REFORMAS. AUTONOMÍA Y PATRIMONIO.

Bomberos recobran orgullo

La falta de vehículos, ambulancias y equipos afectó la moral de un instituto que fue celoso de su profesionalismo y sacrificio desde su origen.

Temas:

Tras 10 horas de lucha contra un enemigo feroz e implacable, los bomberos toman un descanso. Otro relevo sigue sofocando las brasas restantes. Tras 10 horas de lucha contra un enemigo feroz e implacable, los bomberos toman un descanso. Otro relevo sigue sofocando las brasas restantes.
Tras 10 horas de lucha contra un enemigo feroz e implacable, los bomberos toman un descanso. Otro relevo sigue sofocando las brasas restantes. Sandra Rivera

Era la 1:24 de la madrugada del 21 de octubre cuando en el cuartel del Cuerpo de Bomberos de David sonó la primera alarma, indicando que en algún lugar de la ciudad ocurría un incendio. Una vez verificada la información, el cuerpo permanente y los voluntarios más cercanos comprobaron que se trataba del establecimiento Importaciones Panapode, localizado en el barrio Doleguita de dicha ciudad.

El depósito de Importaciones Panapode alojaba de todo. Desde paraguas, colchones, ropa, mucha mercancía de plástico y demás, que para las llamas eran fácil presa, lo que facilitó su expansión.

Tras 45 minutos de haberse iniciado el incendio, llegaron los primeros carros cisterna al lugar. Luego lo hizo la policía para evacuar a las personas más cercanas, en especial aquellas que habitaban las viviendas contiguas, porque se temía que la pared cayera sobre estas.

Una vez en escena, los camisas rojas conectaron sus equipos, bombas y mangueras y empezaron a lanzar agua con los carros cisterna que llevaron, pero observaron que el agua se agotaba y no hallaban un hidrante.

Un espectador les informó que a dos cuadras de allí había uno. Esto los hizo correr, pero como estaba distante, se vieron obligados a empalmar 12 tramos de manguera para llegar hasta la toma.

ANGUSTIA Y CARENCIAS

Luego de una hora de lanzar agua, comprobaron la magnitud del fuego y se dieron cuenta de que ellos solos no podrían controlarlo en menos tiempo. Su comandante, Manuel de la Cruz, decidió llamar a las estaciones de Las Lomas y Bugaba y les pidió apoyo en hombres y carros de extinción, respuesta que no se hizo esperar. No obstante, el elemento indispensable, el agua, solo llegaba de una fuente y por ello le solicitaron asistencia al Instituto de Acueductos y Alcantarillados Nacionales, (Idaan), de donde les enviaron varios cisternas adicionales.

UNA NORIA

Mientras, los bomberos prosiguieron la extinción con el agua de los cisternas y la poca que salía del hidrante. Como el fuego se mantenía, decidieron crear una noria y la llenaron con el tanquete de 6 mil galones que vino de Bugaba. La idea era suplir los otros carros bomba que habían ido a apoyar a los compañeros davideños.

DIEZ HORAS DE LUCHA

Luego de 10 horas de ardua labor, finalmente lograron controlar las lenguas de fuego, pero no extinguirlas, pues el infierno persistió dentro del edificio debido al material inflamable y tóxico existente. Ochenta funcionarios, entre permanentes y voluntarios, trabajaron como nunca. También estaban presentes funcionarios de la Oficina de Seguridad y varios paramédicos.

Para controlar las llamas se necesitaron 10 carros y un tanquero de Bugaba, más los cisternas del Idaan.

CARENCIAS NOTORIAS

En la conflagración del 21 de octubre fue evidente la falta de capacidad de los camisas rojas para enfrentar un incendio de gran magnitud, debido, sobre todo, a la falta de equipos e insumos.

Lo que pasó en David tuvo un precedente: Aguadulce. El 27 de abril de este año, un incendio de gran proporción consumió el almacén El Punto Mayorista, en el centro urbano de esta ciudad.

Allí hubo que emplear 170 bomberos y 10 carros de extinción. Al igual que en David, la falta de equipos menguó la labor de los bomberos, al grado de que al conectar las mangueras algunas no soportaron la presión del agua y se rompieron. Nuevamente, el apoyo del Idaan fue vital.

RESTAURACIÓN

Tras estos tropiezos, el comandante De la Cruz y otros jefes de zonas bomberiles permanecen en ascuas y esperan que la Presidencia de la República sancione cuanto antes las reformas a la Ley 10 del 16 de marzo de 2010, ya aprobada en tercer debate por la Asamblea Nacional.

Estas reformas le devolverán la autonomía al Cuerpo de Bomberos para su administración y les dotará de mecanismos para el manejo de un fideicomiso que alcanza, tal vez, $90 millones que se derivan de las pólizas de seguro contra incendios. Esto les dotará de recursos para renovar sus vehículos, equipos e insumos.

Más noticias de Panorama

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código