DELINCUENCIA ORGANIZADA

Aumentan fraudes en la red

Delincuentes de la web utilizan las páginas de Facebook y otras redes sociales para acercarse a sus víctimas y sacarles dinero de forma rápida.

Que alguien supuestamente llamado Stanley Motta venda un carro por internet, podría ser garantía de buen negocio. Y si el precio que pide está por debajo del mercado, de seguro despertará el interés de muchos.

Pero, Motta –la persona conocida con ese nombre y que es uno de los dueños de Bahía Motors, entre otras muchas empresas en Panamá–, no está vendiendo nada en el ciberespacio y quien usa su nombre lo que pretende es estafarlo.

Como casi le ocurrió a Victoria Lara, quien al revisar su página de Facebook halló un anuncio en el que “Motta”, con foto y todo, le ofrecía en venta una camioneta Toyota HiLux a un precio “irrechazable”.

Lara, cuyo nombre verdadero fue cambiado a solicitud de ella misma, buscaba un carro similar y se interesó de inmediato, no sin antes sentir cierta suspicacia por el nombre del vendedor.

Suspicacia que se convirtió en escepticismo cuando una prima suya, que la ayudaba a buscar el auto, recibió una oferta de Motta, aunque por un modelo hachback de la misma marca.

Enseguida, Lara recordó las enseñanzas de su padre, que desde niña le repitió que si algo parecía ser muy bueno para ser cierto, entonces no lo era.

Sin embargo, la joven y su prima siguieron en el negocio para ver hasta dónde llegaba el “millonario” vendedor, quien, a los dos días y tras varios intercambios de información, les pidió depositar un “adelanto” de $4 mil en la cuenta de su “asesor”, para luego ver la camioneta en Costa del Este y cerrar el negocio al lunes siguiente.

Hasta allí llegó todo. Lara presintió que sería timada y cortó la comunicación.

Fraude cibernético

No se equivocó. Si hubiese depositado el adelanto, habría sido una víctima más de las muchas estafas similares que se cometen a través de internet, según confirma la Dirección de Investigación Judicial (DIJ).

Gustavo Batista, investigador de la DIJ, explicó que este modo de fraude es quizás uno de los más comunes en el país, y su éxito se debe al uso de las redes sociales.

Precisó que los delincuentes suelen ofertar carros, electrodomésticos y aparatos electrónicos a precios por debajo del mercado.

Normalmente, las personas se convierten en víctimas cuando piden información extra a los remitentes de los avisos y estos las atrapan con los famosos adelantos, que pueden ser depositados en cuentas bancarias o girados en remesas a través de empresas legalmente constituidas en el país.

De acuerdo con la experiencia de la DIJ, la gran mayoría de las víctimas de este delito no presenta la denuncia por vergüenza o por considerar que será muy difícil recuperar su dinero, de allí que las estadísticas son escasas, pero no así los hechos consumados.

Autores materiales

Aunque en algunos casos las autoridades han determinado que el dinero de los “adelantos” va al extranjero, la mayoría de las veces se queda aquí y, para sorpresa de muchos, termina en los bolsillos de los presos.

Como lo informó recientemente el director de Operaciones de la Policía Nacional, Bartolomé Agüero, tras el desmantelamiento de una banda que operaba desde el interior de la Cárcel Pública de David, Chiriquí.

Este grupo, desarticulado después de una operación con la Fiscalía Auxiliar, se dedicaba a estafar a personas mediante la supuesta venta de artículos, en especial vehículos, aunque captaba a sus víctimas por teléfono.

El dinero de las estafas era distribuido en David y luego retornaba al penal a través de personas vinculadas con los presos, que, según las autoridades, lo usaban para la comisión de otros ilícitos como compra de drogas y hasta asesinatos.

Evite ser la próxima víctima

Gustavo Batista, investigador de la DIJ, llamó la atención de la ciudadanía para que esté alerta al hacer compras por internet, y sospeche de aquellos productos que se venden a precios muy por debajo a los que se encuentran en el comercio local.

El funcionario recomendó a los cibernautas no conectarse con extraños ni colocar mucha información en Facebook.

Dijo que si no está seguro de la legalidad de una transacción, lo mejor es buscar más datos o abstenerse de cerrar el trato.

Reconoció que en los últimos años las estafas a través de la web y de llamadas telefónicas han tenido un aumento en el país.

De hecho, informó que se han detectado redes que usan técnicas importadas de países como México, Colombia y Venezuela para atraer a sus víctimas.

Juan Manuel Díaz C.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código