Mañana: Café con La Prensa sobre la reestructuración de la ciudad de Panamá

ESCÁNDALO POR LOS ALIMENTOS DESHIDRATADOS

Comida del PAN era ‘peligrosa’ e insana

Instituciones de salud emitieron recientes informes con opiniones negativas sobre el consumo de la comida deshidratada que compró el PAN en 2010.

Temas:

El Ministerio de Salud dijo que era “preocupante” los niveles de sodio de la comida deshidratada, al punto que es un factor de riesgo “para desarrollar presión arterial alta”. El Ministerio de Salud dijo que era “preocupante” los niveles de sodio de la comida deshidratada, al punto que es un factor de riesgo “para desarrollar presión arterial alta”.

El Ministerio de Salud dijo que era “preocupante” los niveles de sodio de la comida deshidratada, al punto que es un factor de riesgo “para desarrollar presión arterial alta”.

Especialistas del Hospital del Niño desaconsejan repartir la comida deshidratada entre los menores y advirtió también de su alto contenido en sodio y poco valor nutritivo. Especialistas del Hospital del Niño desaconsejan repartir la comida deshidratada entre los menores y advirtió también de su alto contenido en sodio y poco valor nutritivo.

Especialistas del Hospital del Niño desaconsejan repartir la comida deshidratada entre los menores y advirtió también de su alto contenido en sodio y poco valor nutritivo.

Dado que la licitación de la comida deshidratada era un mero trámite, pues ya estaba arreglada, las exigencias técnicas solo describen el producto que se compraría. Dado que la licitación de la comida deshidratada era un mero trámite, pues ya estaba arreglada, las exigencias técnicas solo describen el producto que se compraría.

Dado que la licitación de la comida deshidratada era un mero trámite, pues ya estaba arreglada, las exigencias técnicas solo describen el producto que se compraría.

La comida deshidratada que compró el programa de Ayuda Nacional (PAN) para niños pobres de edad preescolar, escolar y premedia no era un dechado de virtudes.

Por solicitud de la Contraloría, el Ministerio de Salud (Minsa) y el Hospital del Niño emitieron recientes criterios acerca de la calidad de esos alimentos.

En ambos casos, los dictámenes fueron en su contra. De hecho, el Minsa hasta encontró que su consumo era peligroso en niños por el alto contenido de sodio, algo que pudo haber puesto en peligro la presión arterial de los menores.

Además de ello, la comida ni era nutritiva ni ofrecía las mínimas calorías necesarias para un almuerzo escolar, ello a pesar de que esa fue la excusa para cambiar los programas de nutrición del Ministerio de Educación y del propio PAN.

El 6 de julio de 2011, después de innumerables quejas que produjo el consumo de estos alimentos, el PAN envió muestras al Instituto Conmemorativo Gorgas para su análisis.

El 27 de julio de 2011 llegaron los resultados al PAN, aunque no eran sobre la calidad alimenticia de la comida deshidratada, sino sobre la presencia de bacterias como coliformes, o Bacillus cereus o Salmonella, lo cual dio negativo, pero sí positivo en glutamato monosódico, un ingrediente peligroso. Pero nada se hizo.

Comida que puso en riesgo a niños

Cuando el Programa de Ayuda Nacional (PAN) decidió en 2010 cambiar la dieta de los estudiantes de escuelas oficiales de los niveles preescolar, primaria y premedia en las comunidades más pobres del país, su objetivo era –en papel– brindarle a los alumnos calorías y proteínas suficientes para “un mejor aprovechamiento y rendimiento educativo, minimizando la deserción escolar”. Objetivos loables, pero que escondían fines ulteriores.

AUMENTA LA DESERCIÓN

Como es sabido, el PAN gastó 60 millones de dólares en 2010 en comida deshidratada, pero el fracaso de todo el proyecto fue tan mayúsculo como escandaloso fue el malgasto en ese programa.

Estudiantes de escuelas rurales de todo el país rechazaron el consumo de estos alimentos, no solo por su mal sabor y olor, sino por los trastornos de salud que les producía.

Y al mismo tiempo, provocó deserción escolar en zonas rurales remotas, en especial comarcales. Los comedores escolares tienen el doble propósito de hacer que los padres de familia envíen sus hijos a la escuela, al tiempo que los dotaban de una dieta apropiada, que de otra forma quizás no pudieran consumir por la estrechez económica.

Así que aquello de “minimizar la deserción escolar” fue un objetivo que nunca estuvo cerca de cumplirse.

Prueba de ello son las cartas de padres de familia y docentes dirigidas al PAN y al Ministerio de Educación (Meduca), en las que daban cuenta de que la comida estaba provocando problemas.

COMIDA PELIGROSA

El otro objetivo del programa de nutrición del PAN era proporcionar a los estudiantes “calorías y proteínas suficientes para un mejor aprovechamiento y rendimiento educativo”. ¿La comida deshidratada cumplía con este objetivo?

La pregunta se la hicieron auditores de la Contraloría, que analizaron los contratos de la comida deshidratada, según fuentes que tuvieron acceso a la auditoría. Los auditores enviaron muestras de la comida a especialistas para obtener respuestas.

Uno de los lugares a donde enviaron la comida fue el Ministerio de Salud (Minsa). El Departamento de Salud Nutricional hizo comentarios sobre esta comida que seguramente habrían cambiado el panorama si esas pruebas se hubiesen hecho antes de hacer las multimillonarias compras.

Por ello resulta sorprendente que las autoridades del PAN –al menos en el primer contrato de alimentos deshidratados– jamás hayan solicitado criterios técnicos al Minsa o un análisis de las mezclas alimenticias antes de repartirlas a los niños.

Lo más cercano a análisis fueron los resultados de muestras de comidas deshidratadas enviadas al Instituto Gorgas. Las muestras dieron negativas en julio de 2011, no así en el glutamato monosódico, que dio positivo, pero eso no importó, pues se compró más de esa comida.

Estas pruebas, al parecer, buscaban las causas del malestar que sufrían los niños cuando consumían los alimentos deshidratados. No eran pruebas para medir su calidad nutricional, como las que pidió hacer la Contraloría hace unos meses.

Las conclusiones del Minsa –emitidas meses atrás– son alarmantes. El análisis deja ver que la comida que se le dio a los niños de edad preescolar y escolar –para ser consumida como almuerzo– era deficiente y peligrosa para la salud (ver facsímil).

El PAN, sin ningún estudio o análisis, cambió los programas de nutrición del Meduca –que hasta entonces eran satisfactorios– no solo en materia de cobertura y calidad, sino también en términos de inversión, ya que el monto destinado por el PAN para este fin era de unos 5 millones de dólares en 2009, mientras que en el nuevo contrato, el desembolso, subió a 12 millones de dólares al año.

Según el Minsa, “este grupo de población [niños de edad escolar] requiere alimentos de buen aporte de calorías, y proteínas de alto valor biológico, siendo estas mezclas [las de la comida deshidratada] deficientes en calorías, ya que aportaban menos del 50% calórico y de proteínas requeridos para el almuerzo, y las sopas solo cubren el 20% de las calorías necesarias para el almuerzo de los escolares”.

Es decir, que esa comida, lejos de contar con las 465 calorías mínimas de un almuerzo, tenía como máximo la mitad de estas, y en el caso de las sopas, solo un quinto.

Pero había cosas más inquietantes. El análisis señala que“todos los productos son altos en sodio, que es un factor de riesgo para desarrollar presión arterial alta y enfermedades del corazón”. Y durante casi dos años, esta era la comida que consumían los niños de escuelas públicas de los niveles preescolar, primaria y premedia de las zonas más pobres del país.

, subraya el análisis del Minsa.

REQUERIMIENTOS

Pero, por increíble que parezca, el PAN pidió que la comida debía contener proteína de soya, cloruro de sodio y hasta glutamato monosódico (ver facsímil).

No en vano hubo escuelas que “lavaban” la comida hasta cuatro veces, a fin de restarle el fuerte sabor a sal que tenía. En otros casos, le agregaban salchichas, verduras, carne o pollo fresco, haciendo aún más caro el almuerzo.

El informe del Minsa revela que los productos deshidratados tenían bajo valor calórico y proteínico, altos contenidos de sodio, incluso a nivel de riesgo para la salud.

Por si fuera poco, “todas las mezclas deshidratadas eran deficientes en hierro y en calcio”, básicos para el crecimiento de los niños. Es decir, los objetivos que cumplían otros programas de nutrición del Meduca fueron desechados por comida que, según los análisis y estudios, era onerosa, inútil y peligrosa.

MÁS OPINIONES EN CONTRA

El Hospital del Niño fue otra de las instituciones consultadas por la Contraloría para conocer la calidad de las comidas deshidratadas.

Bastó un par de líneas para que un especialista en nutrición –el pediatra Francisco Lagrutta– describiera el desastre: “no hubiese recomendado estos alimentos para población escolar de corregimientos pobres”.

El médico, al hacer su análisis, consideró algunas variables: la comida era para escolares de zonas pobres del país; que la prevalencia del bajo peso severo era del 7% en todo el país, pero mayor en los distritos pobres. También, que la prevalencia nacional de la talla baja crónica era del 20%, y que era mayor en los distritos pobres; que abundaba la anemia y que la hipovitaminosis A (deficiencia de vitamina A) se concentra en la comarca Ngäbe Buglé.

Con base en ello, el especialista comenzó por decir que “no es habitual la comida deshidratada en poblaciones pobres panameñas”(ver facsímil).

Al igual que el Minsa, el pediatra indicó que esta comida tiene una “alta concentración de azúcares (carbohidratos), con poco contenido de grasa”; que tiene una “baja concentración de hierro” y un “alto contenido de sodio (una ración podía llegar a suministrar hasta un 25%-35% del requerimiento diario, lo cual se considera alto)”, destacó. Como se ve, la comida era insalubre y menos nutritiva.

Según las fuentes consultadas, la Contraloría concluyó que el PAN prescindió de planificación, evaluación técnica y aplicación del manual de Procedimiento de su Programa de Nutrición Escolar.

Ni la exministra de Salud Lucy Molinar ni exfuncionarios del PAN responsables del programa de nutrición respondieron cuestionarios sobre estos temas.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

KNOCKOUT Julio Escobar: 'A los alumnos con subsidios les va peor que a los que no reciben subsidios'

A los alumnos con subsidios les va peor que a los que no reciben subsidios
Roberto Cisneros

Esta semana se cerró la etapa de pruebas del Concurso por la Excelencia Educativa. Hoy Julio Escobar, su creador, que además preside la Fundación para la Promoción de la Excelencia Educativa –que ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código