Autopsia de menor refuta versión de la Policía

El Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses también determinó que el indígena Jerónimo Rodríguez fue ultimado de un disparo de perdigones.

El director del Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses (Imelcf), Humberto Mas, confirmó ayer que el trauma craneofacial severo que provocó la muerte a un menor de 16 años en el sector de Las Lomas, Chiriquí, el 7 de febrero pasado, fue provocado por el impacto de un objeto contundente y no por una explosión como afirmó la Policía Nacional (PN).

De acuerdo con Mas, la autopsia practicada al cadáver del adolescente determinó que el rostro de este no tenía rastros de explosivos ni quemaduras, y tampoco perdigones.

Reveló que una de las hipótesis manejadas por los médicos forenses es que el traumatismo pudo ser causado por una bomba de gas lacrimógeno o por un objeto contundente lanzado con fuerza y gran velocidad.

Mas informó que solicitó a los peritos de la Subdirección de Criminalística el detalle de los artefactos hallados donde se encontraba la víctima, para determinar si entre estos se encuentra el objeto que pudo causarle la muerte.

Aclaró que ahora corresponde al Ministerio Público realizar las pesquisas con los testigos y peritos, para establecer posibles responsabilidades penales.

La PN el día de la muerte del joven dijo en un comunicado que habían recibido el reporte de una explosión que le desfiguró el rostro al adolescente, al que hallaron junto a “dos envases de combustible y restos de cohetes de fuegos artificiales”.

Sin embargo, de acuerdo con algunos testigos del hecho, el joven fue ultimado por una persona que vestía con ropa de civil y que disparó a corta distancia con una escopeta.

Por otra parte, los forenses también confirmaron que el indígena Jerónimo Rodríguez Tugrí murió tras recibir un disparo de perdigones en el tórax.

Rodríguez murió el 5 de febrero en San Félix, también durante las protestas indígenas contra la minería en la comarca Ngäbe Bublé.

El Ministerio Público abrió una investigación de oficio por ambos hechos, pero hasta ahora no hay detenidos ni sospechosos.

Apenas se reportó esta muerte, la Policía Nacional y el ministro de Seguridad, José Raúl Mulino, se apresuraron a afirmar que el disparo había sido de escopeta, lo cual fue confirmado por el Ministerio Público a través de un comunicado.

Lo que no se dijo es que el cartucho era de perdigones, parte de las municiones autorizadas a los policías.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Ediciones anteriores

Loteria nacional

17 Dic 2014

Primer premio

9 7 5 3

AACC

Serie: 7 Folio: 4

2o premio

9089

3er premio

0829