En cuatro CASOS hay 15 personas asesinadas

Asesinatos ya son seriales

Corrían las 7:45 p.m. del 4 de julio y Terodita Álvarez finalmente bajó del bus después de un agotador día de trabajo como doméstica.

Aunque cansada, se detuvo en la tienda del “chinito”y con los únicos 5 dólares que tenía compró dos libras de arroz, una cebolla, una botellita de aceite y 2 dólares de carne para cocinarles a sus cuatro hijos que la esperaban en su casa de Las 2 mil, en Burunga, Arraiján.

Camino a su hogar sintió pasos tras de sí. Detuvo su marcha y logró ver la silueta de varios jóvenes que se escondían en un zaguán.

Presa del miedo, aceleró el andar y por fortuna llegó a la residencia sin convertirse en víctima de quienes creía eran maleantes del barrio.

Soltó la cartera, encendió la estufa y se puso a cocinar. Sus hijos la aguardaban frente al televisor, ajenos a su miedo e incertidumbre.

Instantes después oyó disparos en la sala de su casa, a unos poquísimos pasos.

Cuando volteó la mirada vio a tres hombres armados y encapuchados que abandonaban, raudos, la vivienda.

En el piso quedaron los cuerpos de tres de sus hijos: Samuel, de 16 años; José Antonio, de 13 e Isaías, de 9. La niña de 12 años se salvó al esconderse bajo la cama.

Terodita Álvarez no supo qué pasó ni por qué. En un instante cocinaba para sus hijos, y después corría al hospital con el mayor, que moriría horas más tarde.

Ella sigue sin entender lo ocurrido. Una semana después la Policía Nacional detuvo a dos sospechosos. Era un adulto de 25 años y un menor de 15, autores materiales de lo que se cree fue una venganza.

Este hecho se suma a tres casos registrados por las autoridades como asesinatos múltiples y por los que hay 12 imputados a quienes se les atribuyen 15 víctimas.

De los acusados, 10 están detenidos. Nueve en la jurisdicción de adultos y el otro es un menor. Los dos restantes tienen medidas cautelares distintas a la detención preventiva. En el grupo hay dos estadounidenses, un español, tres dominicanos y seis panameños.

15 crímenes

El primer expediente fue abierto con la captura de los estadounidenses William Dathan Holbert, alias Wild Bill, y su pareja Laura Michelle Reese, el 26 de julio de 2010, en aguas del río San Juan, en Nicaragua.

Ambos son acusados por los homicidios de los estadounidenses Michael Watson Brown, su hijo Watson Brown y su esposa Manchitha Nankratoke; Bo Icelar y Sheryl Lyn Hughes, cuyos cadáveres fueron hallados en tumbas clandestinas dos meses antes de su detención, detrás del hostal Casa del Sapo, en Bocas del Toro, que administraba Holbert.

Wild Bill está preso en Chiriquí y su pareja en Panamá. Dos años después de conocidos los crímenes, el Segundo Tribunal Superior de Justicia analiza la acumulación de los casos, luego de que en mayo fueron suspendidas las audiencias por los cinco asesinatos.

Mientras, en febrero de 2011, el Servicio Nacional de Fronteras detuvo en Puerto Lara, cerca a la comunidad darienita de Santa Fe, al español Javier Martín, buscado como sospechoso por la muerte del francés Jean Pierre Bouahard y de la desaparición del estadounidense Don North.

Este último era un experimentado marino, con 20 años de vivir en su velero y con residencia en el país hacía un año.

Su velero fue localizado en El Porvenir, San Blas, con otro nombre. Su cadáver, en cambio, no ha sido hallado, pero su cédula de identidad la tenía Martín. El cuerpo del francés fue encontrado por buzos en Portobelo, Colón, con varios tiros.

Martín está detenido en La Joya. El fiscal tercero superior, Sofanor Espinoza, pidió que se le llame a juicio por robo y homicidio en perjuicio de North, y a la vez avanza en la instrucción del expediente (fase de pruebas) del crimen del francés.

El tercer caso de homicidios múltiples data del 15 de septiembre de 2011, cuando fueron hallados los cadáveres de cinco jóvenes enterrados en una residencia alquilada por Ceballos, en El Trapichito, en La Chorrera.

Las víctimas Yesenia Lou Kam, Young Wu Ken, Sammy Zenq Chen, Yoel Liu Wung y Georgina Lee Chen, de entre 18 y 27 años, habían sido secuestradas y asesinadas entre octubre de 2010 y septiembre de 2011.

Sus familiares pagaron a los secuestradores $243 mil, de los cuales la Policía recuperó $115 mil.

Por estos crímenes están detenidos los dominicanos Gilberto Ventura Ceballos, Alcibiades Méndez y Félix Rosario, y los panameños Keny Bendiburg y Mario Vega. Mientras, Gisel Bendiburg Salazar y Roberto Antonio Mariscal, también panameños, están en libertad condicional.

El caso está en la fase de práctica de pruebas en la Fiscalía Tercera Superior y en espera de que el Órgano Judicial decida si se acumulan o no los tres expedientes abiertos por estos hechos.

Contra la vida

Según el director del Sistema Penitenciario Nacional, Ángel Calderón, de los 14 mil reos, 800 cumplen condenas o están a la espera de juicio por homicidio.

Expresó que los implicados en asesinatos múltiples no tienen trato distinto al resto de la población penal, pese a su peligrosidad.

“Conviven con el resto de los reos”, confirmó.

Dijo que a este grupo se le pueden sumar algunos pandilleros adultos y menores que han cometido varios homicidios, pero cuyos casos están en la fase de investigación preliminar.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

INTERNET Y EL SER HUMANO El olvido y la memoria, frente a frente

Michel Gondry, el genial director de cine francés, expone en su película Eterno resplandor de una mente sin recuerdos (2004) la posibilidad de usar la ciencia para borrar la memoria. Para olvidar. ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código