Destacado: 'La Prensa’ es finalista al premio Gabo 2017

Campaña contra salario, un negocio de misterios

Analistas critican la relación entre gasto de campaña y el sueldo de los políticos, el que ni siquiera llega al 15% de lo desembolsado para su promoción.

El ingeniero Gabriel Martínez invirtió $300 en un traje nuevo para ir a la entrevista en lo que hoy es su lugar de trabajo. Con su salario, recuperó el gasto de vestimenta cuatro meses después de empezar labores.

A diferencia de Martínez, en la política panameña la inversión y los salarios no coinciden. Por ejemplo, según el informe de gastos en 2009 del Tribunal Electoral (TE), el presidente, Ricardo Martinelli, invirtió $14 millones en su campaña.

Martinelli con un salario de $7 mil mensuales, devengaría al final de su gestión $420 mil, apenas el 3% de su inversión para llegar al Palacio de las Garzas. Eso, si Martinelli no donara su sueldo a 13 instituciones.

Precisamente el hecho de que los candidatos reciban cuantiosas donaciones, según los analistas, implicaría el compromiso de que sus decisiones se inclinen siempre a favor de sus inversionistas cuando obtengan el puesto al que aspiraban.

“Quedan moralmente comprometidos a no ser imparciales en su toma de decisiones que puedan favorecer a grandes empresas”, explicó el analista político Menalco Solís. “La política ya no es cuestión de ideas o bien común, es un negocio. Yo invierto para tener un retorno, una ganancia, un favor. Y ahí es cuando entra el narcotráfico”, sostuvo Solís.

A esa misma conclusión llegó el también analista político Edwin Cabrera, quien añadió que el sistema político panameño encarece los gastos de un candidato. “Los candidatos se desesperan cuando ven alguna oportunidad de ganar y no tienen más dinero. Y esa plata que les dan no se la entregan de gratis”, afirmó Cabrera.

´MALa inversión´

Si nos fijamos solo en los talonarios de los funcionarios, la política es una mala inversión. “En términos de negocios, no funciona en lo absoluto”, comentó el economista Raúl Moreira. “Ese es uno de los temas importantes de la política, que se invierte mucho más de lo que se va a recuperar en salario”, agregó.

Y los números no mienten (ver tabla). Si bien el caso del Presidente es el extremo de la realidad, las distancias entre uno y otro no son tan largas. Balbina Herrera, de haber ganado las elecciones en 2009, al finalizar su gestión hubiese recaudado el 5% de los $8 millones que gastó en campaña. Igual fuese el caso de Juan Carlos Varela, que habría recobrado el 12% de sus $3.5 millones.

En el caso de los diputados, según el informe, la media por campaña puede llegar hasta los $500 mil, por lo que, al finalizar su término y con un salario mensual de $7 mil, tendrían un déficit de $80 mil en sus ahorros.

Mientras que en la alcaldía, en la campaña de 2009 los aspirantes a la comuna capitalina gastaron cerca de $2 millones. Es decir, tras cinco años de arduo trabajo, y con una mensualidad de $7 mil, solo habrían recuperado el 21% de su gasto.

En cambio, los representantes, por su menor cobertura territorial, son los que menos gastos hacen durante su campaña. Sin embargo, también reciben el peor salario de los puestos de elección popular. Los aspirantes a edil capitalino terminan su gestión con un salario total de $204 mil, mientras que su inversión en campaña ronda los $100 mil.

LOS COMPROMISOS

“Los políticos panameños no ven la política como un servicio público, lo ven como una inversión. Yo gasté tanto y voy a recuperar más”, dijo el analista Edwin Cabrera.

“Ese que le vendió su apoyo, cuando considere necesario legislar en una dirección, le va a decir al funcionario qué necesita. Y va a ser muy difícil decirle que no”, acotó Cabrera.

El exmagistrado del TE Guillermo Márquez Amado indicó que lo lógico sería establecer un tope de gasto durante las campañas. “También se debería hacer pública la lista de donantes”, añadió Márquez Amado.

No obstante, el diputado por el oficialista Cambio Democrático José Muñoz manifestó que la mayoría de los fondos que se utilizan en campaña viene de donantes con buena fe. “No creo que cuando alguien te done, después te pida un favor. Si lo hace es por amistad o porque considera que ese candidato va a hacer una buena labor por el país”.

“En el caso de Martinelli, todo el mundo sabe que es una de las personas que más dinero ha hecho [en el país] con sus empresas”, explicó Muñoz. Y puede haber personas que se gasten $2 millones o $3 millones de su peculio para ser Presidente, que es algo muy grande para esa persona y su familia. Va a dejar un legado”, agregó.

Además, el diputado reveló que una vez termina la campaña presidencial, al día siguiente se ve a los perdedores “pidiendo que el que ganó los ayude”.

Pese a lo expresado por Muñoz, Cabrera considera que no existe un funcionario que haya invertido en campaña de acuerdo con el salario del puesto al que aspiraba. “Sin investigar, dudo que haya”, dijo.

De serlo Martinelli, tendría que ocupar ese puesto durante 166 años para hacer tablas en sus libros de contabilidad.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código