‘Lobby’ palmÍCOLA afectó al Bosque Protector Alto Darién

Carretera para fincas aceiteras

Un proyecto carretero y la expansión de la palma aceitera se gestan en comunidades próximas al Parque Nacional Darién y su zona de protección.

Temas:

El cultivo que promueven la Fundación Panamá Canal de Vida y Palmares de Cupe, S.A., y por el cual el Ministerio de Ambiente los investiga, está dentro del Bosque Protector Alto Darién, próximo al Parque Nacional Darién. El cultivo que promueven la Fundación Panamá Canal de Vida y Palmares de Cupe, S.A., y por el cual el Ministerio de Ambiente los investiga, está dentro del Bosque Protector Alto Darién, próximo al Parque Nacional Darién.

El cultivo que promueven la Fundación Panamá Canal de Vida y Palmares de Cupe, S.A., y por el cual el Ministerio de Ambiente los investiga, está dentro del Bosque Protector Alto Darién, próximo al Parque Nacional Darién. Foto por: Gabriel Rodríguez

Esta es parte de las comunicaciones de la Fundación Panamá Canal de Vida, en las que anuncian la vía hasta Púcuro. Esta es parte de las comunicaciones de la Fundación Panamá Canal de Vida, en las que anuncian la vía hasta Púcuro.

Esta es parte de las comunicaciones de la Fundación Panamá Canal de Vida, en las que anuncian la vía hasta Púcuro.

Los corregimientos de Boca de Cupe (en la foto) y Púcuro están vinculados al PND por formar parte de él o de su zona de amortiguamiento, indica un informe de la ‘Estrategia de Desarrollo Sostenible de Darién’. Los corregimientos de Boca de Cupe (en la foto) y Púcuro están vinculados al PND por formar parte de él o de su zona de amortiguamiento, indica un informe de la ‘Estrategia de Desarrollo Sostenible de Darién’.

Los corregimientos de Boca de Cupe (en la foto) y Púcuro están vinculados al PND por formar parte de él o de su zona de amortiguamiento, indica un informe de la ‘Estrategia de Desarrollo Sostenible de Darién’. Foto por: Gabriel Rodríguez

Un proyecto carretero y la expansión del cultivo de palma aceitera tienen divididas a las comunidades indígenas y de colonos que habitan alrededor del río Tuira, en el Bosque Protector Alto Darién (BPAD) y zonas adyacentes al Parque Nacional Darién.

La construcción de la carretera la gestiona la Fundación Panamá Canal de Vida, con fondos públicos y sin estudio de impacto ambiental. La vía se ha abierto paso desde Pueblo Nuevo, corregimiento de Yaviza, hasta Boca de Cupe, teniendo como destino final la comunidad de Púcuro, en el Parque Nacional Darién (PND).

Para algunos, la nueva vía es la mayor amenaza a este patrimonio de la humanidad; para otros, es la solución al problema de transporte.

Precisamente, la Fundación Panamá Canal de Vida –brazo financiero del proyecto palmícola de la empresa Palmares de Cupe, S.A., según el Ministerio de Ambiente–, cultiva más de 50 hectáreas de palma en Chupanuno, Boca de Cupe, en el Bosque Protector Alto Darién, a solo cinco kilómetros del parque, por el sector del río Púcuro.

Estas más de 50 hectáreas son, al parecer, el inicio de un plan expansivo –hasta alcanzar unas 3 mil hectáreas– en comunidades ubicadas alrededor del río Tuira. La vía es parte de la estrategia de la fundación para transportar el fruto desde las comunidades comarcales y Boca de Cupe.

“Le dicen ‘la palmera’, porque hacen puras siembras de palma aceitera, pero eso no se consultó con las comunidades [...]. La región no está de acuerdo con esa empresa colombiana. No se sabe cómo vino ni quién la pidió”, dijo en tono molesto Miguel Osorio, un joven indígena de la comunidad de El Balsal, corregimiento de Boca de Cupe.

El líder comunitario se refería a los esposos Nancy Acosta y Carlos Iván Mantilla –nacionales colombianos– que representan a la fundación y Palmares de Cupe, S.A., respectivamente; a las que el Ministerio de Ambiente les abrió un proceso administrativo por presuntas faltas ambientales.

‘LOBBY’ PROVOCÓ CAMBIOS

Tradicionalmente, los indígenas han sido guardianes del bosque, pero ahora los emberá wounaan le apuestan al causante de la quema de millones de hectáreas de selva en el mundo.

“La fundación se vino camuflando”; primero como evangélicos, que iban a ayudar. “De repente, la Iglesia va a comprar terrenitos y compraron miles”. Se ganaron a las comunidades indígenas con donaciones, competencias de piraguas y premios, y así vendieron la idea de sembrar la palma, denunció la representante de Boca de Cupe, Rumalda de Culiolis.

“Nosotros sí vamos a ser precavidos, y donde nos enteremos de que es a través de esa fundación que quieren gestionar para conseguir fondos [para la vía] con el Ministerio de Obras Públicas [MOP], no vamos a participar”, recalcó de Culiolis, que se pregunta quién financia la carretera y la fundación.

“Teníamos tierra y no sabíamos cómo explotarla. Ahora estamos pasando del plátano –principal actividad agrícola en la región– a la palma”, y Mantilla, que se presenta como vocero de la fundación, “ha dado muchas orientaciones y motivaciones” para cultivar palma aceitera, contó la nokó (autoridad tradicional) Tilila Valdespino, de Unión Chocó, capital de la comarca Emberá Wounaan, que traslapa con el Bosque Protector Alto Darién.

“Si me dicen, como representante, que firme ese proyecto [de palma], no lo voy a hacer, porque a futuro, ese bello río que tenemos, que nuestros niños están utilizando y que es el futuro de nuestra gente, no va a existir”, agregó de Culiolis, quien dice conocer los perjuicios ambientales y el deterioro de los ríos por la palma en la vecina Colombia. “El río se está empezando a secar por el cultivo” en Chupanuno (Darién), afirmó.

Pero el cacique regional Basilio Dumasa opina distinto: “La palma es un producto que en verdad nos puede cambiar la calidad de vida... En este momento, la organización [Fundación Panamá Canal de Vida] se va a manejar por comunidades, mediante parcelas demostrativas, de 80 a 100 hectáreas, y colaborando con la cooperativa, entre varios dueños y poco a poco ir expandiéndonos”, aseguró.

Algunas comunidades adyacentes al río Tuira respaldan la carretera –que utilizan en la estación seca– porque se trasladan de Yaviza hasta Boca de Cupe en 45 minutos, en lugar de navegar cinco horas.

“Ellos mismos [la Fundación Panamá Canal de Vida] son los gestores del recurso; traen personal del equipo; arreglan el camino, traen cuchillas”, expuso Dumasa, presidente del Comité Pro Carretera del Río Tuira.

Carretera para fincas aceiteras Expandir Imagen
Carretera para fincas aceiteras

Algo similar se dio en el cantón de San Lorenzo, en Ecuador, donde palmicultoras compraron tierras ancestrales y de reserva forestal, dejaron daños ambientales, empleo, y con ellas llegaron las fundaciones.

“Las carreteras aquí son cosa nueva, llegaron con los palmeros. Toda la tierra es de las palmeras y el que quiere trabajar tiene que trabajar para ellos”, cita el libro Territorios ancestrales, identidad y palma, una lectura desde las comunidades afroecuatorianas, editado por la fundación Alternativas para el Desarrollo Sostenible en el Trópico.

Y eso es justo lo que han hecho, según René Alvarado, suplente del representante de Boca de Cupe: “Fueron comprando tierras y más tierras y esa misma gente que les vendió están trabajando con ellos de peones... La intención de ellos no es que la carretera llegue hasta Boca de Cupe, sino hasta Púcuro, donde tienen sus últimas tierras. ¡Eso está todo vendido ya!”, advirtió.

“Nuestra fundación no se dedica a la compra de tierras, ya que es una oenegé sin fines de lucro y dedicada exclusivamente a colaborar en el mejoramiento de la vida de las comunidades”, ripostó la fundación.

POTENCIAL AMENAZA

La construcción de la carretera Panamericana y otras vías trajo consigo el avance de la frontera agrícola y la colonización, causando “severas presiones” a la rica biodiversidad de la provincia, indica el informe de la Estrategia de Desarrollo Sostenible de Darién, que financió el Banco Interamericano de Desarrollo.

Por la misma razón, líderes indígenas de comunidades aledañas a la comarca concluyeron que la carretera debe finalizar en Boca de Cupe y no en Púcuro, pues consideran que atraerá a empresarios y la tala de árboles, contó Miguel Osorio, el dirigente de la comunidad de El Balsal.

“El derecho y deber de nosotros es proteger el bosque y no estamos de acuerdo con que eso se dé. Mi comunidad está dentro del parque protector de Darién, no han llegado aún a nuestra comunidad, pero sí a Boca de Cupe, donde están comprando terrenos, y si no les quieren vender, vienen los problemas”, reveló.

ETAPAS

El primer paso con la apertura de la trocha desde Yaviza hasta Boca de Cupe lo dio el diputado del partido Cambio Democrático, Salvador Real, en 2013. “Hubo que romper montaña virgen y costó mucho trabajo”, asegura.

“Una compañía de palmas aceiteras se entrevistó conmigo porque estaban interesados en la carretera y solicitaron ayuda. Al ser una empresa, no creo que sea por buscar el bienestar social de esas comunidades, sino buscar su beneficio empresarial, que sería la producción de palmas aceiteras”, opinó.

La fundación gestiona con las comunidades de cinco corregimientos recursos de descentralización. En 2014, por ejemplo, el corregimiento de Cirilo Guaynora destinó para su mejoramiento $99 mil, y el año pasado $76 mil.

El MOP también aportó 600 galones de combustible para la maquinaria facilitada por las autoridades locales y de la fundación, así como asesoría técnica para adquirir materiales, y en 2017 se les apoyará con materiales para canalizar las aguas y así evitar daños por el desborde de los ríos.

“A cargo del proyecto está la Fundación Panamá Canal de Vida; ellos han estado organizado las comunidades que están a lo largo del camino para sacar un camino ecoturístico que les sirva para sacar la producción que tienen en esas áreas”, dijo Eyra Ng Schouwe, directora de asuntos comunitarios del MOP.

Como el proyecto es de la fundación, Ramón Arosemena, titular del MOP, pidió a este medio solicitar cualquier información a la fundación, puesto que “está prestando la ayuda directa a las comunidades a lo largo del camino” y realizó el levantamiento topográfico. Pero la fundación afirma que no construye carreteras en ninguna parte de Darién, sino que apoya al comité indígena con la consecución de los recursos y contactos. El MOP dice que continuará colaborando “para que sea más estable y no tengan que estar invirtiendo en el desarrollo de la carretera”, señaló Ng.

 

VEA MAÑANA: La palma, sin ley ni orden en Panamá

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Directorio de Comercios

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

23 Abr 2017

Primer premio

1 2 0 3

ABCA

Serie: 10 Folio: 1

2o premio

9874

3er premio

6335

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código