandar mejoras salariales y para reclamar el hecho de que una última reforma tributaria los convirtió en sujetos de cobro del impuesto a las ganancias.

“Antes el impuesto a las ganancias lo pagaban las empresas y las personas con sueldos muy altos”, explicó ayer en conversación telefónica Sergio Suppo, secretario de Redacción de La Voz del Interior, diario del Grupo Clarín, de la provincia de Córdoba.

Pero con la reciente modificación tributaria –y el aumento de los salarios que, al principio, pareció bueno– muchos trabajadores con sueldos no tan altos se convirtieron en sujetos de cobro de este impuesto, mediante deducciones a sus salarios.

“El paro fue un éxito en todo el país”, comentó Pablo Micheli, uno de los dirigentes, en respuesta a un comentario dado a una radio local por el jefe de Gabinete, Juan Manuel Abal Medina, quien descalificó el movimiento y mencionó que lo que había era “un piquetazo (bloqueo de rutas) en el que los que logran ir a trabajar son apedreados”.

El funcionario se refería a los cierres obligados de algunos comercios ubicados en el centro de Buenos Aires, especialmente en las zonas turísticas.

Fernández, por su parte, declaró que la huelga era una “extorsión”, mientras que el secretario de Seguridad argentino, Sergio Berni, dijo que el gobierno llevará a la Justicia a “los delincuentes que han provocado destrozos en bares y comercios” que habían decidido hacer un día normal, sin suerte, según reportes de EFE.

“Cristina [Fernández] tiene varios frentes de conflicto”, manifestó Suppo, refiriéndose a las constantes movilizaciones que ha enfrentado en este, su segundo mandato, que empezó en 2011.

Porque aunque ganó con el 54% de los votos, las decisiones económicas, los ataques contra los medios y la radicalización ideológica de su gestión ha provocado descontento en la población y el rompimiento con antiguos aliados, como el propio dirigente de los camioneros en huelga, el sindicalista Hugo Moyano.

“El gobierno descalifica las protestas y se ha creado un clima adverso”, agregó Suppo. “Es un ambiente muy diferente al que tenía hace un año, cuando ganó la Presidencia”, explicó.

“El modelo económico se ha agotado y, el político, está roto... [Fernández] rompió con el peronismo tradicional y se ha radicalizado hacia la izquierda, en vez de moderarse, como al principio del kirchnerismo”, puntualizó el periodista de La Voz del Interior.

En medio de la agitación social también está el enfrentamiento que sostiene con los medios en general (está pendiente la entrada en vigencia de una nueva ley de medios) y con el diario Clarín, en particular, que el lunes en la noche sufrió un nuevo bloqueo a la planta de producción que tiene en Buenos Aires, lo que impidió la circulación del diario en la capital.

El bloqueo se hizo con camiones y es el noveno que afronta el periódico desde 2008. En el interior del país, agregó Suppo, Clarín circuló porque tiene otras plantas de impresión.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Ediciones anteriores

Loteria nacional

19 Dic 2014

Primer premio

8 1 9 6

CBCB

Serie: 4 Folio: 3

2o premio

0066

3er premio

0013