36 comunidades sin recibir el lÍquIdo

En Colón el agua escasea y las necesidades abundan

Las respuestas para enfrentar la situación que brinda el Idaan solo son parciales y temporales. Una de ellas es el suministro por cisternas.

Sobre dos piedras ubicadas en el medio de un riachuelo en donde el agua no le moja más allá de los tobillos, Luz Marie González tuerce la ropa que acaba de lavar.

González comparte una pequeña corriente del arroyo con su vecina, que la usa para bañarse, a pesar de la basura que arrojan algunos lugareños al afluente.

Lavar en esas condiciones es un quehacer diario a la que está obligada, debido a la falta de agua potable que se registra en Quebrada Bonita N°1, provincia de Colón.

González, como su vecina, asegura que el riachuelo está contaminado por aguas servidas, pero la necesidad de agua las obliga a buscarla en la corriente.

Como ejemplo de las consecuencias de usar este agua, la mujer señaló con su dedo índice a un niño de ocho años de edad que jugaba con sus amigos a unos cinco metros de la quebrada.

Las piernas del niño mostraban ronchas en la piel, por alguna alergia. “Todos los muchachos de por aquí presentan este problema de salud”, dice González mientras regresa a su actividad.

La mujer recuerda que hace dos años el agua potable llegaba por las tuberías a sus hogares, pero un día desapareció del grifo.

Desde ese momento utilizan la corriente de la quebrada para los oficios del hogar. Para el consumo compran el agua o la buscan en otros sectores de la provincia de Colón donde sí llega.

González no es la única persona del sector atlántico que sufre por la escasez del líquido. Hay 36 comunidades afectadas, situación que ha llevado a sus moradores a conformar un frente que busca una respuesta rápida por parte de las autoridades del Instituto de Acueductos y Alcantarillados Nacionales (Idaan).

En estas comunidades una gota de agua es el tesoro más preciado. Allí la población se desvela esperando que llegue para poder recogerla. Otros recorren largos caminos para obtenerla y hasta utilizan agua contaminada a pesar del riesgo que representa para la salud.

Noche en vela

Abastecerse del líquido es la prioridad en la vida de los moradores de la urbanización Altos del Atlántico, en donde las piscinas no son un objeto de recreación, sino el recipiente más grande para recoger el agua lluvia que cae uno que otro día.

La vida de estos lugareños del corregimiento Cristóbal comienza todos los días a las 3:00 a.m., si logran dormir, porque la mayor parte de la semana pasan “velando” los grifos de la cocina y los que instalaron a nivel del suelo en la parte exterior de sus viviendas.

Los pocos días que el agua llega es a las 4:00 a.m., y por espacio de una de una hora, comenta Hugo Cubilla, mientras muestra un montón de envases de un galón colocados a un costado de la vivienda.

Cubilla señala que el agua comenzó a escasear hace dos años, pero luego la situación se agravó. Mientras, María Sealey explica que la crisis del agua comenzó hace cuatro años. Ella tiene 14 de vivir en Altos del Caribe y atribuye el problema a la construcción de más barriadas en el sector.

Por la falta de agua en las regaderas los lugareños de Altos del Atlántico se bañan con vasijas, aunque eso representa que “uno no queda bien bañado”, expresó Ana Alonso.

A merced de los carros cisterna

Quebrada Bonita N°1; Quebrada Bonita N°2, Valle Verde, Nueva Esperanza, N°1, Nueva Esperanza N°2, Nueva Providencia, Puerto Escondido, Nueva Italia, Los Pinos, El Cuadro, La Feria, Belén N°1, Belén N°2, La Gloria, Pueblo Nuevo, La Morenita son algunas de las comunidades de Colón afectadas (ver mapa).

Lidia Vásquez, residente en Nueva Esperanza N°2, explicó que la ausencia de agua les encarece la vida porque tienen que comprarla. Además, los carros cisterna vienen “cuando les da la gana de presentarse a brindar el servicio”, dijo Vásquez.

La distribución del agua por los cisternas no tiene un día fijo. Por ello los afectados corren el riesgo de que este pase y no les llenen sus tanques.

Lo más lamentable para estos colonenses es, en una paradoja, que viven como gorgojos a pocos kilómetros de las potabilizadoras que el Idaan tiene en Sabanitas, Chilibre y río Gatún.

(Con información de Amada Racero y Diómedes Sánchez).

Idaan busca solución al problema del agua potable en la costa atlántica

Cano anunció que conversará con el ministro de Salud, Franklin Vergara, para darle una solución a los sectores perjudicados.

El funcionario explicó que el Idaan trabaja en un proyecto de ampliación y adecuación de las plantas potabilizadoras, entre estas las de río Gatún, Sabanitas y Buena Vista, las cuales abastecen a las comunidades conectadas a la redes del Idaan.

Empero, este proyecto, al igual que los otros que adelanta la institución, son a mediano y largo plazo.

Entre las obras a mediano plazo figura la instalación de una tubería de 24 pulgadas que irá desde la planta potabilizadora de Chilibre hasta Sabanitas, la cual se conectará con la línea de conducción de Monte Esperanza, Cuatro Altos y Coco Solo.

El funcionario informó a los afectados que mientras se concreten los proyectos serán abastecidos con carros cisterna mediante la sectorización del agua.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código